The story you are looking for is deleted, but this may also interest you.

Escándalo por las vacunas: Ahora vacunadores a domicilio

A los 10 vacunados en el Ministerio de Salud ahora se agregan los privilegiados del Hospital Posadas que recibieron su dosis "a requerimiento del Ministerio de Salud"

Escándalo por las vacunas: Ahora vacunadores a domicilio published in Noticias

El nombre que destaca es el del expresidente Eduardo Duhalde que habría solicitado la inoculación de su esposa Chiche sus dos hijas y el vocero Carlos Mao

Luego entre los hombres cercanos al presidente Alberto Fernández figura el del fotógrafo oficial Esteban Collazo (35) el secretario general de la Presidencia Julio Vitobello y el vocero presidencial Juan Pablo Biondi

Otro hombre ligado al kirchnerismo y Alberto Fernández es Jorge Topo Devoto

El publicista también figura en la lista y la presentación de un libro suyo afín al poder político de turno fue encabezada en octubre por el propio Alberto Fernández.

Otro de los nombres que aparece en la lista es el del periodista Gabriel Michi

Según explicó la esposa el periodista,

"viajaba el 27 de febrero a Manaos, para cubrir el lugar más peligroso de la pandemia en el mundo ya que su población está infectada en un 85%, es hipertenso entre otras patologías y paciente de riesgo, iba a ser una cobertura de interés nacional, averiguó en el Hospital Posadas y le dieron un no rotundo, a los 15 días recibe un llamado del hospital en el que le decían que quedaba una dosis y que no tenían paciente asignado, que la iban a tener que tirar, si quería la vacuna fuera de urgencia, así fue, llegó y se la dieron"

El Procurador del Tesoro de La Nación, Carlos Zannini también se vacunó en en el Posadas y la esposa Patricia Alsua también aparece en la lista

Horacio Verbitsky

Recordemos que el escándalo de las vacunas VIP había sido iniciado por la confesión pública de un periodista en uno de los medios adictos al gobierno

Curiosamente el apellido del periodista figura como VERBINSKY lo cual para muchos habría sido una manera de disimular el oprobioso acto en el registro oficial