Check the new version here

Popular channels

''El frio llegara a Barcelona''



Cada vez que un buque procedente de Argelia cargado de gas licuado atraca en el puerto de Barcelona vierte al mar..., no, nada tóxico, solamente frío, algo inocuo, pero un despilfarro si se tiene en cuenta que a menos de cuatro kilómetros de distancia está la mayor concentración de cámaras frigoríficas de España, Mercabarna, que gastan un potosí en generar bajas temperaturas de forma artificial. La cuestión es que en un feliz ¡eureka!, el Ayuntamiento de Barcelona, la empresa mixta Ecoenergies y Mercabarna firmaron ayer un acuerdo que permitirá, previa inversión de 23 millones de euros, sacar partido de todo ese frío, reducir emisiones de CO2 a la atmósfera y, también, ahorrar medio millón de euros en la factura de la luz que pagan las naves industriales que tienen alimentos en nevera en el mercado central metropolitano. El concejal de medio ambiente, Joan Puigdollers, hasta aseguró que no hay en todo el mundo un proyecto como este, ni por concepto ni por envergadura. Si no hay retrasos imprevistos, estará en marcha durante el primer semestre del 2017.

La llave que abre la puerta de esta iniciativa medioambiental es el modo en que el gas de Argelia llega a España. Lo hace en barco, pero, más importante aún, lo hace en estado líquido. Es una simple cuestión de intendencia. Así ocupa menos espacio. Viaja a 160 grados bajo cero. Para reconvertirlo en gas es necesario calentarlo. Se emplea en esa operación agua de mar. Entra en las instalaciones de Enagás a temperatura ambiente y sale bien fría. A partir del acuerdo ayer firmado será Ecoenergies la empresa encargada de deslicuar el gas natural con un circuito cerrado propio. Esa es la parte de la operación que mayor inversión requerirá, unos 15 millones de euros. Compensa. La empresa dispondrá de este modo de cantidades industriales de frío que transportará hasta Mercabarna, a cuatro kilómetros de distancia. Llegará allí una canalización que proporcionará frío por debajo de los 40 grados negativos. Según los cálculos de Ecoenergies, los mayoristas que contraten este servicio para sus cámaras frigoríficas se ahorrarán un 30% de los recursos que actualmente destinan a esa función. No solo el negocio parece redondo económicamente (todos salen ganando), sino que además es un beneficio para el medio ambiente. Se evitará la emisión de 13.300 toneladas de CO2 anuales a la atmósfera. Es un pellizco que no hay que menospreciar. Es el equivalente a las emisiones de CO2 anuales de una ciudad de unos 2.000 habitantes.

PROYECTOS PREVIOS

Esta no es la primera inmersión de Barcelona en un proyecto semejante. Parte de los edificios de la zona del Fòrum y del [email protected] tienen ya una red de calefacción y aire acondicionado que funciona a partir del calor residual que genera la planta de tratamiento de residuos de Sant Adrià del Besòs. Con posterioridad, en la zona sur de la ciudad, Ecoenergies puso en marcha un segundo proyecto, también de frío y calor, que se alimenta a partir de una planta de biomasa en la que el combustible procede de la poda y limpieza que lleva a cabo el servicio de Parques y Jardines.

El proyecto que ahora pondrá en marcha Ecoenergies a partir del gas de Argelia es, eso sí, mucho más ambicioso. Es cuestión de temperaturas. No hay color. Redes de frío y calor como por ejemplo la del Fòrum hay unas 5.000 en Europa, pero ningua otra ciudad dispone de un muelle de descarga de gas licuado tan cerca del mercado de mayoristas y justo a un paso de la trama urbana de la ciudad. Eso hace de este plan algo inusual en el mundo.

Y al final, el frío sobrante que Mercabarna no necesite se reconducirá a la red ya existente que proporciona aire fresco a las oficinas de la zona de la Fira y a otras empresas de la Zona Franca que lo han contratado.

























0No comments yet