El Juez Griesa la Pecheo,libera el pago de la Argentina a bo

El juez Thomas Griesa libera el pago de la Argentina a bonistas europeos


De este modo, les permite cobrar de los fondos que el gobierno depositó el 26 de junio para los tenedores de bonos de deuda reestructurada en dólares


El juez estadounidense Thomas Griesa redactó este viernes una orden de aclaración para las entidades bancarias Euroclear Bank y Clearstream Banking en la que les permite efectuar el pago que Argentina realizó el 26 de junio para los tenedores de bonos de deuda reestructurada en dólares.
​El juez neoyorkino se reunió este viernes con los abogados de la Argentina y los holdouts y se mostró enojado ante los argumentos "muy engañosos" del país que se refieren a los bonistas reestructurados y no a los buitres, pidió que "se detengan" y solicitó ​ ​a los abogados del país que intercedan al respecto.
El magistrado reprochó al país por "difundir información engañosa" y aclaró que "cuenta con que la República Argentina tome los pasos a seguir" para dejar de hacerlo. "Argentina puede disentir con la Corte, pero las tergiversaciones de los hechos tienen que parar", enfatizó.
En tanto, en el comienzo de la audiencia a la que citó a las ​partes en la sede de su juzgado, Griesa recordó que la Argentina "tiene ​ ​que cumplir con su sentencia" y agregó que "las obligaciones de ​ ​los países no se extinguen". Según agencias internacionales, Griesa adelantó que se ​​trataba de una audiencia "de clarificación".​
Asimismo, instó a la Argentina a que coopere con el mediador Daniel Pollack, y buscar de esta forma una solución rápida para resolver el problema.
Sin embargo, los letrados que representan al país aclararon que para la Argentina el mediador mostró imparcialidad en su último comunicado y le pidieron que se lo reemplace, cosa que el juez desestimó.
Al finalizar la reunión, el magistrado no pronunció una definición específica sobre qué sucedería con los u$s539 que depositó el gobierno en el BoNY y dijo a las partes que aún no había resuelto "ninguna de las peticiones pendientes de terceros afectados por el bloqueo de fondos", tal como lo había solicitado el Bank of New York Mellon, Euroclear y el Citibank, entre otros.
Antes de la cita, el Gobierno indicó, a través del jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, que no tenía expectativas positivas.

"No podemos tener expectativas favorables porque siempre tuvo una mirada parcial", dijo Capitanich en su habitual conferencia de prensa.

El encuentro fue el primero que se llevó a cabo tras las reuniones cara a cara que mantuvieron el ministro de Economía, Axel Kicillof, y los representantes de los holdouts en el despacho del "special master" Daniel Pollack, el mediador designado por Griesa.
Esos diálogos a todas luces fracasaron, entrampados entre la renuencia de los fondos buitre a aceptar un stay que le permitiera a la Argentina negociar el pago recién en 2015 y la negativa del Gobierno a realizar cualquier oferta por el temor de que se dispare la cláusula RUFO, que tendría un costo potencial de más de u$s100.000 millones y consecuencias jurídicas para los funcionarios involucrados.
En el medio y a último momento, había surgido una propuesta de bancos privados argentinos: la idea era que ellos compraran la deuda en poder de los buitres (por una cifra que, según qué versión, iba de los u$s1.200 millones a los u$s1.600) para que el juez pudiera reponer el stay y que, ellos sí, aceptaran renegociar en enero, cuando ya no regirá la RUFO. Pero esa negociación también se cayó.
Así pasaron los 30 días de gracia desde que, por el bloqueo impuesto por Griesa, los tenedores de bonos Discount (bonistas del canje) no cobraron los vencimientos de fines de junio.
El Gobierno sostiene que, como depositó el dinero, no está en default; pero varias agencias calificadoras ya bajaron la nota de la deuda argentina.