Check the new version here

Popular channels

El hombre que cambió el fútbol nacional

Julio Humberto Grondona, quien falleció ayer a los 82 años por una afección cardíaca que le produjo un aneurisma abdominal en la aorta, modificó a lo largo de sus 35 años como presidente de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) el paradigma del dirigente con una visión política y económica de la función hasta entonces inédita en el país.



Nacido el 18 de septiembre de 1931 en Avellaneda, fue un apasionado del fútbol que ensayó sus primeros pasos en la tarea dirigencial como fundador y titular de Arsenal de Sarandí, un modesto club de pocos hinchas, que emergió del fútbol amateur y llegó a ser campeón nacional e internacional durante su gestión al frente de la AFA.
Trabajó durante 19 años en la institución del Viaducto hasta que dio el salto al club de sus amores, Independiente, donde asumió como presidente en 1976. En los tres años previos a su asunción en la AFA, Grondona mostró toda su habilidad como dirigente, consagró al Rojo dos veces en los Nacionales de 1977 y 1978, y trabó relaciones políticas que lo postularon para la dirección de la casa madre después del Mundial Argentina 1978, en reemplazo de Alfredo Cantilo, el protegido del represor vicealmirante Carlos Lacoste.
Desde los albores de su presidencia, Grondona propuso un modelo de gestión personalista que fue característica distintiva de su construcción como dirigente, ejerciendo un poder sin oposición sostenida en el tiempo desde que asumió el cargo en 1979 hasta el final de sus días.
“Sí, Don Julio” repitieron durante más de tres décadas sus pares del Comité Ejecutivo para garantizarse una buena relación con el jefe supremo, que en paralelo al crecimiento de su figura en el ámbito local aumentó su influencia en la FIFA hasta llegar a la vicepresidencia.
El hombre de Sarandí experimentó sus primeros éxitos como directivo con la explosión de Diego Maradona, con quien tuvo una relación pendular, terminando enemistado luego de tratarlo públicamente como “un hijo” en diferentes etapas de su ciclo.
“Todo pasa”, respondía el dirigente para relativizar cada una de las controversias que afrontó durante su extenso período como titular afista.
Diego le dio el primer título mundial juvenil en Japón 1979, repitiendo con el seleccionado mayor en México 1986, donde se obtuvo el segundo y último título mundial. El combinado albiceleste fue además finalista en Italia 1990 y recientemente en Brasil 2014.
También durante su ciclo se alcanzó el oro olímpico, una de las grandes asignaturas pendientes que tenía el fútbol argentino a lo largo de toda su historia, y se consiguieron cinco campeonatos mundiales Sub 20, cuatro de ellos durante la “era Pekerman”, entrenador convocado por Grondona cuando era un completo desconocido hasta para el público futbolero de la Argentina.
Entre los logros que no pueden ser medidos con trofeos quedará el sello de Julio Grondona en el predio de selecciones nacionales ubicado en la localidad bonaerense de Ezeiza, un modelo de proyección internacional que sacó a los equipos argentinos del ignoto predio “Natalio Salvatori” que estaba en José C. Paz.
En el plano local, los clubes grandes perdieron el monopolio de los títulos que exhibían desde la creación del profesionalismo e incluso conocieron el descenso durante su gestión: San Lorenzo fue el primero y luego lo siguieron Racing, River e Independiente.
Algunos equipos chicos, en cambio, alcanzaron la gloria: Argentinos Juniors, Ferro Carril Oeste, Lanús, Banfield y Arsenal fueron campeones por primera vez durante el período de Don Julio, especialmente bajo la modalidad de torneos cortos, una invención grondonista de discutida eficacia deportiva que se extendió a nivel regional por varios países del continente.
Todos los clubes, sin excepción, experimentaron una dependencia económica de AFA sostenida principalmente en la titularidad de los derechos de televisión por parte de la entidad, ahora negociados con Fútbol Para Todos, en un vínculo directo con el Estado Nacional.
La pérdida de Grondona invariablemente quedará cristalizada en el tiempo como una etapa de avances y retrocesos, legada por un dirigente de raza, que logró como nadie antes la perdurabilidad en el poder por su excepcional cintura política.
Más campeones entre los “chicos”
River Plate fue el equipo que más campeonatos ganó durante el ciclo del ex presidente de AFA Julio Humberto Grondona. El club de Núñez obtuvo 19 títulos durante la era de Grondona al frente de AFA con un dato curioso, se consagró ganador en el primer certamen del ex presidente de Independiente como titular de AFA (1979) y también fue campeón en el último (2014).
Entre 1979 y 2014, River Plate, que sufrió el descenso en la temporada 2010/2011, y Boca Juniors, fueron los equipos que más veces ganaron, ya que el “millonario” ganó 19, mientras que el “xeneize” obtuvo 10. Del resto de los equipos denominados “grandes”, San Lorenzo e Independiente fueron campeones en cuatro ocasiones, mientras que Racing Club sólo lo hizo una vez, en el torneo Apertura 2001.
En tanto, Vélez Sarsfield, que se posicionó en el podio detrás de River y Boca, se alzó con el título en nueve oportunidades (incluida la copa Superfinal) y lideró el grupo de conjuntos ‘chicos‘ que más veces ganaron en la era Grondona. Lo secundó Newell’s Old Boys, con cinco torneos, y lo siguieron Estudiantes La Plata (4), Argentinos Juniors (3), Ferro Carril Oeste y Rosario Central (2); y Lanús, Arsenal de Sarandí y Banfield (1).
Por otro lado, Boca Juniors fue el único equipo, de los denominados “grandes” del fútbol argentino, que no descendió mientras Julio Humberto Grondona fue titular de AFA entre 1979 y 2014. Durante los 65 campeonatos que tuvo a Grondona como presidente de AFA, Boca nunca descendió a diferencia de River Plate, Independiente, Racing Club y San Lorenzo que en una ocasión perdieron la categoría.
River descendió en la temporada 2010/2011, mientras que San Lorenzo fue el primer “grande” en perder la categoría, en 1981, luego Racing Club descendió en 1983 y finalmente Independiente perdió la categoría en la temporada 2012/2013.

El dato

Como jugador
El ex futbolista y director técnico Roberto Perfumo recordó que Julio Grondona “se probó en River” a fines de los años ‘40. Mucho antes de fundar Arsenal de Sarandí en 1957, Grondona, que parece jugaba bastante bien en los potreros de Avellaneda, estuvo a un paso de vestir la camiseta de River a fines de la década del ‘40, recordó el Mariscal.

La Selección, su gran debilidad
El seleccionado argentino de fútbol obtuvo un campeonato del mundo, dos subcampeonatos, dos Copa América y dos medallas de oro en Juegos Olímpicos durante el mandato de Julio Humberto Grondona, quien falleció ayer a los 82 años, entre 1979 y 2014.
El conjunto albiceleste fue campeón en el Mundial México 1986, con Diego Maradona como figura y Carlos Bilardo como entrenador, en el certamen que finalizó invicto con seis victorias y un empate. En Italia 1990, el equipo de Bilardo no pudo repetir la gesta en el Distrito Federal de México y fue subcampeón de Alemania, tras la caída 0-1 en la final que se disputó en Roma, con gol de penal del defensor Andreas Brehme.
Con Alejandro Sabella como DT, el seleccionado argentino, tras 24 años, logró otro subcampeonato, pero esta vez en el Mundial Brasil 2014, con la derrota 1-0 ante Alemania, con gol de Mario Goetze, en tiempo suplementario.
Bajo la era Grondona, entre 1979 y 2014, el seleccionado argentino ganó dos Copa América y ambas con Alfio Basile como entrenador. La primera conquista fue en Chile 1991 y la segunda se produjo en Ecuador 1993. A su vez, en esa competición, Argentina (que fue ganador en 14 oportunidades durante la historia de Copa América) fue subcampeón en 2004, con Marcelo Bielsa como DT, y en 2007, con Basile como entrenador.
Por su parte, el seleccionado Sub 23 ganó en dos oportunidades la medalla de oro en Juegos Olímpicos: la primera fue en Atenas 2004 y la segunda en Beijing 2008. Además, fue subcampeón en Atlanta 1996.
A su vez, con Basile como director técnico, la Argentina obtuvo la primera edición de la Copa FIFA Confederaciones en 1992, en Arabia Saudita, cuando venció al local en la final por 3-1.
En el plano del fútbol juvenil, el seleccionado Sub 20 ganó en seis oportunidades el Mundial de la categoría donde brillaron futbolistas como Diego Maradona, Ramón Díaz, Juan Pablo Sorín, Lionel Messi, Sergio Agüero, Javier Saviola, Pablo Aimar y Esteban Cambiasso, entre otros.
El seleccionado argentino Sub 20 fue campeón en Japón 1979 (con César Menotti como DT), Qatar 1995, Malasia 1997, Argentina 2001 (todos con José Pekerman como entrenador), Holanda 2005 (con Francisco Ferraro) y Canadá 2007 (con Hugo Tocalli).
26 años en la vicepresidencia de FIFA
Julio Grondona estuvo veintiséis años como vicepresidente de la FIFA y ocupó un cargo clave en el máximo organismo del fútbol mundial al desempeñarse como presidente de la Comisión de Finanzas.
“Soy el vicepresidente del mundo”, llegó a alardear más de una vez Grondona, al referirse al poder con el que contaba debido a su posición en la FIFA.
Luego de nueve años al frente de la AFA, Grondona fue ungido vicepresidente de la FIFA el 30 de abril de 1988. Además, en la máxima entidad del fútbol, considerada la principal multinacional del mundo, ocupó un rol clave en la Comisión de Finanzas. Ambos cargos fueron refrendados mediante votación en seis oportunidades, la última en 2011, con duración hasta 2014.
Grondona era actualmente Vicepresidente Senior de la FIFA, miembro de ocho Comisiones y presidente de tres de ellas, entre las que se destacan la de Finanzas y el Consejo de Mercadotecnia y Televisión. También era el representante del fútbol sudamericano ante la FIFA desde 1988.
D2-C-DYN113.JPG
En la cima del mundo. Dialogando con Joseph Blatter, el titular de la FIFA. Grondona era vicepresidente de la entidad del fútbol global desde 1988, por lo que antecedió al suizo, llegando al organismo cuando era presidido por Joao Havelange. Foto: Archivo El Litoral

Un constante “reformador de torneos”
Julio Grondona fue durante sus tres décadas y media como presidente de la AFA un asiduo transformador de los campeonatos domésticos y esas reformas facilitaron, más allá de las polémicas que suscitaron, una mayor inclusión de los clubes del interior en el mapa de la pelota nacional.
A mediados de la década del ‘80, Grondona creó una categoría intermedia entre la Primera División y la tradicional Primera B y así nació el Nacional B. El primer campeón de la flamante división fue Deportivo Armenio, en la temporada 1986-87, pero a continuación se coronaron varios clubes del interior, como Deportivo Mandiyú (87-88), Chaco For Ever (88-89), Gimnasia y Esgrima de Jujuy (93-94) y Huracán Corrientes (95-96), y todos ellos se convirtieron, como consecuencia, en equipos regulares de la categoría principal de la AFA.
En la misma época, Grondona les dio vida a los Torneos del Interior, de los que derivaron con el tiempo los Argentinos A, B y C, los que sirvieron para proyectar clubes y futbolistas, e inclusive para darle lugar a jugadores que se habían quedado sin lugar en las inferiores de las entidades directamente afiliadas a la entidad madre.
Otra variante significativa fue la adaptación a mediados de los años ‘80 al calendario europeo, dado que hasta entonces se jugaba desde marzo hasta diciembre. A comienzos de la década siguiente se resolvió dividir el ciclo anual del fútbol en los campeonatos Apertura y Clausura, es decir, surgen los torneos cortos.
La puesta en marcha de la Copa Argentina también permitió que latiera una competencia federal, que motiva y da oportunidades, a nivel individual y colectivo.
Y como si se tratara de su última voluntad, el veterano caudillo impulsó una nueva y profunda reestructuración, por lo que desde 2015 se volverá al certamen largo y anual, con la particularidad de que intervendrán 30 equipos, un número inusual inclusive en el ámbito internacional. Para darle forma a esa reforma, esta semana debían empezar los denominados torneos de Transición en los dos estamentos principales, con la salvedad de que en la B Nacional habrá por única vez diez ascensos.
0
0
0
0No comments yet