Check the new version here

Popular channels

El Pincha se quedó con el clasico

Estudiantes se quedó con el clasico platense una vez más.

Le ganó de local 1 a 0 a Gimnasia, en un partido que tuvo más emoción que brillo. Herrera desperdició un penal y a partir de ahí el partido cambió de manos. Porque el Pincha se empezó a animar hasta que encontró la diferencia a través de Salgueiro. Hubo un clima bárbaro en las tribunas.

Llegó el día tan esperado por los hinchas platenses. El clásico que divide las aguas en la ciudad: Estudiantes y Gimnasia, lejos de la punta, se jugaban el orgullo en el estadio Único, en la edición número 142 de la era profesional. El Pincha ponía su mejor mediocampo después de mucho tiempo: Salgueiro, Braña, Benítez y Verón. El Lobo llegaba con el ánimo en alza tras el 2-0 ante Newell's.

El comienzo fue el imaginado: pocos espacios libre y dientes apretados. Recién a los 11, se sacudió el avispero. Escobar le pegó de media distancia y la pelota se perdió por arriba, cerca del travesaño. Los volantes del Lobo hacían del orden una bandera y, cuando podían, se acercaban a Andujar. Respondía Estudiantes por la derecha, cuando se juntaban Salgueiro y Piatti. Producto de una corrida del uruguayo, que terminó en tiro de esquina, llegó la primera del local: el Chino Benítez le dio cerrado y Cejas la rechazó cuando se metía.

En un trámite parejo, Gimnasia era apenas un poquito más. Y tuvo su premio a los 24, cuando Alayes, que ya estaba amonestado, le cometió penal a Herrera. El árbitro Baldassi, cerca de la acción, no dudó. El propio delantero agarró la pelota y se hizo cargo de la ejecución: fuerte a la derecha de Andújar, quien rechazó hacia un costado. El rebote le cayó al punta: balazo abajo y otra vez el arquero. ¿La tercera es la vencida? No, por lo menos esta tarde. Andujar, otra vez, le ganó el duelo a Herrera con una notable atajada.

Y en el fútbol las que no se concretan en un arco se padecen en el propio. Angeleri buscó con un largo pelotazo a Maggiolo, quien la peinó para la entrada de Salgueiro. El delantero ingresó al área, abierto sobre la derecha, y le pegó al arco desde una incómoda posición. Cejas se sorprendió, no alcanzó a cerrar las piernas y el delirio se vistió de rojo y blanco. Antes del pitazo del entretiempo, Andújar se volvió a lucir al desviar un peligroso remate de Piatti.



Fuente:
http://www.clarin.com/diario/2007/11/04/um/m-01533520.htm
0
0
0
0
0No comments yet