About Taringa!

Popular channels

El tren bala cumple 50 años... pero en Japón

Una promesa incumplida en Argentina.Celebran el aniversario de una proeza técnica



El 1 de octubre de 1964, el emperador Hirohito inauguró un medio de transporte que revolucionó al mundo. El Shinkansen fue el primer tren japonés de alta velocidad; fue la nave insignia que modificó para siempre las metas del transporte masivo de pasajeros y que inició la era sin límites de los ferrocarriles ultrarápidos. El miércoles hubo festejos en Japón por este nuevo anivesario, de lo que puede considerarse una marca cultural del lejano oriente.

Años atrás, con facciones de piedra, Carlos Menem supo prometer la estratófera y el viaje fantástico a Japón. Néstor Kirchner anunció acuerdos siderales con China, que finalmente no fueron tales. Y Cristina prometió el tren bala a Rosario. Así, el transporte de ultra velocidad terminó de instalarse como una fantasía del mundo ideal soñado por los argentinos. Un sueño que no se hace realidad y que se escapa: otra promesa incumplida por la tradición política moderna local.

La inauguración del 1 de octubre de 1964 fue recreada el miércoles en la estación de Tokio a las seis de la mañana, incluyendo la cinta para cortar. A pocos días de los Juegos Olímpicos de Tokio, el primer tren bala, con su incónica punta redondeada, viajaba de Tokio a Osaka en cuatro horas, reduciendo en dos horas y media el trayecto de 513 kilómetros (319 millas). Rápidamente se convertía en un símbolo de orgullo para Japón, a menos de dos décadas del final de la Segunda Guerra Mundial, y un precursor del "milagro" económico que estaba por llegar.

El Shinkansen reavivó el interés en los ferrocarriles de alta velocidad en otros lugares, especialmente en Europa. Hoy, Francia y España están entre los líderes de alta velocidad europeos, y Turquía se convirtió el año pasado en el noveno país que opera un tren con velocidad media de 200 kilómetros por hora, según Railway Gazette. También Corea del Sur y Taiwán tienen trenes de alta velocidad. La excepción es Estados Unidos, aunque hay propuestas de construir líneas en California y Texas. Y, dicho está, también la Argentina.
0No comments yet
      GIF