Check the new version here

Popular channels

En Jujuy discutimos el poder al gob. del ajuste K

“No discutimos el Gobierno, discutimos el poder en la provincia”



En este reportaje Fernando "Nando" Acosta, Secretario de Interior de la CTA, comentó como la organización identificada como Intersindical de Trabajadores Estatales (ITE) de Jujuy, ha puesto en disputa no solo el tema económico-salarial o las reivindicaciones laborales, sino que también confronta con el poder provincial. La Intersindical pluralista y clasista mantiene un duro enfrentamiento con el Gobierno de Jujuy, basándose en las decisiones asamblearias y reúne en cada movilización a miles y miles de trabajadores que salen a las calles para pelear.

La Intersindical tiene 1 año y 3 meses de existencia en la provincia de Jujuy, ha ganado importantes conflictos y se presenta como una nueva forma de organizar y conducir la voluntad de los estatales provinciales y municipales jujeños. “La ITE se constituye como una asamblea de trabajadores en donde hay sindicatos que se hacen cargo de las decisiones de esas asambleas de las que participan miles de trabajadores”, así comienza Fernando “Nando” Acosta, quien es Secretario General de ATE Jujuy y Secretario del Interior de CTA Nacional.

Nando nos dice que “es un agrupamiento basado en la unidad de trabajadores estatales, integrado por 9 organizaciones sindicales que se hacen cargo de las decisiones que toman los trabajadores en asambleas abiertas y participativas. Con esta herramienta no solo discutimos nuestras reivindicaciones, sino que también confrontamos con el poder que hay en la provincia, confrontamos contra la dominación, negociados, privilegios, clientelismo y corrupción”.

Se llama Intersindical de Trabajadores Estatales y no de gremios, no es un frente de gremios. Y en esta organización de trabajadores participan, incluso, trabajadores estatales que están afiliados a muchos otros gremios que no están en la Intersindical.

Los comienzos
La idea surge para unificar los reclamos y organizarnos como clase, luego de la traición de algunos gremios que acordaron con el Gobierno sin respetar la opinión de los trabajadores.

Fernando Acosta recuerda que “se había logrado unificar a todos los sindicatos para discutir el tema salarial, entre los que estaban los de una organización histórica como el Frente de Gremios Estatales y otros de la multisectorial. Cuando el gobierno hace una propuesta, que fue rechazada por los trabajadores, la mayoría de los gremios (de todos esos agrupamientos) firmaron y aceptaron la propuesta, a contramano de lo que opinaban los trabajadores”.

“Entonces –sigue- quedamos un grupo de sindicatos, entre los que estaba ATE Jujuy, que resolvimos convocar a una asamblea general para que los trabajadores se expresen sobre el tema salarial. A raíz de eso nos constituimos los 6 gremios que no aceptamos, es decir APUAP (profesionales), AJPJ (judiciales), APOC (Tribunal de Cuentas), ATE Jujuy, ASEP (estatales) y SIEOM (Municipales de Perico) y convocamos a todos los trabajadores, sean o no de los gremios que estábamos ahí. El resultado fue una asamblea masiva con más de 2 mil delegados y militantes, que se realizó en el Club Cuyaya”.

De ahí surgió la primer medida de fuerza y la continuidad del plan de lucha que unificó la posición de los trabajadores y permitió el triunfo posterior. “Logramos un triunfo histórico el 29 de agosto de 2013, con más de 40 mil compañeros en la plaza Belgrano, que salieron a movilizar fortaleciendo la lucha de la ITE y haciendo posible un aumento salarial por arriba de la pauta nacional y superior al arreglo que en contra de los trabajadores habían hecho los otros gremios”, destaca el dirigente de los estatales jujeños.

Esa marcha, que movilizó 40 mil trabajadores estatales, organizaciones sociales, profesionales y docentes que llegaron de todos los sectores y lugares, fue el repudio a la represión y el respaldo a la lucha salarial. El día anterior, la policía enviada por el Gobierno desalojó violentamente a los trabajadores de la Intersindical que habían tomado la Dirección de Rentas en la capital y más de 150 reparticiones en toda la provincia (escuelas, ministerios, regiones educativas, municipios, corralones, etc).

A partir de ahí se constituye como una entidad importante y se suman más gremios para integrar la Intersindical, como el gremio de los Legislativos, de los maestros, los docentes autoconvocados y un gremio que es un desprendimiento del sindicato municipal que había firmado el primer acuerdo que fue rechazado.

Conduce la asamblea
Acosta sostiene que “se van ampliando los sindicatos que la integran, pero quedó establecido, como sello de identidad de la Intersindical, el carácter asambleario de las discusiones y decisiones. El lugar para discutir es la asamblea, y ahí se discuten políticas, temas económicos, la cuestión del presupuesto, cómo es el conflicto, el enfoque legal y económico del salario mínimo, vital y móvil, cuál es el costo de la canasta familiar, etc., es decir que hay un debate muy importante que supera lo que es la reunión de las conducciones gremiales”.

De allí que “han habido momentos en que estuvieron los docentes peleando y no estaba el sindicato, es decir que hacemos lo que deciden los trabajadores y no lo que deciden las cúpulas o conducciones de los gremios”.

Las asambleas son las que van decidiendo cada instancia. En forma unánime se decidía la continuidad o no de una medida de fuerza, si se aceptaba o no una propuesta, también lo que se debate y lo que se resuelve. En esas asambleas llegaron a participar 25 mil compañeros, en medio del conflicto de marzo de este año.

Importante es destacar el carácter pluralista de las asambleas. Hasta tal punto es pluralista, que no solamente participan trabajadores que pueden tener miles de formas de ver la realidad, sino también por la pertenencia de los gremios, ya que hay gremios que están en la CGT, otros en la CTA y los que no están en ninguna central, es decir que hay diferentes visiones políticas.

¿Por qué no se ha torcido el rumbo de la ITE?
“Porque se decide en Asamblea y confiamos plenamente en la conciencia de clase de los compañeros, más allá de la característica de los sectores de trabajo de los compañeros”, contesta el Secretario del Interior de CTA.

La clave está en la solidaridad. “En algunos lugares hay relación de jefe y empleado, hay contradicciones en un hospital o escuela entre profesionales y enfermeros, porteros y docentes. Cuando se plantean estas cuestiones, la conciencia de clase supera estas diferencias y podemos seguir en conjunto, inclusive cuando en los puntos de reivindicaciones algún sector no tiene incidencia directa, pero participa de la lucha por una decisión solidaria de pelear en conjunto”.

Como está conformada desde los trabajadores, no hay nada que subordine o condicione esta organización que llamamos Intersindical. Esta Intersindical se unifica por la decisión colectiva de la clase trabajadora estatal, y no por la pertenencia de los gremios que la integran, ni por algún partido político.

Fortaleza ante los operativos divisionistas del Gobierno
Expresa el dirigente de ATE que “a la Intersindical no se le pudo quitar la representación de la clase trabajadora, a pesar de un montón de intentos de negarla, cooptar sindicatos o de armar otros agrupamientos sindicales a los cuales se les daba las respuestas o soluciones por la que pelearon los trabajadores de la Intersindical”.

“Tenemos muy presente que el gobierno intenta dividir firmando acuerdos con otros gremios, que no son los que pelean, y solamente lo hace para dividir a los sindicatos y a la clase. El gobierno lo que intenta es quebrar esa unidad y dividir a la clase trabajadora, utilizando mil formas para hacerlo, pero se ha demostrado que no lo pudieron hacer por eso se han ganado los conflictos”, indica Nando.

“También puede ser que se pierda pero eso no cambia en nada la confrontación con el gobierno. En esta confrontación, nosotros no discutimos el problema del Gobierno o del sector partidario, porque en la provincia o en los municipios y en la Legislatura, hay distintos partidos. Y eso a nosotros no nos condiciona ni nos diferencia, porque los planteos lo hacemos como clase trabajadora”.

“Peleamos por nuestras reivindicaciones, confrontamos con el poder y la dominación”
La disputa latente. Sin vacilar, Fernando Acosta asegura que “cuando planteamos el aumento salarial o pase a planta permanente, lo que la Intersindical discute es el poder en la provincia. Decimos de donde podemos sacar plata para financiar lo que reclamamos; decimos, acá se está gastando mal, en estos lugares hay privilegios y negociados; entonces, al cuestionar el tema económico, lo que los trabajadores cuestionamos es la corrupción, la dominación, el clientelismo y, fundamentalmente, la explotación.

"Si no cambiamos la distribución de los recursos y los privilegios de una minoría, tampoco habrá cambios para los trabajadores. Cuando marcamos esto, claramente estamos discutiendo el poder, y eso el gobierno no quiere porque ellos están al servicio de los sectores económicos más importantes, para beneficiarlos.

Por eso, “al ser ellos mismos gobierno y empresa, o estar vinculados al financiamiento de la política, el destino que tienen las políticas que genera el gobierno y que ejecuta el Estado es hacia un pequeño grupo de empresarios. Y el poder ellos lo necesitan para poder explotarnos, dominarnos y evitar que podamos torcer el manejo del Estado por parte del Gobierno, un manejo que es con corrupción, privilegios y negociados para pocas empresas que los pagamos todos con los servicios, y particularmente los trabajadores con sueldos y condiciones de trabajo de explotación”.

El conflicto actual
"El conflicto actual está muy duro. Nosotros tuvimos dos conflictos grandes, que significaron un gran avance en el año 2013 y otro importante a comienzos de este año, que lo ganamos en forma contundente con mucha lucha y participación en la calle de los compañeros".

Acosta evalúa, “después de esos conflictos el gobierno se trancó, se fortaleció a partir de las decisiones y aprietes del Gobierno nacional, diciendo que no pueden dar más aumento salarial de lo que dio la nación. Lo que hace es condicionar la política salarial a lo que pase en el orden nacional. Y, no teniendo un conflicto nacionalizado, en el caso de los estatales, se hace más duro.

"En la provincia hemos logrado mejorar mucho en el caso del piso salarial y en el tema de la regularización laboral o blanqueo de todos los trabajadores, por eso, cuando terminen de cumplir con los acuerdos, va a haber un pase a planta permanente generalizado de casi la totalidad de los trabajadores provinciales y municipales. Ese avance fue gracias a las luchas de la ITE".

Considera que “ahora estamos en un momento en que no hay modificación de la política salarial nacional, por eso haría falta que el conflicto estatal sea nacionalizado porque en las demás provincias pasa lo mismo. Al no tener nacionalizado el reclamo y la lucha, en la provincia tenemos un conflicto mucho más duro aún”.

“Sin embargo –agrega Nando- Lo que vemos es que hay mucha fuerza y mucha decisión de pelear por parte de los trabajadores, estamos totalmente confiados en que los compañeros están firmes porque sigue habiendo paros contundentes, movilizaciones numerosas y sigue habiendo lucha y convicción, participando masivamente en las asambleas.

“Hay convicción de que se debe pelear y que se puede ganar porque nosotros tenemos razón en que es justo y que es posible, que lo que reclamamos sea atendido y puedan cumplir”.

Criterios de lucha

"Junto a las formas organizativas y estrategias de lucha, la Intersindical ha puesto en debate los criterios para plantarse frente a las injusticias. El criterio es mejorar las condiciones de trabajo y los sueldos de la clase trabajadora, sean técnicos, profesionales, provinciales, municipales, personal de servicio, o lo que fuera. En general tenemos un concepto de decisión colectiva y de clase que está por encima de cualquier otra característica".

Explica Nando que “nosotros no peleamos solamente un porcentaje. No discutimos lo que ganamos sino lo que deberíamos ganar, no discutimos sobre cómo se trabaja sino como se debería trabajar, es decir estamos peleando en función de lo que queremos y no solamente sobre como nos tienen ellos”.

El avance en el mínimo salarial se debe a que “nosotros decimos cuánto necesita mínimamente un trabajador en su jornada normal de trabajo, para poder vivir dignamente. Y de allí peleamos por lo que debería ser el salario mínimo, vital y móvil, que hoy está alrededor de 10.000 pesos para una familia de 5 miembros. Esa suma la planteamos para todos y de allí que nos unifica para poder llevar un planteo en conjunto”.

Por Martín Molina, Equipo de Comunicación ATE Jujuy

Artículo publicado en el Periódico de la CTA Nº 106, correspondiente al mes de octubre de 2014

* Equipo de Comunicación de la CTA Jujuy
FUENTE
http://www.agenciacta.org/spip.php?article13831


danushi
0
0
0
0
0No comments yet
      GIF
      New