Check the new version here

Popular channels

Es escolta de la bandera y recibió una paliza brutal

Fue en San Juan. Cuatro alumnos le pegaron a un compañero de 16 años en el aula con una piedra y una manopla. Sufrió fisura de cráneo y fractura de nariz.



Lucas no quiere volver al colegio. Este chico de 16 años, que es primer escolta de la bandera en una secundaria pública de San Juan, vivió una pesadilla el lunes a la tarde. Durante una hora libre, un grupo de compañeros lo encerró en el aula y lo golpeó con brutalidad: le fracturaron la nariz, le provocaron un corte en la cabeza y una fisura del cráneo. Dos compañeras corrieron para auxiliarlo y lograron que dejaran de golpearlo. El chico fue internado en el hospital de Niños Juan Carlos Navarro, donde anoche permanecía en observación.

El adolescente va a la escuela Procesa Sarmiento de Lenoir, en el municipio agrícola de 9 de Julio, a 23 kilómetros de la capital sanjuanina. Según el relato de su familia, Lucas estaba solo en el aula esperando a una profesora, cuando ingresaron cuatro compañeros.

Uno trabó la puerta. Lo golpearon en la cabeza con una piedra y una manopla de acero. “Le dieron en el ojo derecho, que quedó muy mal, y hay riesgo de que pierda la visión”, dijo su mamá, Carina. “ Tenían premeditado atacarlo, porque distrajeron al coordinador ”, agregó.

Aunque ocurrió en la escuela, no hubo denuncia policial desde el establecimiento. Una fuente del colegio contó a Clarín que Lucas tiene un conflicto previo con uno de sus agresores y que eso podría haber originado el ataque. La comisaría 31 comenzó una investigación de oficio, ya que la familia tampoco hizo una presentación formal. La ministra de Educación sanjuanina, Alicia García de García, reconoció que la cartera conoció el caso recién cuando se hizo público. Y prometió que van a tomar medidas.

Un portal sanjuanino publicó la versión de que Lucas habría sido agredido por “hostigar a un alumno manco”, en base a declaraciones de allegados a los alumnos agresores. Pero esto fue negado rotundamente por la madre de Lucas: “No es verdad que se burló de un compañero discapacitado. Yo lo he preparado para que sea un niño bueno, como a todos mis chicos”.

Lucas es el penúltimo de 7 hermanos. Siempre tuvo excelentes calificaciones, lo que le valió ser primer escolta de la bandera. “Mi hijo es un buen chico, con buena conducta, muy estudioso. Le hacen esto en represalia por ser buen alumno”, dijo anoche a Clarín.

La familia contó que ésta fue la segunda agresión que recibió de este grupo de compañeros. La primera ocurrió en su barrio y sus padres lo habían denunciado a la Policía. “Uno de estos chicos es vecino nuestro y hace como seis meses, con otros más, atacaron a mi hijo y a un sobrino cuando iban a hacer compras. Le hicieron cinco puntos en la boca a Lucas y fuimos con un abogado a poner la denuncia, pero nadie hizo nada’, se quejó el padre, José Luis Aballay, quien se gana la vida como jornalero.

Pero esta segunda agresión pudo haberle costado la vida. “Mi hijo me contó que estaba en el aula esperando que llegara la maestra y sintió un golpe en el costado de la cabeza que lo desvaneció. Ahí trabaron la puerta del curso y empezaron a pegarle entre los cuatro con una piedra y una manopla. Por suerte había dos compañeras que se metieron y lo rescataron’, contó el padre. “Trabajo en una finca y me pelo el trasero para darle la educación a mi hijo y estos chicos no lo dejan”, agregó. Y contó que por el trauma, su hijo no quiere volver a la escuela: “Tengo mucha impotencia”, contó el padre.

La madre insistió con el daño futuro que tendrá su hijo: “Voy a tener que ponerle un psicólogo porque no quiere ir a la escuela”. Y se quejó porque hasta ayer a la tarde, desde la escuela no se habían comunicado con los padres. Tampoco hubo declaraciones públicas del colegio. La mujer reclamó más seguridad para los chicos en la escuela: “A mí me desampararon totalmente”, dijo.
0
0
0
0No comments yet