Popular channels

Es ley la revisión técnica anual para autos y motos

Costará desde $350. Aunque ya fue publicada en el Boletín Oficial, aún deben definirse los lugares donde se harán los chequeos. Además, debe determinarse qué partes del rodado serán controladas. Se aplica en todo el país.





La verificación técnica de automotores y motovehículos ya es obligatoria en Mendoza y ayer fue publicada en el Boletín Oficial la ley que lo establece, por lo que está vigente. Con un arancel básico establecido en $350, el Ministerio de Seguridad deberá definir aspectos importantes de la reglamentación para que esta exigencia comience a aplicarse: qué piezas y sistemas de los vehículos livianos y pesados y motos deberán revisarse en los talleres, cómo será el certificado de la verificación (sticker o recibo del taller habilitado), cuánto durarán y cuál será el período de gracia para los 0 kilómetro, qué cantidad de personal policial se afectará y de qué manera se realizarán los controles.

El postulado de la normativa está: después de una discusión que se prolongó durante varios años en la provincia y respecto de la que en algún momento Capital trató de adelantarse, la normativa pone a Mendoza en sintonía con lo que se exige en el resto del país, a excepción de Córdoba.

“Tenemos un borrador de la reglamentación, pero nos falta definir aspectos concretos. Lo que puedo adelantar es que la revisión se deberá realizar en talleres particulares y no será el Estado, como algunos entienden erróneamente, quien se hará cargo de esto”, dijo el director de Seguridad Vial, Erwin Cersósimo, y aclaró: “No tiene nada que ver con la verificación de titularidad que uno hace cuando vende un auto, que se realiza en la Dirección de Automotores, de la Dirección de Investigaciones”.

Siguiendo lo que estipula la respectiva Ley Nacional de Tránsito Nº24.449, que la norma local debe respetar, la revisión técnica se refiere a la exigencia de ciertas condiciones de seguridad para que los vehículos puedan circular (frenos, luces, balizas y guiñes, motor y chasis -cuya numeración debe coincidir–, vidrios en condiciones, entre otros requisitos). Para los usados, la certificación se expide por un año, mientras los nuevos, deben comenzar a ser revisados dos años después del día de su patentamiento.


Tener un auto, una inversión
Como en su momento argumentó uno de los autores de la iniciativa, el diputado Daniel Cassia (Frente Renovador), en el proyecto de ley, “el 6% de los accidentes de tránsito se deben a fallas vehiculares; y, si bien el porcentaje puede considerarse menor respecto de los accidentes producidos por fallas humanas, no deja de ser un punto de gran importancia trabajar en lo que respecta a la formación de conciencia comunitaria en seguridad vial”.

Es cierto, la exigencia hace a la seguridad vial, pero también implicará un aumento del gasto fijo que deben considerar quienes tienen un vehículo para movilizarse. Seguro estándar contra terceros (unos $250 mensuales para un modelo de los últimos diez años, aunque el monto puede variar), un gasto básico de $1.500 en combustible (nafta súper al mes) y el pago trimestral de la patente o impuesto automotor ($800 al año, también varía de acuerdo al modelo), llevan el cálculo anual de mantenimiento de un auto de los últimos diez años, incluyendo la VTO, a una suma estimativa de $22.750, sin contar la cochera (de $300 a $600 mensuales según la zona) y algún ingreso extra al taller por mantenimiento.

No se sabe desde cuándo se pondrá en marcha la Verificación Técnica Obligatoria, pero Cersósimo adelantó que la próxima semana se reunirán con el ministro de Seguridad, Leonardo Comperatore, para definir los detalles.


Radicales temen por “negocios poco claros”
La obligatoriedad de la verificación técnica en los vehículos fue discutida hace cuatro meses en la Legislatura, según contó el senador provincial Armando Camerucci (UCR). En ese entonces, como presidente del Bloque de Senadores, votó en contra de la nueva ley al igual que otros radicales, sosteniendo su postura en la desconfianza que le generó la lectura de algunos de los puntos contemplados en su reglamentación.

Para el funcionario es necesario que se realice un control anual de los vehículos que circulan por las rutas y calles provinciales así como ocurre en el resto de las provincias, excepto Córdoba. Estas evaluaciones son importantes para aumentar la seguridad y disminuir los índices de accidentología que se producen en un gran porcentaje por la falta de condiciones óptimas en los vehículos.

Sin embargo, desconfía de la metodología que podría aplicarse para llevar a cabo estos controles. “Nos parecía que era necesario que se clarifique más de que modo se habilitarían los talleres que se encargarán de llevar adelante el análisis de los vehículos porque la situación se presta para que se generen negocios poco claros”, dijo.

Según Camerucci, el texto de la ley les generó serias sospechas por su poca transparencia y ante la duda prefirieron seguir discutiéndola aunque sus votos negativos no fueron suficientes y el Ejecutivo terminó por oficializarla como una nueva norma que comenzará a aplicarse.

Esta revisión se encuentra incluida dentro de la Ley Nacional de tránsito 24.449, en el Capítulo II artículo 34. Mientras, la Agencia Nacional de Seguridad Vial, avala esta medida en la Ley 26.363.


Los vehículos tuneados no la pasarían
“Las características de los vehículos librados al tránsito no pueden ser modificadas, salvo excepciones reglamentadas”, dice la Ley Nacional de Tránsito sobre la revisión técnica obligatoria. De tenerse en cuenta este aspecto, cualquier modificación que altere los planes con que fue diseñado un auto podría constituirse en un factor de riesgo y si se aplican en profundidad los controles que estipula la ley muchos vehículos tuneados no serían aptos para circular ya que varias de las reformas que se realizan para darle otra fachada modifican condiciones esenciales evaluadas previamente de que el producto sea lanzado a la calle. La modificación de la altura del chasis, los escapes ruidosos, la utilización de defensas, malacates o ganchos, los vidrios polarizados y las luces de xenón son algunos de los cambios más habituales que quedaron en la mira con las nuevas exigencias.
0
0
0
0No comments yet