En caída libre: la actividad industrial cayó por undécimo me

El Índice de Producción Industrial (IPI) registró en junio una caída del 2,4 por ciento, respecto del mismo mes del ano anterior, según informó la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL).

Al mismo tiempo, la producción industrial de este mes resultó 2,9 por ciento inferior a la de mayo último, incluyendo factores estacionales, mientras que si estos se corrigen, la actividad se redujo 0,6 por ciento.

En el segundo trimestre de 2014, y en la comparación interanual, la actividad industrial se contrajo 5,7 por ciento, respecto de lo observado en el mismo período de 2013.

En relación al primer trimestre de 2014, la actividad industrial del segundo trimestre del año se elevo 9%, aunque se mostró sin mejora al aplicarse la corrección estacional, resultando en una ligera contracción del 0,1%.

Por su parte, la actividad acumulada en los primeros seis meses del año resulto 4,1% inferior a la del primer semestre de 2013.

A nivel sectorial, en el acumulado para los primeros seis meses del ano y en la comparación interanual, presentaron variaciones positivas los sectores de Siderurgia (+8,1%), Proceso de Petróleo (+0,9%) e Insumos Textiles (+0,1%).

Por su parte, cinco sectores de actividad muestran una contracción interanual menor a la del promedio de la actividad industrial medida por el IPI de FIEL.

Así, la producción de Insumos Químicos y Plásticos (0,4%), Cigarrillos (0,7%), Alimentos y Bebidas (0,8%), Papel y Celulosa (1,7%) y Minerales no Metálicos (2,6%), contrajeron su actividad interanualmente en el primer semestre a un ritmo menor al de la actividad industrial agregada.

De la misma manera, los sectores de Automotores y Metalmecánica continúan evidenciando una merma de actividad marcadamente superior al promedio de los sectores industriales.

De este modo, mientras que la producción de automotores se redujo 21,1% en el primer semestre, la producción metalmecánica lo hizo 9%, en términos interanuales.

"Hacia los próximos meses, aun cuando el tercer trimestre del año suponga a priori un ajuste estacional al alza de la actividad fabril, los sectores siguen enfrentando desafíos puntuales, a los que se suma la incertidumbre sobre un potencial agravamiento de la restricción externa derivada del resultado de la negociación con los holdouts y un cada vez mas notorio efecto de deterioro de ingresos reales, el empleo y encarecimiento del costo del financiamiento", concluyó FIEL.