Check the new version here

Popular channels

El tercer desastre aéreo en una semana

El avión pertenecía a una empresa española. Había partido de Burkina Faso y a los 50 minutos desapareció de los radares. Si bien se cree que el avión se estrelló debido a problemas metereológicos, investigan si pudo haber sido derribado.





Un avión de Air Algerie con 116 personas a bordo se estrelló ayer a la madrugada en Mali, confirmó el presidente de ese país africano, Ibrahim Boubakar Keita. Los restos del aparato fueron encontrados en el norte del país, tras horas de desconocerse su paradero. Se trata del tercer desastre aéreo en una semana, tras el ocurrido en Ucrania con un vuelo de Malaysia Airlines, el jueves de la semana pasada, y en Taiwan, el miércoles último (ver nota aparte).

El vuelo AH5017 despegó a la 1.17 de Uagadugú, capital de Burkina Faso, y tenía previsto aterrizar a las 5.10 en Argel, pero desapareció de los radares 50 minutos después.

El presidente de Mali dijo a la prensa que los restos de la aeronave siniestrada fueron encontrados entre las localidades de Kidal y Tessalit. Autoridades locales hallaron lo que parecen ser restos del avión desaparecido cerca de Gossi, un lugar equidistante entre la frontera de Burkina Faso al sur y la ciudad de Gao al norte, según dijeron a la agencia EFE fuentes policiales.

En el avión, perteneciente a la compañía española Swiftair, viajaban 6 tripulantes de esa nacionalidad y 50 de los 110 pasajeros eran franceses. Entre ellos había además 24 burkineses, 8 libaneses, 6 argelinos, 5 canadienses, 4 alemanes, 2 luxemburgueses y otros procedentes de Mali, Bélgica, Nigeria, Camerún, Egipto, Ucrania, Rumania y Suiza, más tres cuya nacionalidad está “en curso de investigación”.

El avión había desaparecido de los radares en la región de Gao, a unos 500 kilómetros de la frontera con Argelia. El último contacto con la torre de control se tuvo cerca de Níger, cuando el piloto indicó que había mal tiempo.

El presidente francés, François Hollande, y el ministro de Exteriores, Laurent Faubius, habían reconocido previamente que lo más probable era que el aparato se hubiera estrellado. Hollande postergó un viaje a los territorios franceses de ultramar a raíz del accidente. Según el mandatario, los pilotos cambiaron de ruta debido a las “difíciles condiciones meteorológicas”.

La misión de la ONU y los soldados franceses desplegados en Mali fueron movilizados para localizar al aparato. París envió además dos jets militares del tipo Mirage 2000 estacionados en la base francesa de Chad para buscarlo. A pesar de que la paz fue restablecida en la región, las fuerzas francesas y de Mali siguen enfrentando ataques de insurgentes vinculados a Al Qaida.

Tras el presunto derribo del Boeing de Malaysia Airlines en el este de Ucrania, se especuló con que el avión argelino podría haber sido objetivo de un ataque insurgente. Sin embargo, los analistas entrevistados en la televisión francesa dudaron de que los rebeldes puedan poseer misiles capaces de derribar un avión en pleno vuelo. En cualquier caso, París inició una investigación. El Ministerio de Fomento español también activó un gabinete de crisis.

Según informaron fuentes del gobierno citadas por medios españoles, las autoridades de Navegación Aérea y Aviación Civil están en contacto con sus homólogos de Burkina Faso, Mali y Argelia para recabar información sobre el vuelo.

La compañía española, que cuenta con una flota de unos 30 aviones y más de 400 empleados, dice que coordinará esfuerzos con Air Algerie y prestará “toda la asistencia necesaria a las autoridades en sus esfuerzos por esclarecer las causas” del incidente.

Swiftair trabaja con clientes corporativos y operadores turísticos en Europa, Africa y Oriente Medio, según informa en su página web.

El director general de la Autoridad de Aviación Civil francesa, Patrick Gandil, dijo a periodistas en París que el avión había superado una inspección en Marsella “hace dos o tres días”.

El accidente podría ser el peor para Francia desde el del vuelo 447 de Air France en pleno Atlántico en junio de 2009, que dejó 228 muertos, 72 de ellos franceses.

La autoridad de aviación civil gala activó un plan de crisis para asistir a las familias de los pasajeros, muchos de los cuales iban a tomar en Argel vuelos de conexión a París, Marsella y otras ciudades francesas.

Para Argelia se trata del segundo desastre en seis meses, después de que en febrero un Hércules C-130 militar se accidentara en el noreste montañoso del país dejando 77 muertos.
0
0
0
0No comments yet