Check the new version here

Popular channels

El Gobierno da marcha atrás con una polémica suba de retenci

Nueve meses, lo que dura un embarazo, tardó al ministro de Economía, Axel Kicillof, en corregir un error que perjudicó severamente un conjunto de exportaciones con valor agregado: las de alimentos balanceados. En ese lapso las ventas cayeron casi 80% y se perdieron unos 300 millones de dólares.

La historia de este desatino comenzó en diciembre pasado, cuando un decreto impulsado por Kicillof dispuso una fuerte suba de los derechos de exportación, del 5 al 32%, para una serie de productos que contenían soja entre sus ingredientes. El objetivo parecía ser noble, pues se buscaba evitar la salida de harina de soja mezclada con maíz partido, un truco para eludir el pago de mayores retenciones. Pero como ya había sucedido con el biodiésel, la intervención oficial no tuvo en cuenta muchas otras situaciones colaterales.

“A causa de esa medida, en Córdoba, de 80 fábricas de prensado y extrusado de soja de los productores solo queda activa el 50%”, contó el ruralista Néstor Roulet. Y es que con la imposición de 27 puntos adicionales de retenciones se cortó la chance de vender fuera del país alimentos balanceados especiales o núcleos vitamínicos de alto valor. Y se produjo un desplome.

El sitio especializado Valorsoja precisó que “en lo que va de 2014 se declararon ventas externas de alimentos balanceados en base a derivados de soja por 80,9 millones de dólares versus 368,8 millones en el mismo período del año pasado”.

La caída fue del 78%.

La Cámara Argentina de Nutrición Animal (Caena) advirtió de inmediato a Kicillof sobre el daño. Pero la respuesta llegó recién ayer, después de nueve meses. El decreto 1393/14 restableció la retención del 5% para los alimentos balanceados que contengan soja y que sean exportados “en bolsas rotuladas de peso neto o inferior igual a 50 kilogramos”.
0
0
0
0No comments yet