El vibrador que toma selfies vaginales

Lo que antes era un derecho exclusivo de los ginecólogos, ahora está al alcance de nuestra mano, literalmente. La marca china Svakom Gaga acaba de lanzar un vibrador que tiene una cámara y una lamparita en la punta, algo así como una GoPro vaginal.



Si bien el argumento de venta que está usando la marca es que el aparato “aumenta el placer para la mujer y su pareja” al permitir tomarse las selfies más íntimas del mundo, me parece que el vibrador Gaga presenta un sinfín de posibilidades en materia de salud, conocimiento y empoderamiento femenino.

Las mujeres intuimos cuando algo no va bien en nuestra vagina, sentimos ardor, dolor y rozaduras que nos ponen en alerta. Sin embargo, a veces tenemos que esperar varios días para que el ginecólogo nos reciba en el consultorio. Algunas no tenemos seguro de gastos médicos o un servicio de salud confiable, por lo que tenemos que gastar una fortuna. Esta camarita, acompañada de la debida información, podría ahorrarnos angustias y dinero.

El aparato cuesta la módica suma de $180 dólares, lo que representa una inversión a largo plazo cuando pensamos que una revisión sencilla puede costar $70 dólares en una clínica particular. Nada sustituye el diagnóstico médico, eso es verdad. Sin embargo, tener un aparato así nos permite familiarizarnos con la apariencia de nuestra vagina, por ejemplo, en distintos momentos del ciclo menstrual, o bien, aprender cómo se ve cuando está saludable o cuando sufre algún tipo de inflamación o infección. Eso que era un derecho exclusivo del ginecólogo, nos es devuelto gracias a la tecnología, pero insisto: para que una imagen se vuelva conocimiento requiere de una interpretación bien informada

En lo que toca al asunto del erotismo y el placer, no estoy tan segura de que una foto tan, digamos, anatómicamente explícita pueda resultar erotizante para una pareja que mira del otro lado del monitor. De hecho, algunas de las imágenes que se han puesto en circulación a través de sitios y portales de salud, son tan sexys como una endoscopía del esófago o del estómago (es sarcasmo, por si acaso). Pero como dice el dicho: “Hay de todo en la viña del Señor”. Al respecto, me declaro conservadora, me inclino por las experiencias tangibles; nada sustituye al cuerpo del deseo. Lo que aún no sabemos es cómo este aparato va a cambiar los videos de porno casero, pero prefiero no especular y lo dejo a su imaginación.



El vibrador, como otros juguetes de su categoría, está hecho de silicón quirúrgico y es impermeable. Ahora cuenta con dos modelos: el que se conecta por cable a la computadora (así como el que tienen los ginecólogos en su consultorio) y el que envía las imágenes por wifi a los dispositivos móviles.

Por razones técnicas, en la punta donde están la cámara y la lámpara no tiene motor de vibración. Lo que sí tiene son varias velocidades y puede cargarse vía USB. Siendo fieles a la tecnología, la marca Svakom también brinda una definición más técnica: es un aparato que da masajes y cuenta con una función endoscópica. Independientemente de si brinda o no el placer que promete, al menos sí da la posibilidad de jugar, explorar y aprender al mismo tiempo.