el Estado Islámico hizo explotar una reliquia sagrada