Check the new version here

Popular channels

Encerró a su hijastra de 13 años por 5 días




Encerró a su hijastra, le pegó y la dejó sin comer


La maestra de uno de los hermanos de la niña denunció lo ocurrido.

Una nena de 13 años pasó cinco días sin ingerir alimentos ni bebidas como castigo por "portarse mal". Su padrastro la sometió a un verdadero calvario. El hecho ocurrió en la ciudad chaqueña de Sáenz Peña.



Un hombre mantuvo encerrada y sin comer durante cinco días a su hijastra de 13 años porque se había portado mal. La situación fue denunciada por la maestra de uno de los hermanos de la chica que, al conocer por boca de su alumno lo que ocurría, dio aviso a las autoridades de Sáenz Peña, en Chaco. Tanto el sujeto como la madre de la menor de edad fueron detenidos.

De acuerdo con lo informado por la comisario Sara Elisabeth Aguilera, a cargo de la División de Atención a la Mujer, fue personal docente de la Escuela 503 del barrio Antonio Zafra quien “denunció que un alumno del establecimiento pedía asistencia policial y detallaba lo que sucedía en su casa”. Así fue cómo se dio aviso a las autoridades judiciales, que, mediante el fiscal, ordenaron la intervención de la Unidad de Protección Integral -UPI- para que finalmente pudieran allanar la vivienda en cuestión con una orden que lo avalara. “Cuando llegamos al domicilio, la niña todavía permanecía encerrada”, explicó la comisario, y agregó: “El jefe de familia -de 41 años- nos dijo que esta situación se debía a una medida de protección ya que el barrio es muy peligroso”. Así fue cómo el sujeto justificó la permanencia de la chica -cuya identidad no trascendió- en el entrepiso de la casa, aislada y sin comer.

Además, lastimada

“La menor se encontraba encerrada y aislada en uno de los ambientes de la vivienda a raíz de no haber realizado algo que esta persona -su padrastro- le había ordenado. Presentaba, además, una lesión con un derrame en el ojo izquierdo por lo que de inmediato se dio aviso al fiscal que ordenó la detención de la pareja”, indicó Aguilera en declaraciones al diario local Norte.

Según trascendió, fue la propia niña quien contó a los uniformados que su padrastro no sólo había sido quien la había golpeado sino que, además, la había mantenido sin comer durante todos esos días por haberse “portado mal”.

Por otra parte, de acuerdo con lo indicado por uno de los hermanitos de la niña en cuestión, el encierro se extendía desde el domingo pasado, momento desde el que no comía. “Sólo la dejaban salir de la habitación para evacuar sus necesidades fisiológicas”, agregó la comisario. Mientras que la niña aislada recibe atención médica, sus hermanos -de 11, 9, 8 y 4 años- se encuentran a cargo de la UPI, que se encargará del “resguardo, contención y apoyo psicológico de los menores”, que, afortunadamente, no presentaban signos de abuso u otras lesiones.






0
0
0
0No comments yet