About Taringa!

Popular channels

El porno de nuestros antepasados


El porno de nuestros antepasados



El desastre del 98 ennegreció España. La pérdida de Cuba, Puerto Rico y otras colonias crearon una crisis política y social que la Generación del mismo nombre se encargó de perpetuar. Unamuno, Baroja, Azorín y compañía mostraron las miserias de un país en decadencia, triste, sin alma. La historia siempre ha contado la visión que los autores del 98 ofrecieron, pero había mucho más.
Más allá de la España negra había ganas de libertad, de evasión, de sexo, de sensualidad, de mirar y disfrutar. Poco se ha contado de esta España “verde”, que no solo estaba en su gente, sino también en su producción artística. Fotografías, ilustraciones, revistas, relatos eróticos, cortos pornográficos, shows de revista y transformismo… todas ellas caben en las páginas del libro Culturas del erotismo en España, 1898-1939 (Editorial Cátedra), de Maite Zubiaurre, una recopilación de imágenes y un repaso a la historia más erótica de España. Mientras todos recuerdan la Edad de Plata del arte español, Zubiaurre encontró la edad de oro de la sensualidad.

El origen de esta obra no pudo ser más casual. La autora paseaba por una tienda de antigüedades cuando encontró un libro de fotografías de la familia real de Alfonso XIII. Al pasar las páginas encontró que, si bien las primeras imágenes correspondían al monarca y a Isabel II, después comenzaba una colección inmensa de postales llenas de manifestaciones sexuales.
Felaciones, cunnilingus, tríos… todo cabía en aquel misterioso libro que terminaba de nuevo con fotografías de la familia real. Maite Zubiaurre se topó con una España diferente a la que la literatura le había enseñado y decidió que el pueblo debía conocer a una sociedad ajena a las restricciones sexuales y distinta de la España sombría que todos imaginan. Como dice en su libro, “una España verde y no negra”.

La autora confiesa a El Confidencial que cuando encontró esas postales pensó que las cosas comenzaban a cuadrar y que esa “España negra de los Gutiérrez Solanas y de los Unamunos” era sólo una España entre las muchas que había. Zubiaurre resalta que España no se diferenciaba tanto de lo que ocurría al otro lado de los Pirineos. “Allí se baila el foxtrot, las calles se llenan de flappers y las oficinas de 'taquimecas', los homosexuales salen de los extranjeros armarios, y en las fiestas circulan libremente la morfina y la cocaína. ¿Y en España? En España, también. En España, lo mismo, porque todo llega a nuestro país: la droga, los condones, las postales eróticas, el psicoanálisis de Freud, la sífilis, los idilios homosexuales, el nudismo y la pornografía. Y lo que no llega, nos lo inventamos, con derroche de imaginación y de gracia”, explica.


0No comments yet