Check the new version here

Popular channels

El relevo se forja en el surco y la vaquería

El relevo se forja en el surco y la vaquería

Con un aval productivo que lo distingue en la cooperativa de créditos y servicios (CCS) Primero de Mayo, del municipio de Minas, Osvaldo Álvarez sabe por experiencia propia el trabajo que le cuesta a un jo­ven como él levantar una finca



Cada campesino, desde su finca, puede convertirse en excelente promotor de las bondades del campo entre las más jóvenes generaciones. Foto: del autor

CAMAGÜEY.—Con un aval productivo que lo distingue en la cooperativa de créditos y servicios (CCS) Primero de Mayo, del municipio de Minas, Osvaldo Álvarez sabe por experiencia propia el trabajo que le cuesta a un jo­ven como él levantar una finca que se respete en medio de dificultades de toda índole.

Es por ello que aprovechó el Activo provincial de jóvenes campesinos para compartir sus experiencias como bisoño agricultor y reclamar todo el apoyo posible, no solo material, pa­ra quienes deciden seguir los pasos de los pa­dres y abuelos en el duro empeño de sacarle frutos a la tierra.

Auspiciado de conjunto por la Unión de Jó­venes Comunistas (UJC) y la Asociación Nacio­nal de Agricultores Pequeños (ANAP), el evento devino provechoso intercambio de vivencias entre muchachos y muchachas llegados de todos los confines de esta provincia con las mo­chilas cargadas de anhelos y expectativas.

El debate tomó rápido el rumbo que se es­peraba de un encuentro de este tipo: cómo lo­grar, a partir de una mejor atención integral, que los jóvenes se sientan motivados por el trabajo en el campo y no abandonen el terruño que los vio nacer atraídos por otras ofertas más tentadoras en las ciudades.

Ángel Almanza Lazo, de la CCS César Es­ca­lante, de Sibanicú, reconoció que hoy se observa una situación mucho más favorable desde el punto de vista logístico, pero insistió en la necesidad de dar prioridad, a la hora de asignar recursos, a quienes más aportan y son serios en honrar sus compromisos productivos.

Según se informó, 52 jóvenes desmovilizados del Servicio Militar Activo recibieron hasta la fecha tierras en usufructo como modalidad de empleo, una experiencia que se valida en el orden práctico y exige de mayor agilidad por parte de los órganos encargados de hacer los trámites pertinentes.

Varios de los participantes se refirieron, además, a lo imperioso que resulta que los jóvenes campesinos continúen su superación cultural y profesional, a través de cursos por encuentros, para formarse como ingenieros agrónomos, médicos veterinarios, técnicos forestales, fisiopatólogos e inseminadores.

Esas, y otras muchas expectativas, pueden ser cubiertas, se explicó, si en cada cooperativa funcionan los comités de base de la UJC y las bri­gadas juveniles campesinas, encargados de encauzar adecuadamente los intereses y necesidades de los jóvenes en su realización personal como nuevos productores.
0
0
0
0
0No comments yet