Canales populares

El Gobierno minimiza la crisis automotriz

El Gobierno minimiza la crisis automotriz y dice que es “transitoria”
Un sector en problemasLos gremios aseguran que ya hubo 12.000 trabajadores suspendidos y centenares de despedidos en el sector. El jefe de Gabinete consideró que las suspensiones anunciadas por las fábricas “no significan despidos”.



El fantasma de los despidos y las suspensiones recorre las fábricas de la cadena automotriz de todo el país: 200 cesantías en la autopartista Lear de la Panamericana; otros 69 en Gestamp y 61 en la metalúrgica Weatherford de Río Tercero. A este panorama negro, se suma un horizonte gris con suspensiones, que en el sector automotriz llega en conjunto a las 12 mil, según los gremios. Entre esta semana y la próxima, sólo en las plantas de Volkswagen de General Pacheco y Córdoba, habrá unos 5.000 suspendidos.

Ayer, el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, trató de pintar de otro color ese panorama y aseguró que “suspensión no significa despido”. También vinculó la caída de la actividad con la demanda externa, “principalmente de Brasil”, aclaró. “Entendemos que son cuestiones de carácter transitorio, por lo tanto suspensión no significa despido”, subrayó Capitanich durante la habitual conferencia de prensa que realiza DESDE LA CASA Rosada.

“ Que Capitanich les explique a cada uno de los 59 compañeros que están pendiendo de un hilo, si las suspensiones no son despidos.
Nosotros en Valeo, con la lucha logramos que se dicte una conciliación obligatoria y los 59 despidos se transformen, temporariamente en suspensiones. Pero todos sabemos que la patronal se quiere sacar de encima a esos compañeros”, apuntó Leonardo Sánchez Zárate, delegado de Valeo, una autopartista francesa que en febrero pasado envió medio centenar de telegramas de despidos y desató un conflicto de tres semanas.

A principios de este mes, la compañía que fabrica ópticas y otras autopartes para la industria automotriz volvió con las cesantías: envió 59 telegramas a trabajadores contratados. La Justicia laboral impidió los despidos y Valeo les permitió a los obreros regresar a la fábrica “pero tienen prohibido producir; están en los vestuarios sin hacer nada; lo cuál afecta psicológicamente a los compañeros y viola la conciliación obligatoria. Si estas suspensiones no son la antesala de los despidos, que Capitanich nos explique qué es”, disparó el delegado metalúrgico.

Hasta el gobernador cordobés José de la Sota se metió en la polémica. Ayer, desde el predio de La Rural, el gobernador criticó a las automotrices: “ Hay una retracción, como Volkswagen, que me acaba de suspender a 1.100 trabajadores. ¿No lo podían pensar un poco más? Dos años atrás levantaron plata en pala, entonces, ¿Cuál es la responsabilidad social empresaria?”, se preguntó en Cadena 3.

El gobernador cordobés agregó que “un telegrama de suspensión origina un terremoto en la familia”. Y apuntó: “ Quitarle el 30% del ingreso a esa familia, es un golpe muy fuerte. Mi viejo sabía decir: no es lo mismo quitarle al que tuvo, que no darle al que nunca tuvo, porque se sufre mucho más”.

Por su parte, Omar Dragún, secretario general del gremio de los mecánicos SMATA y ex ministro de Trabajo delasotista se excusó: “No quiero polemizar con el Gobierno. Estoy trabajando para solucionar los problemas de la gente”. En Córdoba, el lunes comenzará la primera semana de suspensión de 900 obreros de Volkswagen, afiliados a SMATA.

Para Sergio Folchieri, obrero de la automotriz alemana enrolado en la Lista 2 opositora al SMATA provincial y nacional, “Ricardo Pignanelli hace política para Cristina y no defiende a los trabajadores de los despidos en Lear; ni de las suspensiones en Volkswagen con rebaja salarial”.

“ Las suspensiones son la terapia intensiva del paciente. O lo salvás o se muere. O la empresa sale a flote y se vuelve a producir, o el trabajador queda en la calle y perdemos todos. Capitanich está mal informado”, opinó Isabel Martínez, presidenta de la Cámara de Industriales Metalúrgicos de Córdoba; de la que dependen unos 6.000 obreros metalmecánicos. La dirigente metalúrgica aseguró que “en la mala vamos tratando de pilotear la tormenta: recortamos horas extras; adelantamos vacaciones; pero cuando llegamos a suspender personal es porque estamos muy mal. ¿Cómo hace una PyME para pagar 75% del salario a un trabajador suspendido si no tiene producción?”.
0No hay comentarios