Check the new version here

Popular channels

El Relato Salvaje Kirchnerismo Ficción

El Presupuesto 2015 es la versión más inverosímil del guión del "Relato Salvaje" oficialista. #FilmameEstoNestor



Una mujer con vestido de casamiento, despeinada y desarreglada, dice tranquilamente “Filmame esto, Nestor” en medio de una celebración que tomó un giro inesperado. Esto sucede en una de las escenas de la última gran película argentina “Relatos Salvajes”, que tiene un nombre más argentino que el asado.

“Relatos Salvajes” es el nombre de una película que ya se produjo, pero también podría ser el de una que se está realizando y ya lleva 11 años de producción, con 40 millones de actores, los mismos protagonistas de siempre, los mismos “tipos malos” y las mismas victimas. Y si, obviamente, “Néstor” filmando todo.

Tras once años de gobierno, por fin se le pudo encontrar un género a esta película: “Kirchnerismo Ficción”. El proyecto oficialista para el Presupuesto 2015 es la muestra más clara de esto, pero es sólo un capítulo más de la película, una escena que, en un tiempo, nadie va a recordar. Lo mismo pasó con todos los presupuestos anteriores: nadie recuerda lo que decían, porque nadie les presta atención.

Pero, supongamos que un médico te dice que estás muy bien de salud pero al poco tiempo te empiezan a aparecer síntomas de las peores enfermedades, ¿No sería esto error del médico? ¿No hay algo que se pudiera hacer?

Revisando los últimos 4 presupuestos, nos encontramos con unas curiosidades dignas del Kirchnerismo Ficción. Por ejemplo, en 2012, se presupuesto asumiendo que, en 2014, el dólar iba a estar a 5 pesos. Lo raro es que nunca aclararon que el único dólar que se consigue a ese precio es el de los exportadores a los que les retienen el 35%. Ningún presupuesto pudo prever el nivel de inflación y devaluación que tenemos hoy. El presupuesto, se supone, es la ley de leyes. O sea, ¿no se respeta ni la ley de leyes? Es un buen reflejo de la actualidad.

Sin embargo, hay que reconocer que, el presupuesto 2015, es el único que, tímidamente, se aproxima a la realidad. En todas las variables macroeconómicas que se proyectan, es el único que rompe la tendencia que venían teniendo los demás. Veamos algunas variables.

En cuanto al tipo de cambio, se presupuesta un valor tal que acompañe a la inflación. Es decir, el tipo de cambio no se apreciará ni devaluará, según ellos. Esto es raro porque, para presupuestar se sigue la regla ortodoxa pero, para actuar, se aplica total discrecionalidad. Es decir, para las matemáticas son ortodoxos pero luego hacen lo que quieren. Si piensan que la depreciación debe seguir a la inflación, ¿por qué se acuerdan recién ahora? Escribí recientemente sobre la relación Dólar-Salarios.



El presupuesto 2015 plantea un dólar que estará a $8,21 en 2014, mientras que, en 2013, este valor para el 2014 estaba presupuestado en $5,47. Parecería que se les hubiera ido de las manos. Peor aún son las proyecciones para 2015. Según el último presupuesto, el dólar estará a $9,45 mientras que, en 2013, se proyectaba un valor de $5,82. Funcionarios, creo que le erraron.

En cuanto a la inflación proyectada, el presupuesto no indica el valor esperado para 2014, curioso cuando el IPCnu ya funciona desde enero, pudiendo estimar año entero. El año pasado se proyecto que la inflación de 2014 sería de 10,4% demostrando, una vez más, las incalculables variantes del Kirchnerismo Ficción. Lo mejor, sin embargo, es que se plantea que, para el año que viene, la inflación será del 15,6%, lo que implica una caída en la tasa de inflación de cerca de 20 puntos con los niveles actuales. Ojalá tengan razón, aunque lo dudo. En 2013, la inflación proyectada para 2015 era de menos de 10% y, la proyectada en 2012 para 2014, era menos del 9%. Kirchnerismo Ficción.



Por último, el nivel de actividad, no se proyecto nunca en caída. Es decir, nunca se proyecto que el PIB pudiera contraerse. Lastimosamente, habría que avisarle que ya estamos con 3 trimestres de caída del PIB. El año pasado se proyecto que en 2014 habría un aumento de 6,2% en el PIB mientras que, este año, se proyecto un pobre 0,5% lo que, en otras palabras, es la forma política de aceptar que hay recesión.

Lo curioso es qué no se explica cómo es que un cálculo puede dar tan diferente para pasar de crecer 6,2% a crecer 0,5% con un nivel de inflación que va en alza. Otro dato curioso es que las tendencias de crecimiento que se plantean en el presupuesto 2015 son las menores de los últimos 4 años. Esto implica, entre otras cosas, reconocer un problema pero, también, demuestra que se pensaron los gastos, los ingresos y demás cosas en base a presupuestos que solo pueden ser válidos en una realidad alternativa, un relato salvaje.



El presupuesto 2015 muestra las cosas mucho más parecidas a lo que deberían ser. Ya no hay crecimiento a tasas chinas, no hay inflación baja ni dólar estable. Lo único que hay es Kirchnerismo. Esto puede parecer trivial, pero es clave entender la importancia del presupuesto a la hora de plantear cómo se usara el gasto o cómo será la política económica.

Todavía falta reconocer que este año la economía caerá, que la inflación es el doble de la que se proyecta y que el dólar, entonces, estará en un valor mucho más alto en el futuro. Lo expuesto por Capitanich y Kicillof solo es coherente en una realidad paralela. Bajo su Relato Salvaje, el Kirchnerismo Ficción.
0No comments yet