Check the new version here

Popular channels

El Ébola se extiende y causa disturbios

Una enfermera abocada a combatir el Ébola en Sierra Leona aseguró en un mercado de la ciudad de Kenema que el mal del Ébola es un invento para detener el canibalismo en los hospitales. Inmediatamente una multitd se agolpó en el hospital e la ciudad y hubo disturbios y represión policial.



El asistente del inspector general Alfred Karrow-Kamara afirmó que las protestas se produjeron después de que la enfermera hubiera dicho a una multitud concentrada en un mercado de pescado ubicado cerca del centro que "el ébola no es real, sino que es un truco destinado a la realización de rituales caníbales", publicó la agencia Reuters.

Manifestantes enojadas se reunieron en frente del hospital principal de tratamiento del ébola en el país, situado en la ciudad oriental de Kenema, donde decenas de personas diariamente reciben tratamiento para el virus, y amenazaron con quemar el edificio.

Los vecinos locales dijeron que la Policía utilizó gases lacrimógenos para dispersar a la multitud. Se informa también que un niño de nueve años de edad resultó herido en una pierna por una bala de la Policía.

Según la Organización Mundial de la Salud, en los últimos meses, el ébola se ha cobrado la vida de más de 650 personas en el África occidental, poniendo una gran presión sobre los sistemas de salud de algunos de los países más pobres del continente.

Actualmente, Sierra Leona cuenta con el mayor número de casos de infectados con el virus, 454, superando a la vecina Guinea, donde el brote se inició en febrero.

La enfermedad

Aunque hasta el momento eran 3 los países afectados por la epidemia (Guinea Conakry, Liberia y Sierra Leona), el pasado viernes Nigeria confirmó la primera muerte por ébola en Lagos, la capital del país y una de las ciudades más pobladas del continente africano. La enfermedad —que se transmite por contacto directo con la sangre y fluidos corporales de personas o animales infectados— causa hemorragias graves y puede tener una tasa de mortalidad del 90%. Esta es la primera vez que se identifica y se confirma una epidemia de ébola en África Occidental, pues hasta ahora siempre se habían producido en África Central.

El Ébola es una fiebre hemorrágica que nunca antes se había visto en la zona oeste del continente y que ya ha saltado a cuatro países de la zona (Guinea Conakry, Liberia, Sierra Leona y Nigeria). Si no fuera eso suficiente, acaba de llegar, esta misma semana, a la megaurbe más grande del África negra: Lagos, con 25 millones de habitantes, que está en estado de alerta. Un paciente que viajó en avión hasta su aeropuerto ha dado positivo una vez fallecido. En total, 661 muertos hasta ahora de casi 900 infectados.

Aunque la malaria mata en un sólo día a mucha más gente que el ébola en toda su historia, es una enfermedad con un aire místico y su leyenda no deja de aumentar. Tal vez porque se contagie sólo con dar la mano al infectado, o tal vez porque hay brotes con una tasa de mortalidad de más del 90% dependiendo de la cepa, o porque ni tiene vacuna ni tratamiento, o porque no se sabe ni de dónde viene, ni qué lo transmite, ni porqué hay gente que se cura y otros que no, por muy sanos que estén. Es sin duda la enfermedad de los enigmas.

Cabe preguntarse si esta enfermedad, de no haber surgido en países del 3er. mundo, habría tenido más fondos para la investigación de vacunas. Hoy representa una amenaza para países con un sistema de salud precario, como todos los citados, con médicos sin preparación específica y sin trajes para protegerse.

Luis Encinas, uno de los coordinador de Médicos Sin Fronteras que ha estado en los seis grandes brotes de esta enfermedad, asegura que la situación de éste último, el más mortífero, "es muy preocupante". "Estos países ni tienen los equipos necesarios para frenar la enfermedad ni saben como usarlos. Por eso en estas primeras fases es tan importante formar al personal sanitario y a sus trabajadores de funerarias, ya que en esta zona de África nunca se han enfrentado a esta enfermedad y siempre son los primeros en caer por su cercanía a los contagiados".

Hasta ahora, el Ébola se había dado en la zona de los grandes lagos de África central, de donde es endémico. El murciérlago de la fruta, que vive en algunas cuevas de esta región, es el más probable huésped del virus, que puede transmitirse también a través de algunos simios. El nombre le viene del río Ébola, en República Democrática Congo, donde se identificaron los primeros casos, concretamente el del llamado paciente cero, el profesor Mabalo Lokela, de 44 años, que murió en 1976 perdiendo sangre por nariz, boca y ano 14 días después de sentir los primeros síntomas en su aldea de Yambuku.

Existen cinco cepas, unas más mortíferas que otras. El Ébola llamado Zaire mata al 90% de los pacientes, pero el Ébola Reston, contagiado por un grupo de macacos a varias personas en la ciudad del mismo nombre (Virginia, USA) en 1989, no mató a ninguna de ellas pero sí a todos los simios.

Los que superan la enfermedad, un 40% en el caso del brote de Guinea Conakry, quedan protegidos durante un tiempo por anticuerpos desarrollados por su propio organismo, aunque se ignora si están blindados de por vida. Curiosamente han sobrevivido enfermos de sida con una salud precaria y han muerto jóvenes fuertes sin patologías conocidas. Y nadie sabe porqué.

El problema es que, en estas zonas del continente, cuando un paciente regresa a casa con el alta médica, queda estigmatizado por miedo a que vuelva a contagiar a alguien, algo del todo improbable. En la mayoría de los brotes de Ébola hay riesgo de exclusión de los enfermos, sus familiares e incluso del personal que participa en la respuesta al brote. Para combatir el rechazo es fundamental integrar en la respuesta actividades movilización social y de educación a la comunidad.

Las autoridades sanitarias piden a sus ciudadanos que eviten en lo posible el contacto físico para no favorecer el contagio, algo impensable en lugares como Lagos, una ciudad superpoblada y caótica donde el virus puede adquirir proporciones de plaga bíblica si no se controla en los primeros momentos. Todos los viajeros que volaban cerca del liberiano fallecido por Ébola hacia la capital financiera nigeriana están ya en cuarentena, así como los auxiliares de cabina y las personas a las que se encontró en su camino. ¿Ha podido contagiarlo a alguien más? En dos semanas, que es el tiempo aproximado de incubación, tendremos la respuesta.

Advertencia

El investigador francés Hervé Raoul afirmó que ante la ausencia de una vacuna contra el ébola, es urgente desarrollar un tratamiento para contener la mortalidad por esta enfermedad, por ahora, extendida sólo en África.

Raoul dirige el laboratorio P4 del Instituto Nacional de la Salud y la Investigación Médica (Inserm), uno de principales en Europa dedicados a estudiar los agentes patógenos más peligrosos y contagiosos.

El científico galo expresó su preocupación por la propagación de una nueva cepa del mal en África occidental, luego de permanecer varios años concentrado en la región central de ese continente, en particular en la República Democrática del Congo, Uganda y Gabón.

Desde la aparición del brote en abril, esa fiebre hemorrágica causó la muerte de más de 660 personas y se extendió a varios países, entre ellos Liberia, Sierra Leona, Guinea Conakry y Nigeria.

Todavía no existe una idea concreta sobre cómo el germen mutó y surgió de pronto a miles de kilómetros de su foco inicial, señaló Raoul.

No obstante, agregó, se conocen bastante bien los mecanismos de transmisión como para poner en práctica las medidas sanitarias indispensables y evitar la expansión de la epidemia.

El ébola se contagia por contacto directo con líquidos corporales infectados, como la sangre, la saliva, el sudor o la orina.

Uno de los obstáculos para enfrentarlo, dijo el especialista, es la ausencia de mecanismos homogéneos de diagnóstico, porque cada laboratorio desarrolla sus propios medios.

"Hace falta un útil de diagnóstico simple, estandarizado y confiable, que pueda utilizarse fácilmente en los países donde no hay suficientes capacidades logísticas y humanas para enfrentar la situación", precisó el investigador.

Además, ante la ausencia de una vacuna, es necesario desarrollar un tratamiento terapéutico eficaz durante la fase aguda, cuando los síntomas más graves, fiebre elevada, dolores intensos, hemorragias y diarreas se presentan casi de manera simultánea.

Para ello, dijo Raoul, se necesita más inversión pública e internacional destinada a las investigaciones, pero también para que los países afectados puedan detener la expansión de la enfermedad.

El ébola pertenece al género de los denominados filovirus y su nombre proviene del río homónimo ubicado en la República Democrática del Congo, donde fue identificado por primera vez en 1976.

Provoca una fiebre hemorrágica altamente contagiosa y de una elevada tasa de letalidad, que afecta tanto a seres humanos como a animales.

Muerte y contagio

Por ejemplo, el médico Samuel Brisbane trabajaba en el centro médico John F. Kennedy de Monrovia, uno de los grandes centros de tratamiento y aislamiento para enfermos de ébola en ese país, y acaba de morir a causa del virus.

"Estuvo aislado en un centro de tratamiento durante dos semanas antes de morir el sábado. Con su muerte ya son dos los médicos que han muerto por esta enfermedad en el país", explicó el viceministro liberiano de Sanidad, Tolbert Nyesuah.

Según destacó el viceministro liberiano, Brisbane fue uno de los doctores más destacados en la lucha para prevenir la propagación de la enfermedad, al igual que el médico ugandés Sam Mutooru Muhumuza, que falleció en junio.

Recientemente otros distinguidos doctores en la lucha contra el ébola se han contagiado del virus: el médico jefe Umar Khan, en Sierra Leona, y el médico estadounidense Kent Brantly, en Liberia.

Según el último recuento realizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) el 15/07 el ébola ha causado 172 infectados y 105 muertes en Liberia. Ante esta epidemia, la presidenta liberiana, Ellen Johnson Sirleaf, aseguró que el brote de ébola en el país es una situación de "emergencia nacional".

Desde que estalló el brote en Liberia, un total de 15 trabajadores sanitarios han fallecido a causa de la enfermedad.
0No comments yet
      GIF
      New