Popular channels

El mensaje de amor que agravió a una tribu

Como pocas veces, una confesión de amor ha lastimado el espíritu de una comunidad. Una frase simple, y presumiblemente sin malicia, tuvo en el norte del estado de Washington un efecto que pocos podrían haber imaginado.
Todo porque, en lo alto de la pared de la llamada Roca Tamanowas, en el estado de Washington, alguien escribió con grandes letras rosadas y blancas la frase “I ♥ Miranda” (equivalente a “Yo amo a Miranda”), de acuerdo al relato del periódico local ‘Peninsula Daily News’. El problema es que esa roca es uno de los lugares más sagrados de la tribu Jamestown S'Klallam y la mencionada frase, con toda su inocencia o romanticismo, en cierto modo desacralizó el reverenciado espacio de la roca.




La tribu nativoamericana Jamestown S'Klallam considera ese sitio una tierra de patrimonio ancestral –donde desde hace milenios los pobladores originales de la zona cazaban y practicaban rituales- y, de acuerdo al periódico mencionado, se ha esforzado de modo extraordinario por preservarla.
Pero no contaban con el grafitti… y las palabras de amor.
Tamanowas signifca “poder espiritual’ en la lengua de los Klallam y la tribu en cuestión trabajó duro para poder adquirir ese roca de unos 150 pies de alto, que finalmente pudo comprar junto a los 62 acres circundantes en $600,000.


Con ello despejaron amenazas como el proyecto que, en la década de los 90, pretendió construir medio centenar de casas alrededor de la sagrada roca, aparentemente formada por lava hace 43 millones de años. Y aunque el terreno es ahora privado, la tribu no ha querido cerrarlo y da la bienvenida a los visitantes responsables. Por ello es común la presencia en el lugar de excursionistas, escaladores y observadores de aves. Y enamorados grafiteros.
Nadie sabe quién es Miranda ni quien es su trovador, pero la frase ha molestado y complicado la vida de los S'Klallam, que de acuerdo al ‘Peninsula Daily News’ estudian la manera de despintar el “I ♥ Miranda” sin dañar la roca Tamanowas. El grafiti tiene unos ocho pies de largo, y las letras tienen cada una unos 3 pies de altura, de acuerdo a la televisora local KOMO.
Los líderes de la tribu han acudido ante la oficina del Alguacil del Condado Jefferson, pero al parecer no hay investigación en marcha y no se cree que la cosa haya sido por mala fe o intención destructiva.



Pero lo cierto es que hay un indicio, una pista o sospecha: la misma amorosa frase apareció días antes pintada en un teatro de la cercana ciudad de Port Townsend.
Miranda tiene cartel, definitivamente.


0
0
0
0No comments yet