Check the new version here

Popular channels

En Provincia, 7 de cada 10 adolescentes se juntan a tomar al

En Provincia, 7 de cada 10 adolescentes se juntan a tomar alcohol antes de salir




Preocupa que se haga costumbre el consumo delante de mayores.

Empezó como una alternativa para hacer tiempo antes de entrar a los boliches. Pero se extendió hasta transformarse en un hábito que ahora los adolescentes consideran imprescindible y los adultos lo asumen con normalidad. Según un relevamiento del ministerio de Salud bonaerense, 9 de cada 10 chicos consultados admiten que realizan previas en sus casas, donde se juntan con amigos los fines de semana para tomar, en la antesala de la recorrida nocturna.

Para los desprevenidos, se trata de reuniones informales, entre jóvenes que esperan la hora de ingreso a los locales nocturnos con un objetivo casi excluyente: tomar bebidas alcohólicas, entre charlas y otros pasatiempos.

La encuesta se hizo este año entre estudiantes de 4°, 5° y 6° año de 500 secundarias. Junto con la Dirección de Escuelas se consultó a casi 14.000 menores y el 66% respondió que tiene como práctica habitual las previas. De ese universo, el 89% aseguró que lo hace en casas particulares. Y toman alcohol el 80% (unos 7 de cada 10).

Ante la imposibilidad de restringir una modalidad que se concreta puertas adentro de los hogares, las autoridades intentarán reforzar los controles sobre los locales que abastecen a los adolescentes. En el Registro de Comercialización de Bebidas Alcohólicas (Reba) dijeron que intensificarán controles y sanciones. “La Ley de prohibición de venta de alcohol -a menores todo el día y a mayores desde las 22 hasta las 8- prevé el cierre de los locales que tengan más de dos infracciones. Queremos que los municipios sean inflexibles con ese punto”, dijeron a Clarín en el organismo.

Las bebidas más elegidas en estas reuniones son la cerveza y el fernet (el 40% reconoce que toma más de medio litro de alguna de las dos). ¿Por qué van a las casas? Por seguridad (55%), porque es más “intimo” (29%) y porque hay menos controles (11%).

“Observamos con preocupación que el consumo de alcohol se naturaliza en los hogares. Apelamos a la responsabilidad de los adultos y les pedimos que estén atentos de modo que puedan captar si hay un consumo abusivo y problemático a tiempo”, dijo a Clarín el ministro de Salud, Alejandro Collia.

“El consumo en las casas, en presencia de los padres e incluso con los familiares revela una nueva dinámica, con vínculos renovados. Hoy el hijo está menos subordinado, hay una relación más horizontal entre padres e hijos y esto no necesariamente es malo porque contiene la posibilidad de profundizar el diálogo”, dice el sociólogo José Moreno, que intervino en la realización de la encuesta.

Al garage, al quincho o al comedor, el Estado no pueda ingresar. Por eso, apuntan a ajustar los controles, en especial en esta etapa que comienzan las fiestas de egresados y después el verano. En el último año, el Reba clausuró 27 “fiestas privadas” que se promocionaban por redes sociales. Además, se hicieron 5.700 inspecciones a bares y boliches donde se labraron 1.440 infracciones y se incautaron 1,2 millones de litros de bebida.

Aún así las estadísticas muestran otros datos preocupantes: un tercio del total de intoxicaciones asistidas en hospitales públicos provinciales son provocadas por el alcohol y, en casi la mitad de los casos, los afectados son adolescentes, que beben mucho en poco tiempo.
0
0
0
0
0No comments yet