El secreto de la eterna juventud ¿está en el sexo oral?


El secreto de la eterna juventud… ¿está en el sexo oral?



Las tigresas blancas era un grupo de mujeres taoístas, una antigua sociedad secreta, que promovía el sexo oral como una práctica que absorbe la energía sexual masculina y la inmortalidad espiritual. ¿Por qué? Porque según la filosofía taoísta, la energía sexual es la más poderosa que poseemos y, más allá del goce, podemos obtener muchos otros beneficios.

Su extraño nombre se debe a que, en Oriente, el tigre es el animal más dominante de la Tierra. Las características y actividad de estas mujeres parten del animal, ya que para poder quedar preñadas deben copular más de cien veces, porque necesitan mucho más esperma que el resto de los animales. Podríamos decir, entonces, que la tigresa es un animal muy seductor.

Su creencia es que mediante el sexo oral la mujer logra intensificar el orgasmo. Además, le ayuda a recobrar la energía sexual propia de la juventud y a restaurar la belleza general del cuerpo.AdTech Ad
Con el paso de los años, la pérdida de estrógenos y la rutina se vuelve inevitable la falta de deseo. Ellas proponen esta práctica sexual como forma natural de lograr la estimulación, para volver al juego y a la sensación de sexo adolescente apasionado. Así, consideran que podemos vencer el paso del tiempo y mantenernos jóvenes de una forma natural.

¿Cómo funciona?
El líquido seminal, también llamado “lágrimas de dragón” por los taoístas, ayudaría a que la mujer recupere su juventud y vitalidad. Las propiedades del semen son muy valiosas, pero las tigresas nunca lo ingerían. Ellas se lo esparcían por la cara y los pechos, a modo de mascarilla de belleza. Creían que las ayudaba a mantener la piel tersa y sin arrugas.

“Mediante el coito, la mujer concibe un hijo carnal. Mediante el sexo oral, vuelve a engendrar las tendencias de su niñez”, dice el Manual de la tigresa blanca.