Check the new version here

Popular channels

Entraron disparando, sin importarles clientes y niños

"Entraron disparando, sin importarles clientes y niños"


El policía herido en la noche del jueves, en una pizzería de Piedras Blancas, fue confundido con el dueño del local por los delincuentes. Un disparo de una escopeta recortada le impactó en el rostro; perdió un ojo y corre peligro de quedar ciego.



Después de las 19 horas, los comercios cierran por la inseguridad en la zona. Foto: L.Carreño.

"Entraron tirando. No les importó que hubiera clientes y niños. En ningún momento dijeron que se trataba de un asalto", dijo a El País la propietaria de la pizzería "La Siciliana", Natalie Tatiana Torres.

Eran cinco minutos pasadas las 10 de la noche del jueves, en la pizzería ubicada en Avda. José Belloni y Antares. Inaugurada el 16 de octubre pasado, el local está muy bien acondicionado. Es amplio. Posee mesas, hornos y cerámicas modernas en pisos y paredes.

En el momento del asalto, detrás del mostrador se encontraba Tatiana Torres y su ex cuñado y amigo de más de 16 años, Luis Marco Villa, quien revista en la Seccional 13ª. Villa no llevaba el uniforme.

Ambos hablaban sobre el festejo del cumpleaños de uno de los hijos de Tatiana cuando dos delincuentes —uno de ellos llevaba una máscara negra y un buzo blanco, y el otro una máscara del Hombre Araña— irrumpieron en el local. Un tercero quedó de "campana" con una escopeta recortada y un cuarto conducía un Chevrolet Monza blanco. El primer disparo impactó en una columna de la pizzería, el segundo en el mostrador y el tercero en el rostro del policía. El cuarto rozó el abdomen de un cliente que esperaba un pedido cerca del mostrador.

Antes de recibir el disparo, el policía miró hacia la entrada y tuvo tiempo de gritar: "¿Qué es esto? ¡Todos al suelo!". Tatiana Torres, que se encontraba del otro lado del mostrador, se tiró al suelo. Cuando cesaron los tiros, vio a Villa con la cara ensangrentada. "No te vayas, Luis. No te vayas", logró balbucear.

El policía le pidió que se calmara con gestos de una mano.

En el momento del asalto, la pizzería estaba casi llena. Los clientes, entre ellos varios niños, corrieron a los gritos hacia un costado del local para alejarse de los disparos.

Torres dijo que intentó llamar al Servicio 911 y a otros números estatales pero "nadie vino. Uno de los mozos agarró la moto y trajo un patrullero que se encontraba en la Policlínica de Capitán Tula". Enseguida agregó: "No creo que los tiros fueran para Luis (Villa). Lo confundieron con el dueño porque estábamos los dos al lado de la caja. Vamos a seguir trabajando, porque 12 familias viven de la pizzería".

Ya en el patrullero y mediante señas, Villa le indicó a Tatiana que agarrara su celular para avisar a sus hermanos de lo ocurrido. Todos los hermanos de Villa son policías.

El policía herido se encontraba ayer estable en el CTI del Hospital Policial. Perdió el ojo derecho y tenía comprometido el izquierdo.

La dirigente de la Unión de Sindicatos Policiales (USIP), Patricia Rodríguez, dijo a El País que el gremio había solicitado que un psicólogo del Hospital Policial transmitiera la noticia a la ex esposa y a la pequeña hija del policía herido.

Después de las 19:00 horas, ningún comercio —salvo la pizzería— queda abierto en la avenida José Belloni. "Te matan por 10 pesos", dijo un vendedor de torta fritas.

Incendiado..
Luego de asaltar la pizzería, los delincuentes cargaron nafta en una estación de servicios cercana. Desenfundaron sus armas y exigieron la recaudación. En la huida, uno de los delincuentes disparó en el brazo a un pistero. Horas más tarde, la Policía encontró incendiado el Chevrolet Monza en la intersección de las calles Antares y La Vía. Había sido robado esa tarde en el Parque Batlle.
0
0
0
0No comments yet