Check the new version here

Popular channels

El rugby es . . . ¡¿illuminati ?!

“Tengo una enfermedad: soy cholulo de Los Pumas”



Julián Weich jugó en Obras y Alumni, y es tan fana de la Selección que le da vergüenza, si bien admite que no se pasa de la raya. Hincha ideal, dice que jamás puteó a un jugador así hayan perdido 100-7. Al contrario: “Les digo que valió la pena ese try”, explica con enorme optimismo.


“Tengo una enfermedad: soy cholulo de Los Pumas”



-Vos le cumplías sueños a la gente en Sorpresa y 1/2. Pero un día te sorprendieron a vos, justo con Los Pumas...
-Sí. Mirá, tengo una enfermedad que me da vergüenza contarla: soy cholulo de Los Pumas. Yo soy muy fanático del rugby y de Los Pumas. Y desde que me cumplieron ese sueño en el 96, me enfermé más y me hice muy fanático, a tal punto que los seguí mucho más. No tanto por el hecho de viajar, sino de meterme en el vestuario, las concentraciones, llamarlos por teléfono, lo hago con mucho placer.

-¿Qué te pareció el debut con los All Blacks?
-Fue un partido increíble, terminamos ganando el primer tiempo. Todos teníamos la esperanza de ganar el partido. Fue muy bueno lo que hicieron, incluso reconocido por los propios All Blacks. Y ahora se viene Georgia, que va a ser muy difícil también.

-Vos tenes una historia previa. ¿Cómo empezaste a jugar al rugby?
-Un día estaba viendo un partido de Los Pumas y le dije a mi mamá que quería jugar a eso. Me acuerdo como si fuera hoy: jugaban Porta y Tomy Petersen. Jugué en Obras y un año en Alumni, de los 10 a los 18 años. Era hooker y octavo, sí, octavo, a pesar de mi tamaño, porque en ese entonces se podía.

-¿Cómo eras de jugador?
-Conducía mucho. En Obras era el capitán. Era una máquina de optimizarlos, pero siempre conservando los valores del rugby como el respeto. Hasta juntaba la plata de los terceros tiempos.

-¿Tenés un ídolo?
-El rugby cambia mucho, todo el tiempo está evolucionando. No tengo un jugador especial. Aparte, cada puesto tiene algo, todos tienen su encanto. Reconozco que Porta fue el buque insignia, marcaba la diferencia a nivel mundial, acá no sé si se lo valora tanto. Tuve la suerte de estar viendo su partido despedida en Biei. En realidad, tengo admiración por todo aquél que se haya puesto la camiseta de Los Pumas. Para mí, nunca dejan de ser Pumas. La camiseta te la tenés que ganar, y si te la regalan, en cinco minutos te das cuenta. Ser Puma tiene un gran valor más allá de lo deportivo.

-¿Te acordás alguna choluleada tuya?
-Sí, claro. Una vez llamé a Loffreda, que era el entrenador, al hotel. Yo no lo conocía, pero como soy Julián Weich me pasaron con su él. Me atendió sorprendido, y me dijo “¿qué hacés?”. “Noooo, nada, te quiero desear suerte”, le contesté. Después me dije “¡qué pelotudo, cómo lo voy a llamar para desearle suerte!”.

-Por lo menos le tiraste buena onda...
-A veces les escribo a los jugadores, tipo “vamos hoy, eh”. Siempre alentando. Y Los Pumas me reconocen eso, porque es muy común estar en el vestuario en las buenas. Yo he ido en las peores, aunque siempre con cuidado para no molestar. Sin embargo, alguna conexión tengo. Me enteré de que a la madre de Camacho le cumplí un sueño. Los padres de Ledesma, a los que no conocía, me dijeron: “Mi hijo estuvo en el Agujerito sin fin”. Qué sé yo... Es como que los quiero.

-Pero, al mismo tiempo, te ponés una barrera.
-Tengo muchos vínculos con Los Pumas de antes. Arbizu me invitó a entrenar con ellos, y yo, de la vergüenza, no fui. Cuando me cumplieron el sueño, en Alumni, quedé con una relación. Pero yo... noooooo, cómo voy a ir a entrenarme con Los Pumas. Sería una falta de respeto. O quizá me invitan a comer... y yo qué voy a hacer ahí.

-Al menos jugaste con ellos.
-Perica Courreges me invitó a jugar en Vélez con los Classic. Estaban los hermanos Allen, Hacha Di Nisio, Manolo Aguirre... ¡Jugué en Vélez! Después también jugué esa vez en Alumni, y sumá el partido por la paz. Disfruto de ver a Los Pumas... Los partidos, alentarlos. Soy muy fanático del concepto rugby, un deporte que forma a las personas dentro y fuera de la cancha, un deporte que promuevo para que lo jueguen los chicos, que se propague. Por ejemplo, a Los Pumas no los puteo, no los critico.

-Sos el hincha ideal...
-En ese sentido, sí. Jamás los puteo, así hayan perdido 100 a 7. Al contrario, les digo “valió la pena ese try”. Es como que tengo un concepto medio idílico.

INGLATERRA (ENVIADO especial).
0No comments yet