Canales populares

El Estado Islámico intensifica sus ataques para recuperar te

El Estado Islámico intensifica sus ataques para recuperar territorio en Kobane

El grupo yihadista lanzó artillería pesada y al menos cuatro obuses cayeron del lado turco de la ciudad siria. La resistencia kurda aguarda por los refuerzos del Kurdistán iraquí








Los yihadistas del grupo Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) dirigieron este sábado un ataque en dirección a la frontera turca al norte de Kobane, la ciudad siria defendida por los kurdos, que siguen a la espera de refuerzos del Kurdistán iraquí.

Los radicales, situados cerca de la frontera turca, "han lanzado artillería pesada en dirección a la frontera" y al menos "cuatro obuses han caído del lado turco", aseguró el Observatorio sirio de Derechos Humanos (OSDH), que tiene una vasta red de observadores en todo el país.

Mientras tanto, el viernes por la noche volvían a producirse violentos combates dentro de la ciudad, asediada por los radicales desde el pasado 16 de septiembre.

Aunque con menos armas y hombres que los yihadistas, las fuerzas kurdas resisten, pero la llegada de un millar de rebeldes del Ejército Sirio Libre (ESL) anunciada el viernes por Ankara, es cada vez más incierta, después de que los dirigentes kurdos sirios afirmaran que no se había llegado a ningún acuerdo en este sentido.

El refuerzo que sí parece confirmado es el de unos 150 peshmergas (combatientes kurdos iraquíes), que llegarán la semana próxima a través de Turquía.

Ankara concedió su tránsito por territorio turco, pero sigue negándose a dejar pasar a kurdos de otras nacionalidades y a ayudar militarmente a las milicias kurdas sirias, al considerarlas "terroristas" ligadas al PKK, el partido kurdo turco que desde 1984 lleva a cabo una insurrección separatista.

En cualquier caso, la oposición siria considera necesario abrir otros frentes contra los yihadistas en el país para aflojar el nudo en torno a Kobane.





Una de cal y otra de arena

Las fuerzas kurdas sobre el terreno reciben ayuda desde finales de septiembre de una coalición internacional liderada por Estados Unidos que desde el 8 de agosto ha realizado entre Siria e Irak más de 600 incursiones aéreas y lanzado más de 1.700 bombas, el último ataque esta noche al este de Kobane, según el OSDH.

En la noche del jueves, las fuerzas de la coalición destruyeron un arsenal y un centro de entrenamiento yihadista en la región de Kirkuk, en el norte de Irak, una operación calificada de "exitosa" por el mando francés.

Pero pese al apoyo aéreo internacional, los radicales han seguido ganando posiciones en Irak en los últimos días.

En el norte, el Estado Islámico ha vuelto a sitiar el Monte Sinjar, donde se refugiaron en agosto cientos de civiles de la minoría yazadí.

En el sur, el grupo terrorista se ha hecho con una nueva zona de Al Anbar, al oeste de Bagdad, y ya tiene casi toda la provincia bajo su dominio.

Además, crece la preocupación por el posible uso de armas químicas por parte de los yihadistas.

El Washington Post desveló que varios policías iraquíes habrían sido ingresados el mes pasado con síntomas de envenenamiento. El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, aseguró que Estados Unidos se toma "muy en serio" las acusaciones de que ISIS podría habría utilizado gas cloro.
0No hay comentarios