About Taringa!

Popular channels

El narco mexicano Rubén Larios empezó a operar en Perú

Entraba y salía del país con destino a México y a Ecuador. Su cómplice Jhoseth Gutiérrez León solo tiene dos ingresos al territorio nacional. La última vez fue el 25 de agosto, solo dos días antes de la operación en Huanchaco en la que terminó detenido. Se trataría del representante de la mafia azteca.





Rubén Larios Cabadas, uno de los dos mexicanos apresados por su relación con el cargamento de 7 toneladas y media de cocaína pura incautada en Huanchaco, Trujillo, llegó por primera vez al Perú el 12 de diciembre del 2012, de acuerdo con la Dirección General de Migraciones.

La verificación de la presencia de Rubén Larios en nuestro país desde hace un año y ocho meses confirma la sospecha de los agentes de la Dirección Antidrogas de que la organización mexicana organiza y despacha en corto tiempo toneladas de droga al exterior.

Según el movimiento migratorio de Larios, ingresó en el país cinco veces y salió cuatro. La última vez arribó a Lima el nueve de julio de este año. En todas las ocasiones lo hizo como "turista".

En dos oportunidades Rubén Larios llegó al Perú por Aguas Verdes, frontera con Ecuador. También dos veces abandonó territorio peruano por la localidad de Tumbes.

Para la Policía Antidrogas, el caso del segundo mexicano detenido, Jhoseth Gutiérrez León, también es llamativo. Aterrizó el 11 de agosto de este año, y se retiró el 24 del mismo mes por Aguas Verdes. Retornó rápidamente al día siguiente, 25 de agosto, por la misma puerta de ingreso fronterizo. Es decir, dos días antes de la "Operación Carbonero" en Huanchaco.

Este movimiento migratorio de Jhoseth Gutiérrez indicaría que viajó al Perú expresamente para verificar los embarques de droga.

Una primera revisión policial a los teléfonos celulares de Rubén Larios y Jhoseth Gutiérrez registró abundantes comunicaciones con números de México y Ecuador muy poco antes de que fueran arrestados en Trujillo.

La ubicación y captura de los mexicanos Larios y Gutiérrez permitió a la Policía Antidrogas intervenir casas y almacenes en las que se detuvo a Tadeo Herrera Villanueva, Néstor Herrera Villanueva, David Ishar Pantoja, Cornelio Villanueva Melendres, Luis Tinta Jara y Carlos Mendoza Rodríguez.

Tinta es dueño de Betas Andinas del Perú y Alfa y Omega Comercializadora y Distribuidora del Perú. Las empresas están asociadas a la exportación de carbón de piedra, en la que se camuflaba la cocaína destinada a Bélgica y España.

CATORCE INMUEBLES

En las oficinas de la empresa de Carlos Mendoza Rodríguez de la firma Alfa y Omega Comercializadora y Distribuidora del Perú, se hallaron varios documentos que ayudaron a identificar a otras personas implicadas.

Entre ellas aparece la joven de 20 años Bianca Espinoza García, que oficiaba de secretaria de la compañía y quien está no habida. El 29 de enero de este año, Carlos Mendoza le extendió una carta poder para que en su representación gestionara licencias de funcionamiento ante la Municipalidad Provincial de Trujillo. Para la Policía Antidrogas, Blanca Espinoza es clave para la identificación de las personas que solían circular en el local de la empresa de su jefe, Carlos Mendoza.

El último ocho de mayo, la Superintendencia Nacional de Registros Públicos entregó a Carlos Mendoza Rodríguez un certificado que lo acreditaba como apoderado y gerente general de la empresa Alfa y Omega Comercializadora y Distribuidora del Perú, ahora salpicada con el narcotráfico internacional.

Mientras tanto, al cierre de edición, la Policía Antidrogas y el Ministerio Público continuaron con el allanamiento de viviendas y establecimientos que pertenecían a los arrestados por su vinculación con el cargamento de 7 toneladas y media de cocaína.

Una nueva incursión policial se produjo en local emplazado en el kilómetro 10 de la carretera de acceso al balneario de Huanchaco. En este punto aparentemente se acopiaba la droga para luego ser trasladada al almacén donde era acondicionada en los embarques de carbón de piedra.

Ya suman 14 los inmuebles intervenidos por las fuerzas antidrogas en Huanchaco y Trujillo, entre ellos el que alquiló el congresista José León Rivera a Lucía Villavicencio Ruíz, quien dijo dedicarse al corretaje. En la casa habitó uno de los narcos.

JOSÉ LEÓN: NI YO NI MI FAMILIA VIVIMOS EN ESA CASA

●● La esposa del congresista peruposibilista José León Rivera es propietaria del inmueble de la avenida La Ribera Nº 340, en Huanchaco, que la policía antidrogas vigila porque en ese lugar vivía uno de los implicados con la mafia que pretendía exportar 7.5 toneladas de cocaína.

●● "Esa vivienda la compramos en el 2013 y desde entonces la alquilamos cinco veces. La última inquilina fue Lucía Villavicencia Ruíz", explicó el legislador León.

●● “Yo no vivo en esa casa. Mi familia nunca ha vivido ahí, solo se compró para destinarla al alquiler, un negocio que es legal”, expresó el congresista.

●● El legislador León manifestó que contaba con toda la documentación que comprobaba su versión y que estaba dispuesto a responder a las preguntas de las autoridades.

●● “Vamos a colaborar con todas las instancias que sean necesarias porque queremos que se aclare todo y se castigue a estos sinvergüenzas. Mantengo firme mi interés en luchar contra la lacra del narcotráfico", dijo.
0No comments yet
      GIF