Canales populares

El Gobierno, el golpe y Rodolfo Walsh

Gente, comparto este artículo publicado hace un año, relacionado con el significado del 24 de Marzo para la Argentina. ¿Que el artículo es del año pasado? No tiene nada de viejo, se los aseguro, es totalmente actual.
El Gobierno, el golpe y Rodolfo Walsh.




Humano, demasiado humano
(Por Maximiliano Tomas, de Perfil)


El 25 de marzo del año que viene se cumplirán treinta años de la desaparición de Rodolfo Walsh, y se hace urgente prever qué tipo de homenaje se le rendirá a su memoria. Porque con Walsh, hoy, se corre un serio riesgo: que el progresismo de bolsillo acabe por convertirlo en un afiche de la heroicidad, clausurando definitivamente lo complejo e incómodo de su figura. Y que, en el futuro, su vida sólo pueda ser exhumada con algo de certeza por los arqueólogos de la derecha, siempre listos a reducir su existencia a la unidimensionalidad del oficial montonero.

En los 80 y 90, Walsh fue incorporado al canon académico: sus libros son bibliografía obligatoria de las carreras de Periodismo y de Letras. David Viñas suele declarar que su literatura está por sobre la de Borges. En el 2000, una encuesta entre escritores, críticos y editores eligió a “Esa mujer” como el mejor cuento de la literatura argentina de todos los tiempos. Y se afirma –con mucha razón– que con Operación masacre Walsh se adelantó en años al New journalism de Truman Capote y su A sangre fría.

Pero ése es sólo el Walsh de enciclopedia, que anula su verdadera dimensión: la de un hombre atravesado por contradicciones, tironeado por la necesidad de optar entre una moral burguesa y otra revolucionaria. Si Walsh es el periodista por excelencia, también es cierto que en el epílogo a la segunda edición de OM casi abjuró del periodismo como herramienta de justicia: “Me pregunté si lo que yo perseguía no era una quimera, si la sociedad en que uno vive necesita realmente enterarse de cosas como éstas. Aún no tengo una respuesta. (…) Releo la historia que ustedes han leído. Hay frases enteras que me molestan, pienso con fastidio que ahora la escribiría mejor. ¿La escribiría?”. En su nota autobiográfica confiesa haber tardado quince años en pasar del mero nacionalismo a la izquierda. Las razones por las que abandonó Cuba, desilusionado con el régimen castrista al que había adherido desde un primer momento, nunca quedaron claras. En los 70 dejó la literatura para incorporarse a Montoneros y fue un cuadro ejemplar, pero enfrentado con la cúpula de la organización rompió formalmente con ella en el 77, y su opción volvió a ser la del oficio de escribir.

Existe, en este sentido, un libro revelador: Ese hombre y otros papeles personales, con edición de Daniel Link. Allí, en sus anotaciones, aparece el Walsh íntimo. El escritor que sufre la imposibilidad de escribir. El que dice: “No encuentro la manera de conciliar mi trabajo político con el de artista, y no quiero renunciar a ninguno de los dos”. El que apunta: “Debo recuperar una cierta alegría, sentir que mi libro también sirve, romper la disociación que en nosotros están produciendo las ideas revolucionarias”.
Su último acto militante fue la aterradoramente lúcida “Carta abierta de un escritor a la Junta Militar”. Después de eso, es posible pensar que Walsh confiara en la literatura como su último destino. Ese arte al que había definido como “un avance laborioso a través de la propia estupidez”. Un verdadero acto de justicia a su memoria rescataría a este Walsh, adelantándose a la solemnidad e imponiéndose a las buenas conciencias, esas que pugnan por sepultarlo en bronce.

(Publicado en el suplemento de Cultura de Perfil el domingo 26 de marzo de 2006).






http://tomashotel.wordpress.com/2006/03/28/humano-demasiado-humano/
http://www.perfil.com


"Reproduzca esta información, hágala circular por los medios a su alcance: a mano, a máquina, a mimeógrafo, oralmente. Mande copias a sus amigos: nueve de cada diez las estarán esperando. Millones quieren ser informados. El terror se basa en la incomunicación. Rompa el aislamiento. Vuelva a sentir la satisfacción moral de un acto de libertad. Derrote el terror. Haga circular esta información."
+4
0
0
0No hay comentarios