Check the new version here

Popular channels

El 'fracking' contamina pozos de agua potable en California

California: Fuga de agua contaminada por 'fracking' afecta a acuíferos de agua potable



En California, que padece una de las peores sequías de su historia, las industrias que explotan gas a través de la técnica del 'fracking' han contaminado acuíferos de agua potable dejando escapar cerca de 10.000 millones de litros de agua tóxica.

Según la investigación llevada a cabo por la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU., 3.000 millones de galones de agua contaminada (cerca de 10.000 millones de litros) fluyeron a través de al menos 9 pozos que las industrias gasíferas usan para eliminar los residuos de agua usada para el 'fracking'. Los pozos fueron cerrados por infracciónes el pasado mes de julio.

Sin embargo, no todos los pozos fueron investigados, razón por la que se cree que la escala de contaminación tal vez sea aún mayor. De hecho, 9 pozos más están bajo sospecha, informa la ONG Center for Biological Diversity, que tuvo acceso a los documentos sobre la investigación. La situación se agrava por la dura sequía que sufre el estado desde hace meses.

El problema reside en que la fuga derivó en la contaminación de los acuíferos de agua potable y agua para irrigación. En los pozos de agua potable ubicados en las zonas de extracción del gas por medio de 'fracking' fue hallado talio y arsénico, que son elementos químicos altamente peligrosos para la salud. Además, las pruebas realizadas al agua revelaron concentración de nitratos. Estos y otros agentes químicos se usan en la mezcla con agua para sacar el gas a través de la fracturación hidráulica o 'fracking'.

"El agua limpia es uno de los recursos cruciales para California, y los documentos dejan claro que los órganos de control han fallado completamente a la hora de proteger nuestra agua de la industria petrolera", subraya Hollin Kretzmann, miembro de la citada la ONG, que urge al gobernador de California, Jerry Brown, a detener dicho método de extracción de hidrocarburos.

La contaminación de por sí es un problema grave, pero aún más preocupante es el hecho de que las industrias viertan ilegalmente agua contaminada a los pozos que se consideran seguros. Otro problema radica del hecho de que los químicos usados para el fracking se quedan en el agua subterránea y pueden migrar durante años, un proceso cuyo peligro aún no ha sido estudiado completamente.

¿Qué es el “fracking”?

Fracturación hidráulica

La fracturación hidráulica, fractura hidráulica o estimulación hidráulica (también conocida por el término en inglés fracking) es una técnica para posibilitar o aumentar la extracción de gas y petróleo del subsuelo. El procedimiento consiste en la perforación de un pozo vertical en el cual, una vez alcanzada la profundidad deseada, se gira el taladro 90° en sentido horizontal y se continúa perforando entre 1000 y 3000 m de longitud; a continuación se inyecta en el terreno agua a presión mezclada con algún material apuntalante y químicos, con el objetivo de ampliar las fracturas existentes en el sustrato rocoso que encierra el gas o el petróleo, y que son típicamente menores a 1 mm, y favorecer así su salida hacia la superficie. Habitualmente el material inyectado es agua con arena y productos químicos, lo cual favorece la fisuración e incluso la disolución de la roca.
Se estima que en 2010 esta técnica estaba presente en aproximadamente el 60 % de los pozos de extracción en uso. Debido a que el aumento del precio de los combustibles fósiles ha hecho económicamente rentable estos métodos, se está propagando su empleo en los últimos años, especialmente en los Estados Unidos.



Los partidarios de la fracturación hidráulica argumentan los beneficios económicos de las vastas cantidades de hidrocarburos previamente inaccesibles, que esta nueva técnica permite extraer.
Sus oponentes, en cambio, señalan el impacto medioambiental de esta técnica, que incluye la contaminación de acuíferos, elevado consumo de agua, contaminación de la atmósfera, contaminación sonora, migración de los gases y productos químicos utilizados hacia la superficie, contaminación en la superficie debida a vertidos, y los posibles efectos en la salud derivados de ello. También se han producido casos de incremento en la actividad sísmica, la mayoría asociados con la inyección profunda de fluidos relacionados con el fracking.
Por estas razones, la fracturación hidráulica ha sido objeto de atención internacional, siendo fomentada en algunos países, mientras que otros han impuesto moratorias a su uso o la han prohibido. Algunos de estos países, como Reino Unido, recientemente han levantado su veto, optando por su regulación en lugar de una prohibición total. La Unión Europea se encuentra actualmente comenzando a regular la fracturación hidráulica.
0
0
0
0
0No comments yet