El hiperrealismo de alto impacto revoluciona la web

El hiperrealismo de alto impacto revoluciona la web y gusta

Ron Mueck, un ex titiritero que revolucionó el mundo de la escultura moderna, se convirtió en un ícono de los cybernautas.
Millones de fotos de sus esculturas viajan diariamente a través del correo electrónico. Todas sus obras exponen un nivel de realismo único e incomparable.










Ron Mueck es un escultor australiano que actualmente reside en Londres y, curiosamente, es un genio del arte en gran escala que se hizo muy popular entre los cybernautas. Seguramente muchos fueron sorprendidos en sus casillas de correos con fotos impactantes de sus obras en diferentes formatos, pero no todos conocen su origen.

Mueck realiza enormes figuras humanas que, además de viajar por el espacio virtual, deslumbran a visitantes que desfilan por prestigiosos museos de Europa, América y Australia. Para sus creaciones utiliza silicona, acrílico y fibra de vidrio entre otros materiales, aunque no faltan cabellos y uñas que terminan de dar el toque de realismo que las hace únicas y sorprendentes. Las esculturas parecen tener vida y cada detalle —venas, arrugas, lunares, vello del cuerpo y erupciones cutáneas— está logrado artesanalmente con tal perfección, que el resultado es extremadamente convincente.

El artista nació en 1958 en Melbourne y proviene de una familia alemana que se dedicaba a fabricar juguetes. Y aunque tenía al alcance de la mano todo lo que un niño puede desear, él prefería crear sus propios muñecos y artesanías. Desde finales de los años setenta hasta mediados de los ochenta, su habilidad creativa estuvo al servicio de programas televisivos infantiles. Realizaba animaciones, marionetas y efectos especiales. Entre otros programas de éxito, formó parte del equipo del famoso The Muppet Show.

Incursionó en el mundo de la publicidad y terminó instalando su propia compañía en Londres. Pero el gran salto en el arte lo dio en 1997, cuando un coleccionista le encargó una escultura para una exposición en la Royal Academy of Arts. Mueck presentó cuatro piezas, pero una en especial impactó de sobremanera: Dead Dad (Padre Muerto). Era el cuerpo desnudo de un hombre con detalles anatómicos perfectamente logrados, pero no era el modelo de un cadáver cualquiera, representaba a su propio padre. Fue la única figura a la que le aportó su propio cabello.

A partir de ese momento, la fama del joven escultor creció vertiginosamente y su arte viajó por todo el mundo. Más allá de las dimensiones de sus obras, los detalles anatómicos siempre fueron su sello. No en vano sus trabajos han sido descriptos como “las figuras hiperrealistas más perfectas de la historia del arte”. Basta observar su colosal Boy (Muchacho) de casi cinco metros de altura, un jovencito en cuclillas y con mirada tímida que fue presentado en el gran Millennium Dome en Londres y luego en el Biennale di Venecia en Italia.

La maternidad, símbolo de la vida, no podía estar ausente en su expresión y la representó en varias obras. Entre las que se destacan, tres lo hacen por su espectacularidad y perturbador realismo. Desde una mujer embarazada (Pregnant Woman) de 2,52 m de altura, que anticipa a una parturienta con su hijo sobre el vientre (Mother and Child), hasta —como si fuera una zaga— un gigantesco y no menos impresionante bebé recién nacido, con sus ojos apenas entreabiertos e hinchados, con el cordón umbilical expuesto y bañado en sangre.

Como si fueran dos caras de una misma moneda y cerrando el ciclo de la vida, también rinde tributo a la ancianidad. Son esculturas de tamaño medio pero con igual misterio y encanto. Sobresalen Seated Woman (Mujer Sentada) y Two Women (Dos Mujeres), donde se refleja con riguroso detalle el paso de los años, quedando perfectamente plasmados en los rostros y actitud de mujeres ancianas.

Muchos de sus trabajos han sido concebidos para ser fotografiados exclusivamente desde un ángulo y, para las obras de gran escala, Mueck se ayuda con una computadora. Su última versión, que fue exhibida recientemente en el Brooklyn Museum, actualmente se está presentando en la National Gallery of Canada, Ottawa, hasta el próximo 6 de Mayo.

Fuente: http://www.minutouno.com/1/hoy/article/El-hiperrealismo-de-alto-impacto-revoluciona-la-web-y-gusta%5Eid_19257.htm