Check the new version here

Popular channels

El dramático accidente de Seba Almada



Un hombre de "ShowMatch".

Pese al mal momento, el actor podrá participar de "Gran cuñado", el segmento de humor político del programa de Marcelo Tinelli en el que imitará a Lázaro Báez.








Sebastián Almada se rompió los ligamentos del hombro derecho y se dislocó la clavícula en plena función de la obra "Enredados". El actor, que además hará imitaciones en "Gran cuñado", la ficción de humor político de "ShowMatch", se lesionó al golpearse contra una pared del decorado, pero siguió la función de todos modos.

"No me voy a operar todavía, tengo los ligamentos rotos, pero sigo para adelante con "Enredados" y con "Gran cuñado", en donde debuto la semana que viene a full. Estoy con dolor pero no me pienso bajar", explicó a "Clarín".








En el segmento humorístico de ShowMatch, Sebastián estará a cargo de personificar a Lázaro Báez, Norberto Oyarbide, Marcos Peña y Pablo Moyano. El ciclo arranca esta noche por la pantalla de El Trece. Mientras tanto, el actor y músico continúa haciendo teatro por el interior del país con Flor de La V, Osvaldo Laport, Iliana Calabró, Ailén Bechara. Laurita Fernández y Fede Bal, entre otros.

"La lesión fue porque caí con el hombro derecho contra una pared, y no alcancé a frenarme con las manos. Yo sentí que me había roto todo porque me dolió muchísimo; no podía más del dolor pero tuve que seguir porque estoy mucho tiempo en escena. Cuando salía trataban de ver qué tenía, y era muy obvio porque tenía el hombro en cualquier lado. Sólo pedí una toalla para morder del dolor", le contó Almada al portal Ciudad.com. "Estoy de gira ahora. Me encuentro en Villa Mercedes, mañana paso por San Luis y el sábado y domingo Mendoza", añadió más tarde a Clarín.

Almada es uruguayo. En TV se lo vio en ciclos como "Solamente vos" y "Mis amigos de siempre". En teatro se destacó en la obra "Delicadamente inmoral". Tiene 42 años y hace unos años sufrió un infarto. "Recuerdo todo. Fue horrible. Escuché todo. Me bajaron las pulsaciones a 30 por minuto, empecé a tener convulsiones, sentía mucho frío, me quedé sin aire, y me pusieron oxígeno. Me acuerdo que a la doctora le rogué que me durmiera porque tenía miedo, pero ella me pedía que no me vaya. Además, me pincharon todo para ponerme una vía directa al corazón, estaba ensangrentado y de ahí me llevaron al quirófano. Sabía que me estaba muriendo", explicó en aquella oportunidad.


0
0
0
0No comments yet