Check the new version here

Popular channels

El Gobierno se prepara ante irrupción del ébola

Fija como puntos de riesgo las fronteras de Ceuta y Melilla y la inmigración ilegal



España no quiere sorpresas con la epidemia del virus del ébola que se está extendiendo en varios países africanos. Sabe que es frontera sur de Europa, sabe que por Ceuta y Melilla se cuelan inmigrantes de África cuya procedencia original, en la mayoría de los casos, no se conoce. Y el ébola es una realidad. Por este motivo, tanto el Ministerio del Interior como el de Sanidad y las comunidades autónomas quieren estar preparadas para cualquier eventualidad.

Las fuentes consultadas aclaran que por el momento no se han detectado situaciones de auténtico riesgo, pero dejan claro que si se produjera un caso problemático España debe estar preparada.

Desde Interior consideran clave tener localizadas las situaciones de riesgo que puedan llegar de la zona africana más afectada: Sierra Leona, Guinea y Liberia. Y por ello, los protocolos están actualizados (se van renovando semana a semana) y el personal sanitario de las zonas más vulnerables, en alerta.

Aeropuerto de Barajas, otro punto caliente

Además de las fronteras de Ceuta y Melilla, otro de los puntos calientes de control es el aeropuerto de Barajas, puerta de entrada de la gran mayoría de la inmigración ilegal. Al igual que en las ciudades autónomas, se considera que, por el momento, no es probable encontrarse un caso de ébola en Barajas. Pero por si acaso, las autoridades no quieren bajar la guardia.

Además, desde el Ministerio de Sanidad se tiene puesto en marcha un completo protocolo para la detección y actuación ante una posible irrupción del virus en España. Además de coordinar las actuaciones con los departamentos de Sanidad de las diferentes comunidades autónomas, el Ministerio de Ana Mato ya ha fijado unos mínimos. El material es confeccionado y guardado en carpetas rojas y desde Sanidad se entrega a los responsables sanitarios de cada comunidad autónoma.

"Existen diversas situaciones en las que existe la posibilidad de que un caso de ébola llegue a España: a partir de turistas o viajeros que visiten a amigos o familiares en los países afectados; a través de trabajadores sanitarios y voluntarios que se encargan de atender a pacientes con ébola y que regresan a España durante el periodo de incubación en un vuelo comercial. También se podría dar la situación de una persona con enfermedad que llegue a nuestro país en un traslado medicalizado para recibir atención médica", señalan los escritos sanitarios sobre "procedimientos de actuación frente a casos sospechosos".

¿Cómo se produce el contagio?


A continuación, describen la sintomatología: "Fiebre, dolor muscular, debilidad, dolor de cabeza, debilidad y odinofagia". "Evoluciona con vómitos, diarrea, fallo renal y hepático, exantema máculo papular al cuarto o quinto día y síntomas hemorrágicos que pueden ser en forma de hemorragias masivas internas y externas". El periodo de incubación es de entre dos y 21 días.

La documentación sanitaria explica a su personal cómo se produce el contagio: a través del contacto directo con sangre, secreciones, tejidos, órganos u otros fluidos corporales de personas vivas o muertas infectadas; la transmisión por contacto sexual puede darse hasta siete semanas después de la recuperación clínica; además, la transmisión a los seres humanos también puede ocurrir por el contacto con animales vivos o muertos infectados (monos, chimpancés, antílopes y murciélagos)".

Tras fijar estos criterios, encaminados a detectar y alertar posibles contagios, los documentos protocolarios sanitarios van fijando una serie de pasos médicos para atender a posibles personas infectadas. Fija los criterios clínicos, los de laboratorio y los epidemeológicos.


Mascarilla y aislamiento

Ante la sospecha de estar con una persona infectada, las autoridades fijan un claro protocolo: "Precauciones de contacto y de transmisión aérea"."Desde el primer contacto del caso sospechoso con el sistema sanitario se le colocará una mascarilla quirúrgica y se evitará en la medida de lo posible el uso de aerosoles".

El paciente será ubicado en una habitación o zona de acceso restringido hasta que pueda ser trasladado al hospital. Si falleciera, no se le haría una autopsia, dada la elevada carga viral de sus fluidos corporales, y el féretro debería permanecer sellado e incinerado según el reglamento de la Policía Saitaria Mortuoria.

Este protocolo ante el ébola se ha llegado a activar en tres ocasiones desde que se inició el brote en Guinea. En dos de los casos, la investigación epidemiológica de los pacientes sospechosos permitió descartar la enfermedad. El tercer caso, un ciudadano guineano que llegó a Valencia procedente de Marruecos, fueron los análisis los que descartaron la presencia del virus.
0
0
0
0
0No comments yet