Canales populares

El feto ingeniero deja domaditas a las pro aborto



Tienen menos votos









Aborto: la ola verde parece frenarse y hay preocupación entre los impulsores de la ley


En el arranque de la sesión se respiraba un clima de euforia entre los diputados que están a favor de la legalización. Pero se fue perdiendo con el correr de la jornada.









La euforia que se respiraba al comienzo de sesión entre los diputados que promueven la legalización del aborto cayó durante la tarde y el entusiasmo se convirtió en preocupación entrada la noche. Sin embargo, no está todo dicho y el humor fluctúa al son del poroteo.



La histórica jornada comenzó con algunos signos que indicaban un cambio de tendencia a favor del proyecto. Antes del inicio de sesión, Alejandro García (Pro), José Ignacio de Mendiguren (FR) y Hugo Marcucci (UCR) -tres de los hasta en ese entonces “indecisos”- confirmaron su voto afirmativo.


A su vez, dos diputados anunciaron un salto de postura: Luis Beder Herrera (PJ) y Roxana Reyes (UCR) pasaron de “en contra” a “favor”; un voto que “vale doble” porque además incrementar el número de afirmativos, disminuye los de rechazo.


“La ola verde avanza, hay posibilidades. Y pensar que hace dos meses cuando empezó el tratamiento no había ninguna chance”, celebraba una diputada temprano.




El debate, además, llegó empujado por la aprobación del dictamen en el plenario de comisiones, donde obtuvo 64 firmas a favor y 57 en contra; una diferencia que esperaban que sea más ajustada y sorprendió a muchos.

Pero en el transcurso de la tarde, la ola verde se detuvo. Los diputados del PJ, Ariel Rauschenberger, Melina Delú y Danilo Flores, quienes no habían develado su postura, afirmaron que votarán en contra. A ellos se sumaron Verónica Derna (Frente de la Concordia) y Gustavo Saadi (Elijo Catamarca).


Sin embargo, mientras la diferencia –que ronda los tres o cuatro votos- no se ensanche todo puede pasar. “Está muy complicado y no se puede arriesgar. No queda otra que esperar. Dependerá de cuántos legisladores estén sentados a la hora de votar”, señaló Daniel Lipovetsky, oficialista a favor. Las pasiones por ahora están contenidas, pero si se confirma la tendencia en contra podrían desatarse.




Los indefinidos y los ausentes son la clave. “Algunos que están a favor no pueden votar así porque cuando vuelvan a sus provincias los matan, algunos ya avisaron que se ausentan”, reconoce un diputado peronista. Otros pretenden votar en contra, pero concientes de la presión social, no quieren ser la cara visible de quienes le pusieron freno al proyecto.


Otros saben qué van a votar pero piden seguir figurando como “indefinidos” para evitar llamados incómodos.

Como la ley se aprueba con mayoría simple, si los “en contra” se ausentan, aumentan las chances de que el proyecto avance.

“Hay que desdramatizar y llevar tranquilidad porque hay mucha gente pendiente de esto y se caldean los ánimos”, pedía un peronista que vota a favor, pero teme lo que pueda suceder si no logra aprobarse. “No estamos discutiendo si se legaliza o no el aborto, sino cuándo”, afirmó Daniel Filmus (FPV), dando a entender que si no es hoy, la iniciativa seguirá viva.

“No se escuden en la presión de algunos gobernadores y de la Iglesia”, pidió Nicolás del Caño. Algunos diputados temerían eventuales represalias por su decisión. Algunos, incluso, decidieron apagar sus celulares para evitar más presiones.




“Se viralizaron los celulares y nos mandan mensajes diciéndonos asesinos, que si votamos a favor no nos vuelven a votar nunca más y cosas así”, relataba un peronista.


12Comentarios