Canales populares

El santiagueño y la bomba

Grande fue la sorpresa de Leonardo Lospennato, un ingeniero santiagueño radicado desde hace doce años en Berlín, cuando numerosos policías y bomberos acordonaron la cuadra en la que vive porque en ese sector habían encontrado una bomba de la 2ª Guerra Mundial.

“Se trata de bombas que no explotaron durante los ataques aliados de la 2ª Guerra Mundial. Como la ciudad prácticamente se reconstruyó sobre las ruinas que quedaron, ahora es común que se topen con una de ellas cuando se hace alguna excavación”, relató Lospennato a EL LIBERAL.
Contó que los obreros “estaban haciendo un cambio rutinario de cables subterráneos en mi cuadra, y hallaron uno de estos explosivos. Inmediatamente suspendieron el trabajo y dieron aviso a la policía. En un momento había más de una docena de vehículos en el lugar”, explicó el profesional santiagueño.

El enorme artefacto, de más de un metro de longitud, fue identificado por los peritos presentes en la escena como una bomba de 250 libras de fabricación británica, sólo una de los miles arrojadas por los aviones aliados que tomaron parte del ataque aéreo a Berlín allá por febrero de 1945.

El reducido porcentaje de bombas que no explotó quedó como mudo testigo de aquellos terribles días.

El artefacto fue rápidamente desactivado en el lugar por un escuadrón de explosivos.


“En algunas ocasiones no es posible desarmar la bomba debido al deterioro sufrido durante las décadas que pasaron”, cuenta Leonardo.
“A la gente no la dejan acercarse; se acordona todo, trabaja la policía, y en una hora o dos ya termina todo. Pude sacar esas dos fotos con mi celular en los primeros minutos, y luego todo transcurrió con tranquilidad y terminó discretamente”, resaltó.

“En esta ciudad uno se topa con la historia mientras camina por la vereda”, relató Lospennato.
“En el piso hay pequeñas placas de bronce, recordatorias de personalidades judías que habitaban en determinados edificios; hay carteles indicando los lugares en que vivieron figuras históricas, como Einstein, Mendelsohn, o Euler... y de vez en cuando también hay una antigua bomba de 100 kilos debajo de tus pies”, especificó.

El artefacto fue trasladado a una dependencia militar en la provincia de Brandenburg, en donde se procederá a su desensamblado final.

datos que asustan
Los aviones británicos y estadounidenses arrojaron unas 1,35 millones de toneladas de bombas sobre territorio alemán.

Según el Museo Histórico de Dresde, las ciudades más afectadas por este tipo de ataques fueron Berlín, sobre la que cayeron 68.285 toneladas, Colonia (48.014 toneladas) y Hamburgo (38.319 toneladas).

En Colonia, Dortmund y Düsseldorf más de dos tercios de las viviendas quedaron destrozadas, comentó a una publicación alemana el historiador Jens Wehner en Dresden.
En 1942 el Ministerio británico a cargo aprobó la Area Bombing Directive (Directiva de Bombardeo Regional) para atacar objetivos alemanes puntuales.
El propósito era quebrar la moral de la población para que dejaran de creer en la victoria.
Gran parte de los estados federados de Alemania rastrea su terreno con imágenes satelitales y las estudia en los archivos. No es algo menor, ya que, pasados los años las bombas no pierden su poder de detonación o incluso se vuelven más peligrosas.
El especialista en remoción de munición Mollitor apunta como gran problema que “el material explosivo es químicamente estable. Desde que se descubrió el TNT, hace unos 100 años, no se detectó ningún tipo de reducción notoria de la capacidad de detonación“, señaló a una agencia de noticias alemana.
Mollitor explicó que con el tiempo, debido a la corrosión, el riesgo de autoinflamación aumenta.
El especialista lleva registro de este fenómenos desde hace 1990 en Alemania y Austria.

Desde entonces ha apuntado 20 autodetonaciones. La última fue el 21 de julio de 2013. Dejó un cráter de 15 metros.
A eso se suma la situación en los mares, donde se oxidan millones de toneladas de munición convencional y química hundida poco después de la Segunda Guerra en el Mar del Norte y en el Báltico.l
0No hay comentarios