Check the new version here

Popular channels

El efecto Argentina en Brasil y Uruguay



Hoteleros y empresarios turísticos uruguayos, sobre todo en Punta del Este, se preparan para una temporada cada vez más floja, luego de que Argentina no llegara a un acuerdo con los acreedores de los holdouts, y de esa forma desbloquear el pago de deuda.



Esta cesación de pagos seguramente va a perjudicar el poder adquisitivo de los argentinos, con una inflación que ya supera el 30%, y que continuaría su aceleración. Quienes más lo resentirán, con seguridad, es el rubro automotriz de Brasil, puesto que envían el 90% de su producción de vehículos a Argentina.

Si bien aun antes del default el mercado automotriz exportador de Brasil ya sufría una caída importante de sus ventas a los argentinos, ahora las exportaciones se verá una baja sustancial, porque difícilmente los empresarios quieran arriesgarse a venderle a un país del cual dudan si pagarán.



Luego de una larga y extenuante batalla legal, Argentina perdió ante los fondos de cobertura que rechazaron canjes de deuda en 2005 y 2010.

El default no solo va a presionar la moneda argentina, sino que acelera la inflación. Eleva los costos financieros de las empresas locales y mengua reservas en moneda extranjera ya exiguas, que ahora están por debajo de los US$ 30.000 millones.

Del otro lado de los Andes, el efecto no se sufrirá, ya que Chile apenas exporta a la Argentina, aunque cadenas minoristas como Cencosud y Falabella tienen operaciones en suelo argentino.

En cuanto a Brasil, durante el mes de junio le vendió a Argentina el 7% de sus exportaciones por un valor superior a los US$ 7.000 millones.

La situación de los argentinos podría afectar una economía brasileña de por si débil y cerca de la recesión. Esto se traduciría en la disminución de producción en fábricas de Brasil, y el aumento de los despidos.

Un ejemplo es Marcopolo, el mayor fabricante de unidades de transporte público de Brasil, que ya recortó dos tercios de su producción en los últimos seis meses.



Desde el gobierno de Brasil, el mensaje de Dilma Rousseff fue de apoyo a su par Cristina Fernández, manifestando que unos pocos “especuladores” estaban poniendo en riesgo “la estabilidad y el bienestar” de un país entero.

Y para nosotros, un país pequeño con solo poco más de tres millones de habitantes, nos queda prepararnos para una baja del turismo proveniente de la vecina orilla, que puede dejar varias playas vacías este próximo verano. A esto hay que agregarle las estrictas reglas que sufren los argentinos desde hace tiempo para la compra de divisas y viajes al exterior.

En Punta del Este, los gerentes hoteleros temen a una pérdida de turistas argentinos, que representan unos dos tercios de los visitantes.

“Si Argentina está mal, Punta del Este va a estar mal”, dijo Fernando Massa, presidente de la asociación de hotelera de la ciudad.
“La hotelería de tres estrellas para abajo tiene serios problemas de supervivencia”, añadió.


En cuanto a la economía uruguaya, el ministro de Economía Mario Bergara dijo que: "No vemos elementos puntuales que vayan a tener una afectación directa a partir del episodio" del default.

"El panorama es radicalmente diferente al de una década atrás. Lo importante es estar atentos a ver cuales son las repercusiones", agregó.

Contagiado por la crisis que sacudió Argentina a fines de 2001, en 2002 Uruguay sufrió la peor crisis financiera de su historia reciente.
Se estima que en ese año y el siguiente 52.000 uruguayos abandonaron el país, de una población de 3,2 millones de habitantes, unas 200 empresas quebraron, la pobreza se duplicó y la indigencia se triplicó, alcanzando niveles de 38% y 4% de la población, respectivamente.

Bergara recordó que "Argentina ha venido tomando decisiones en materia del mercado de cambios, de restricciones a las importaciones, de decisiones que afectaban el uso de nuestros puertos, etcétera, ya desde hace algún tiempo".

"No vamos a achacarle eso a lo que está sucediendo ahora con la cuestión financiera. Sobre todo ese proceso, que ya lleva dos o tres años, hemos ido navegando, negociando y la economía uruguaya no ha sentido un impacto macroeconómico a partir de esas decisiones", destacó.



El presidente Mujica le había advertido a su par Cristina Fernández hace un año atrás que de seguir con las políticas económicas aplicadas por su administración podrían caer en default.
El presidente suele decir que no tiene "la bola de cristal" pero en éste caso le acertó con todas las letras.
0
0
0
0No comments yet