El vice de Kicillof reconoció no hay trabajo para los jóvene

“Lo hemos estudiado, sabemos que si no trabajan es porque no consiguen”, reveló Emmanuel Agis.



El viceministro de Economía, Emmanuel Álvarez Agis, acaso haya pisado en falso en el proceso de “hacerse conocido” que viene desplegando a instancias de Cristina Kirchner y Axel Kicillof, no está claro si para reemplazar a este último en el Palacio de Hacienda o para alguna otra tarea destacada.
Este proceso evidente de promoción comenzó con una mención explícita de Cristina Kirchner de Agis por cadena nacional –con su respectivo encuadra de las cámaras oficiales- y continúo la semana pasada de manera aún más explícita, cuando Kicillof decidió que sea su segundo quien explique el Presupuesto en Diputados, generosidad sorpresiva, cuando es conocida la pasión del ministro por escucharse.

Agis fue el orador estrella el jueves pasado de la jornada “Capacitarse es progresar” que organizó el Comité Ejecutivo y consultivo del Programa de Respaldo a Estudiantes de Argentina (PROG.R.ES.AR), en Tecnópolis -¿en que otro lugar?- para entregar los primeros diplomas a egresados de tres cursos de “inclusión” que dicta el Gobierno a jóvenes sin empleo.

Los jóvenes presentes recibieron así sus “diplomas” en “Cursos de Introducción al Trabajo, de Formación Profesional y de Entrenamiento para el Trabajo” supuestamente orientados a “recibir herramientas relacionadas a sus derechos laborales, técnicas para buscar empleo y nociones sobre salud y seguridad en el ámbito del trabajo”.

Modestia notable de estos actores del Estado que se consuelan dando cursos sobre como buscar empleo, en vez de promover políticas para generarlo. Pero nada de esto pareció inquietar a Agis que se metió en un jardín muy complicado, cuando abordó el drama social de la nueva generación de jóvenes que ni estudian ni trabajan, conocidos como “Ni-Ni”.

“Este programa nació de una preocupación muy concreta: la ortodoxia nombraba a los jóvenes como los “ni-ni”. Decía que ustedes ni estudiaban ni trabajaban. Que ni estudiaban porque eran vagos y que ni trabajaban porque no tenían la cultura del trabajo”, analizó el viceministro.

“Y la verdad que lo pudimos estudiar y estamos pensando día a día cómo mejorar las condiciones de los argentinos, sabemos que si no estudian es porque no llegan y que si no trabajan es porque no consiguen. No porque no quieren, como lo quieren hacer parecer”, agregó el funcionario kirchnerista, acaso sin darse cuenta que estaba pronunciando una feroz autorítica para una fuerza que gobierna el país hace 11 años ininterrumpidos.

Pero no contento con detallarles una realidad que conocen de sobra, Agis le propuso a los jóvenes desempleados que “abrazaran” con entusiasmo su complicada situación actual y los transformaran en una suerte de extravagante bandera de resistencia.

Según reflexiona la propia gacetilla del Ministerio de Economía, con pretensiones sociológicas: “Álvarez Agis exhortó entonces a los jóvenes a resignificar esas categorías que son empleadas para estigmatizar al sector social con mayores problemas de ocupación. Y lo hizo apropiándose del concepto “ni-ni” para redefinirlo”.

Como una suerte de Foucault kirchnerista, el segundo de Kicillof lanzó su propuesta revolucionaria: “Abracemos pues ese término y digámosle a esos sectores que ustedes son la generación que ni los van a asustar ni los van a vencer”, agregó radiante.

“Tenemos una canción por ahí que dice: “Te juro que en estos malos momentos, los pibes siempre vamos a estar”. Yo les pido a los compañeros que nos ayuden y que le cambiemos la letra y empecemos a cantar: “Te juro que en estos buenos momentos, los pibes vamos a poder progresar, concluyó radiante.