Check the new version here

Popular channels

El gobierno vende señal 4G y las telefónicas daran cable




01-11-2014 Movistar, Personal, Claro y Arlink participaron de la subasta de frecuencias que hizo el Gobierno en Tecnópolis. Se dio a pocos días de que el Ejecutivo haya anunciado su luz verde para que las telcos puedan ofrecer televisión. Extraña coincidencia, un claro perdedor



Gobierno anunció que recaudó u$s2.233 millones en la subasta de frecuencias de tercera y cuarta generación (3G y 4G) de telefonía celular, que van a pagar en los próximos días Movistar, Personal, Claro y Arlink.
Esas cuatro empresas pagarán esa suma, que podrían llegar inclusive a más de u$s2.500 millones, si se suma la "Garantía de Cumplimiento" equivalente al 15 % del total ofertado, que les será devuelto a las empresas cuando cumplan sus obligaciones de cobertura, en unos cinco años.
En la subasta que se hizo ayer en Tecnópolis, que comenzó a las 12 del mediodía y duró poco más de 10 horas, el secretario de Comunicaciones, Norberto Berner, destacó que "el primer lote fue para el entrante Arlink; los lotes 2 a 7 fueron para Personal y Claro; mientras que los lotes 8 a 10, de 4G, fueron postulados por Movistar, Claro y Personal", lo que demoró el cierre de la subasta.
Para el funcionario, el de ayer fue "un gran día", ya que se avanzó en "un proceso importante, en el que se resalta el poder haber cumplido con los plazos", inclusive superando en casi un 20 % el precio base de los lotes 8 a 10 de 4G.
Esto significa que en menos de 18 meses empezarán a funcionar las redes de 4G en AMBA, todas las capitales de provincia y las principales rutas.

Además, el grupo de Daniel Vila y José Luis Manzano -dueño de América TV, Supercanal, diario Uno y radio La Red, entre otros medios- desembarcará a través de Arlink como el quinto prestador con redes propias de telefonía celular, que se sumará a Nextel y los tres operadores que participaron ayer de la subasta.
El modelo de subasta que se usó fue el de "rondas", donde se le asignó a cada operador una sala, en la que recibía un formulario con el lote que se estaba subastando, para que pueda hacer su oferta económica.
Ese formulario luego se le daba a un veedor, que lo llevaba a la mesa donde estaban los funcionarios y un representante de Movistar, Personal, Claro y Arlink, donde se abrían los sobres y se analizaban las ofertas, yéndose a una segunda ronda en caso de empate.
La Secretaría de Comunicaciones (SeCom) tendrá 19 días hábiles para adjudicar las licencias, que se entregarán hacia fines de noviembre.
Si bien no trascendieron los montos de las ofertas presentadas, Movistar (Telefónica) había anunciado el mes pasado, cuando se presentó a la precalificación, que iba a ofrecer $ 4.203 millones por un lote de 4G.
Personal (Telecom) iba a pagar $ 4.255,7 millones por tres lotes de 3G y uno de 4G.
Claro (América Móvil) iba a ofrecer $ 520 millones por otros tres lotes de 3G y $ 4.806 millones por uno de 4G
Arlink había anunciado US$ 1.183 millones (el único caso que había adelantado su cifra en dólares), para gastar entre las frecuencias y las inversiones para desplegar las redes.


Las cifras podrían ser superiores ya que ese dinero equivalía a unos u$s1.700 millones, al tipo de cambio oficial.
Pero el Gobierno anunció a última hora de anoche que recaudó US$ 2.233 millones, lo cual mejoró un 13,6% de lo que esperaba recaudar la Secretaría de Comunicaciones (SECOM) por el total de los 10 lotes, consigna Clarín. Todavía no se sabe si ese dinero se pagará en dólares-billete o en bonos con vencimiento en octubre de 2015 (Boden 2015, también en dólares estadounidenses).
Anoche, la SECOM distribuyó un comunicado en el que destacó que ahora las empresas deberán realizar inversiones en infraestructura por aproximadamente u$s2.000 millones, "lo que permitirá darle sustentabilidad al balance de divisas en el futuro". Esa frase indica la importancia que tiene para el Gobierno la entrada de divisas.
Según difundieron, los operadores beneficiados ayer en la subasta de espacios tienen previsto invertir más de $25.000 millones en los primeros cinco años para construir desde cero la infraestructura de las redes 4G, además del dinero que le pagarán al Estado por las frecuencias.
Convergencia y triple play, ¿moneda de cambio?
El hecho de que, a escasos dos días de la fecha de licitación del 4G, el Gobierno haya anunciado el nuevo proyecto de ley para declarar como "servicio público" al acceso a la tecnología- que además habilita a las telefónicas a dar televisión-, dio lugar a un cúmulo de versiones en el ámbito político.

Como, por ejemplo, que el nuevo proyecto ha sido el precio que el Gobierno ha tenido que pagar para evitar la situación incómoda de no recibir propuestas para la licitación de 4G, por la negativa de las empresas a traer dólares.

En lo que puede leerse como el final de una gran batalla -y el inicio de otra-, la iniciativa oficial para declarar servicio público a la telefonía habilita un punto clave que abre un millonario negocio: las telefónicas, finalmente, podrán ofrecer televisión.
Este es un cambio reclamado durante al menos siete años por varios de los "peso pesados" del sector de las telecomunicaciones.
En este sentido, el proyecto de ley -a través de la llamada convergencia- le abre la puerta a este nuevo negocio a Telefónica y Telecom que durante largos años se mantuvieron a la espera de poder brindar triple Play (telefonía, TV e Internet).
Este "freezer" fue en parte producto de la fuerte presión de Cablevisión y de los cableros del interior de la Argentina.
Tal como dio cuenta iProfesional, para Martín Becerra, reconocido especialista en comunicación, "el proyecto se parece mucho a una ley de convergencia. Es muy blando en las condiciones que deben cumplir las telefónicas para dar servicios audiovisuales".
"Habilita a Telefónica de España a contar con Telefé y poder armar redes de tv por cable".
En el sector, destacan que la iniciativa del Gobierno también puede ser leída como un guiño para el fondo Fintech, que hace unos días comunicó la compra de una porción minoritaria (17%) del paquete accionario de Telecom Argentina y que ahora irá por más.
Paradójicamente, este fondo es socio del Grupo Clarín en Cablevisión pero siempre mantuvo afinidad con el Gobierno. A tal punto que en plena pelea por la Ley de Medios, informó que estaba dispuesto a vender su participación en la empresa de cable.
Para Enrique Carrier, "queda claro que las telefónicas ahora podrán desembarcar en el mercado de la televisión, algo largamente reclamado por las operadoras de telefonía. Con todo esto se apunta que Telefónica y Telecom puedan darle pelea a Cablevisión".
Por ahora, existen algunos interrogantes, como por ejemplo, cómo podrán competir los cables más chicos del interior del país bajo este nuevo marco.
Asimismo, el Gobierno nuevamente hace la vista gorda con la operatoria de DirecTV en la Argentina, denuncian los cableoperadores.
Sostienen que goza del monopolio de la transmisión por aire sin restricciones, mientras que, por otro lado, las compañías de cable deben pelearse por tierra.
Por último, Carrier se refirió al ítem que establece que los "propietarios" de infraestructura deben permitir a otras empresas su uso para llegar al hogar del usuario. Es decir, sobre su propia inversión en cableado.
La "llamativa" victoria de Telefónica
Los expertos apuntaron, como primera lectura del proyecto oficial, que hay un nuevo hostigamiento hacia el grupo Clarín, dado que queda planteada la posibilidad de que la red montada por Cablevisión y Fibertel también sea usada por sus empresas competidoras.
El hecho de que el acceso a los avances tecnológicos sea asimilado al concepto de "servicio público" da pie para que, desde la autoridad regulatoria, se argumente que las redes existentes no puedan considerarse de usoexclusivo de las empresas que invirtieron para crearlas sino que deben estar abiertas al resto.
Carrier marcó así las diferencias entre la libertad de la que gozarán las telcos respecto de, por ejemplo, Fibertel, para la que "rigen trabas que no le permiten que pueda operar de modo ilimitado en toda la Argentina".
"Se trata de un aval contundente para la imposición del Triple Play, algo largamente reclamado por las operadoras de telefonía", agregó.
También Gerardo Milman, uno de los directores por la oposición de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA), argumenta que Telefónica aparece como la gran beneficiada por el Gobierno.
Lo cierto es que, ante esta situación, las versiones que están circulando apuntan a que el proyecto oficial es fruto de una negociación entre el Ejecutivo y la compañía.
La llegada de los ansiados dólares, en este momento de "sequía" financiera y tensión cambiaria, queda facilitada por el nuevo marco regulatorio que le permitirá al grupo español el acceso al largamente reclamado "triple play".
0
0
0
0No comments yet