El primer videojuego de cada genero

Los videojuegos llevan con nosotros mucho más de lo que pensamos. Antes de que las videoconsolas irrumpieran en el panorama y la industria japonesa se interesa por ellos, los videojuegos ya daban guerra en las universidades de los EE.UU. Programas simples desarrollados por jóvenes investigadores o estudiantes que experimentaban con los ordenadores, que todavía no estaban al alcance del común de los mortales. Y de cada género hay un primer exponente, un atrevido que abrió el camino para los demás. Estos son algunos de estos pioneros.

El Primer FPS – Maze War




Los FPS nacieron en 1973 y tenían este aspecto. Maze War tiene el honor de ser el primer FPS de la historia, desarrollado para la Imlac PDS-1, uno de los primeros computadores personales existentes capaces de generar gráficos simples y que supuso el comienzo de la era de la informática casera (si podías pagar los más de $8.000 del momento que costaba).

Maze War fue desarrollado por Steve Colley, que luego acabó en la NASA planificando misiones a Marte, transcurría en el interior de un laberinto en el que el jugador tenía que ir acabando con otros jugadores… 32 jugadores en línea, para ser exactos. Así que, de paso, también fue uno de los primeros juegos en incorporar multijugador online. Eso sí, no fue hasta la llegada de Wolfenstein 3D de id Software (1992) que el género no se hizo realmente popular, dando posteriormente lugar al género más popular de la actual generación de consolas.

El Primer Videojuego de Lucha – Warrior



Hay que irse a 1979 para conoce al primer videojuego de lucha. Su nombre era Warrior y su creador, Tim Skelly, un joven programador que desarrolló este videojuego para dos personas en el que cada jugador controlaba a un caballero vectorial para derrotar al otro. Salió en formato de recreativa para la empresa Cinematronics y, incluso para los cánones de la época, era un juego complicado de controlar.

Pero el género entró realmente en su época dorada mucho más tarde, en 1991, cuando una empresa japonesa, Capcom, lanzó al mercado de las recreativas Street Fighter II, posiblemente el juego de lucha más famoso de todos. A partir de entonces, y de su conversión casera, surgieron joyas como Mortal Kombat, Smaurai Showdown o Art of Fighting.

El Primer videojuego Deportivo – Tennis for Two



Muchos creen que el primer juego deportivo es el Pong, en muchos aspectos el padre del videojuego moderno, pero muchos años antes, concretamente en 1958, William Higinbotham, un físico que trabajó en el Proyecto Manhattan, modificó un osciloscopio para distraer a los visitantes del Laboratorio Nacional de Brookhaven. El resultado fue este Tennis for Two, que también tiene el honor de ser el primer videojuego de la historia, hace ya 55 años.

Este juego se veía desde una perspectiva lateral y los jugadores tenían que usar unas raquetas invisibles para golpear una pelota. Se podía modificar la altura de la red, el tamaño de la pista e incluso se simuló algo de física para que la pelota botara.

La Primera Aventura Gráfica – Colossal Cave Adventure



La gente que se queja de los textos en los juegos lo habría pasado fatal en 1976, ya que Colossal Cave Adventure era únicamente texto. Desarrollado por Willie Crowther y mejorado posteriormente por Don Woods, este título proponía al jugador sumergirse en el interior de las cuevas del parque natural de Mammoth Cave, en Kentucky. El juego se desarrolló en el PDP-10, uno de los ordenadores de la Universidad de Stanford, California, aunque después se han hecho multitud de versiones.

En el juego nos sumergíamos en el interior de las cavernas y comenzábamos a toparnos con criaturas fantásticas. Tenía forma de aventura conversacional, en la que el jugador leía donde se encontraba e intentaba introducir comandos por texto para lograr resolver las situaciones que se le planteaban.

El Primer Shoot’em up - Spacewar!



Si Tennis for Two puede ser el primer juego de la historia, Spacewar! es el segundo. Desarrollado en 1961 en un PDP-1 por Stece Russel en el MIT, era un sencillo juego que consistía en dos naves espaciales de diferente forma que tenían que acabar la una con la otra, teniendo cuidado de no caer presas de una estrella. Los disparos eran afectados por la gravedad de la estrella y las naves tenían munición y combustible limitados.

El género de los shooters, hoy en desuso, fue extraordinariamente importante durante el nacimiento de los videojuegos, con títulos como Asteroids o Space Invaders. El estudio más importante dedicado a este género probablemente es Treasure, con joyas como Gradius, Radiant Silvergun o Ikaruga.

El Primer Beat’em up – Kung-Fu Master



El Beat’em up es relativamente reciente, sobre todo cuando lo comparamos con los dinosaurios que hemos comentado antes, y se trata de un género derivado de los de lucha. Un personaje (o dos) contra oleada tras oleada de enemigos, atravesando niveles y luchando contra enemigos finales. Así es Kung-Fu Master (Suparutan X en Japón), desarrollado en 1984 por Irem para como recreativa y teniendo después su versión de NES. La historia, la normal en el género: a Thomas, Mr. X le secuestra a la novia y tiene que atravesar cinco niveles para darle la paliza de su vida (a Mr. X, no a la novia).

Scroll lateral, muchos colores, patadas, puñetazos y muchos enemigos a los que enfrentarse, como lanzadores de cuchillos, ninjas que te agarraban y otros muy cabezones. Cinco niveles que atravesar y enormes enemigos finales al final de cada uno de ellos. El juego incluso tuvo otra versión llamada Vigilante, una secuela, Spartan X 2 para NES y hasta una película de actores reales que invitamos a verla, aunque no nos hacemos responsables de los daños derivados de hacerlo. Este juego fue el precedente de otros títulos más importantes como Double Dragon, Street of Rage y los de la época dorada de Capcom como Final Fight o las recreativas de Dungeons and Dragons.

El Primer Survival Horror – Haunted House



Pese a que el término Survival Horror no se acuñó hasta la llegada de Resident Evil, para PSX y Saturn, retrospectivamente se puede decir que el primer juego de este género fue Haunted House, desarrollado por James Andreasen para la Atari 2600 en 1982.

En él teníamos que visitar una casa encantada para hacernos con los tres fragmentos de una misteriosa urna. La casa tenía tres pisos y un sótano y sólo se podía tener un objeto a la vez: una llave par abrir puertas, la urna o un cetro para derrotar a los murciélagos, tarántulas y fantasmas. Sólo podíamos sufrir nueve ataques y ganábamos si salíamos de la casa con la urna. Para más canguelo, el jugador sólo podía ver en un pequeño radio a su alrededor, y sólo cuando usaba el botón para iluminar la zona, por lo que la mayoría del tiempo iba a oscuras. Pero tranquilos, la cosa empeoraba a medida que subíamos a lo largo de los nueves niveles de dificultad que tenía. Como curiosidad, el juego recibió una secuela en 2010, para Wii, PC y Xbox Live.

El Primer Videojuego de Carreras – Space Race



Space Race fue el segundo videojuego de Atari, después de Pong. Desarrollado en 1973 para los salones de recreativas, cada uno de los dos jugadores que participaba controlaba un cohete espacial que tenía que llegar a lo alto de la pantalla esquivando meteoritos y otros obstáculos. El juego tenía un tiempo límite en el que los dos jugadores tenían que llegar arriba cuantas más veces posible.

Space Race se adelantó por muy poco a Astro Race, de Taito, de temática parecida. No fue hasta el año siguiente, también con Taito, que con Speed Race introdujo el scroll y la sensación de avance. Hoy en día hay decenas de juegos de conducción de todo tipo de temáticas como Gran Turismo, Need for Speed, Mario Kart, F-Zero, Forza… Pero todos ellos tuvieron su germen en Space Race, hace 40 años.

El Primer videojuego de Plataformas – Space Panic



Desarrollado en 1980, Space Panic se adelantó un año a Donkey Kong y ostenta el título de primer juego de plataformas. Desarrollado para recreativas por Universal, nos presenta varis niveles a los que el jugador puede acceder por medio de unas escaleras estratégicamente situadas. Los pisos están llenos de aliens que hay que liquidar antes de que nos quedemos sin oxígeno.

Sin embargo, carece de botón de salto, acción que luego ha permanecido en casi todos los juegos del género. Más ajustado a la definición moderna de plataformas es Donkey Kong, de Nintendo, en 1981, de mecánica similar, pero en el que hay que saltar barriles y llegar a la parte superior de la pantalla para liberar a Pauline de las garras del malvado Donkey, un gorila enfadado. Ya, como plataformas con scroll habría que remontarse a uno de los primeros juegos de Activision: Pitfall, desarrollado para la Atari 2600 en 1982.

El Primer RPG – Pedit5



Lo malo del primer RPG de la historia, Pedit5, es que no sobrevivió a la limpia periódica que se sometía a los ordenadores universitarios de por entonces, ya que se usaban para investigación y los juegos ocupaban demasiados recursos. Pedit5 se desarrolló en 1975 por Rusty Rutherford para el sistema PLATO, el primer ordenador diseñado para ejecutar programas de aprendizaje. Se podía jugar a Pedit5 accediendo a la memoria central a través de cualquier terminal conectado a él y consistía en un personaje que atravesaba nivel tras nivel de una mazmorra, matando monstruos con armas y hechizos y consiguiendo tesoros.

Hoy en día lo que nos ha quedado de este juego fueron las versiones que luego hicieron otros aficionados, también para PLATO, llamadas Orthanc y Orthanc 1, llamadas así por la torre homónima que aparece en la trilogía de El Señor de los Anillos. Es el primer videojuego en incluir medidores de vida, personajes no jugadores, puntos de experiencia…

El Primer J-RPG – Dragon Quest



Los J-RPG podrían considerarse un género propio y derivado de los RPG, así como los beat’em up lo son de los juegos de lucha. En 1986 un joven Yuji Horii, trabajador de Enix, quería hacer un manga interactivo. Amigo de Akira Toriyama, el mangaka creador de Dragon Ball, le pidió colaborar en este juego que se le había ocurrido. El resultado fue un juego inspirado en Ultima y Wizardry, con un mundo que explorar, una historia épica y combates por turnos. Era la primera vez que el público japonés (muy chovinista él) se encontraba algo sí y el éxito fue inmediato y desbordante.