Check the new version here

Popular channels

Escocia |Separatistas presionan en las urnas

Los separatistas presionan ante los colegios electorales

Salmond celebra que el tenista Andy Murray se haya decantado por la independencia. A las seis de la mañana se sabrá el resultado en las grandes ciudades escocesas




En un día nublado pero sin lluvia, con unos 14 grados, los escoceses deciden hoy si dan carpetazo o no a 307 años de fructífera Unión con el Reino Unido para crear un nuevo Estado. Los 2.603 colegios, con sus urnas de plástico azul oscuro, han abierto a las ocho de la mañana y se cerrarán a las diez de la noche hora local (nueve de la noche en España).

Las colas son grandes, acorde a lo esperado: la votación pulverizará todos los récords de participación en Escocia, con 4.285.323 votantes registrados (el 97% del censo total) y 789.000 que ya han enviado su papeleta por correo. Algunos ciudadanos reconocen en la propia puerta de los colegios electorales que todavía no tienen absolutamente clara su decisión. Las ENCUESTAS estimaban que la bolsa de indecisos puede ser de 600.000 personas. Las casas de apuestas lo tienen sin embargo claro: 80% de posibilidades de victoria del «no» a la independencia. Pero cómo dicen en Inglaterra: “Con una posibilidad de lluvia del 20% te llevas el paraguas”.

Los tres líderes más significados de la larga y dura campaña, que sin duda dejará heridas en la sociedad escocesa, ya han votado. Alex Salmond, el primer ministro de Escocia, líder del Partido Nacionalista Escocés (SNP) desde hace 20 años, lo ha hecho cerca de su domicilio, en Strichen, Aberdeenshire, ataviado con una corbata que evoca la saltire, la bandera escocesa. No ha perdido la ocasión de seguir haciendo campaña: «Nuestro futuro está ahora en las manos de la gente de Escocia y no puede estar en un lugar más seguro».

Salmond se hizo eco de un tuit del tenista escocés Andy Murray, que tras mucho marear la perdiz y posar con la Union Jack tras algunos de sus triunfos, se ha decantado como independentista con un mesaje de: «¡Hagámoslo!». Un empujón para Salmond, feliz: «He oído que Andy ha ganado otro campeonato hoy. Es una gran noticia, ese es el mensaje para Escocia, ¡hagámoslo!». El líder separatista se refirió también a la gran afluencia de votantes, señalando que siempre que votaba en Strichen lo hacía en una pequeña habitación, pero hoy han tenido que habilitar un gran salón municipal.

Gordon Brown, el ex primer ministro británico, escocés y que ha salido al rescate de la alicaída campaña del «no», ha votado en North Queensferry, en el Community Centre, donde se detuvo a departir con vecinos ataviados con camisetas de la Union Jack. Brown, padre de una oferta de última hora de más poderes federales a los escoceses a cambio del «no», puede ver revalorizada su marchita figura política si se salva la Unión. El portavoz de Mejor Unidos, Alistair Darling, ha votado junto a su mujer en Edimburgo. Darling ha sido muy discutido. Ex ministro de Hacienda de Blair, está considerado un buen técnico, pero ha sido demasiado flemático para la refriega de la campaña y perdió el segundo debate televisivo con Salmond claramente.

Resultados

Los votos serán recontados esta noche por 32 autoridades locales, que transmitirán los resultados al centro de control general de Edimburgo. Los resultados se esperan para mañana «a la hora del desayuno». Es decir, entre las 6.30 y 7.30 hora local (7.30 a 8.30 hora española). Pero antes se conocerá el voto de las grandes ciudades. Edimburgo, la capital (459.000 habitantes), Glasgow, la ciudad más poblada (590.000) y Aberdeen (212.000) suponen el 25% de los votos, por lo que es crucial lo que allí ocurra.

Glasgow, que supone el 11,5% del electorado y podría votar «sí» y Edimburgo, que supone el 8,8% y votará salvo sorpresa «no», darán a conocer sus resultados a las cinco de la mañana locales del viernes (seis españolas). A las tres de la mañana (cuatro españolas) se sabrá ya que ha votado Aberdeenshire, comarca que aporta el 4,8% del electorado. A las tres de la mañana hora española se sabrá ya el voto de North Lanarkshire (6,3% del electorado) y de Perth (4,2%). Pero el pulso de las grandes ciudades será la gran veleta que marque el rumbo de las urnas.

La campaña ha distado de ser limpia por parte del nacionalismo. En agosto, 113 ejecutivos escoceses firmaron una carta a favor de la Unión. De ellos, 51 han dicho que han sido intimidados y amenazados. Alguno cita el siguiente mensaje: «Me han dicho que si ganan, a las ocho de la mañana del viernes seré ya un ex directivo». Los separatistas han llamado también a boicotear los productos de las compañías de esos ejecutivos. Se han recibido también llamadas de «sabemos dónde vives» y ha habido amenazas a familiares.

Desde filas unionistas se denuncia que los separatistas han repartido carteles llamando a los escoceses a ser hoy «Bravehearts» y presionar en los colegios electorales. En esos pasquines proponen organizar «Marchas de la libertad» durante la votación. Según «The Guardian» esta mañana un grupo de un centenar de manifestantes , conducidos por un gaitero, marcharon ante un colegio, utilizando a niños para hacer propaganda. Los pequeños portaban carteles de «Fin de los tories para siempre».

También es visible por toda Escocia la imaginería independentista en los alrededores de los colegios o mucha gente todavía ataviada con las camisetas, banderas, carteles y pegatinas de una campaña que ha polarizado a Escocia y dejará grandes heridas, al margen de cuál sea el resultado. El historiador de origen escocés Niall Ferguson ha comentado en un artículo que en la pasada semana, cuando acudió a Escocia a dar una conferencia, era muy claro que «había una amenaza en el aire», aunque no se explicitaba con violencia. Ferguson ha denunciado también el acoso a periodistas que seguían la campaña.

La madre de Harry Potter, J.K. Rowling, activista a favor del «no» y que donó 1 millón de libras en julio a Mejor Unidos, ha pedido que «pase lo que pase, el sábado tenemos que ser todos amigos». Unos buenos deseos que es difícil que se cumplan. De hecho aunque gane el «no», en Inglaterra y Escocia ya hay sectores que se oponen a la gran devolución de poderes a Escocia prometida por Westminster, que ven como un agravio comparativo.

La jornada del viernes, el cierre de la campaña, acabó con pasión. Salmond, el líder independentista, cerró en Perth, ante un público entregado y vociferante, con un mensaje de ahora o nunca. La estrella que puso el telón de la campaña del «no» fue el ex premier laborista Gordon Brown, que recalcó que no puede haber un ejemplo de mayor insolidaridad ante el mundo que romper una Unión exitosa de 300 años. En el mitin de cierre de «Mejor Unidos» se percibió menos euforia que en el del primer ministro independentista y un público de mayor edad. La campaña del «no» ha sufrido acosos de los nacionalistas durante toda la campaña.

Los últimos sondeos antes de la votación han seguido siendo favorables al «no» a la ruptura. De cinco ENCUESTAS, cuatro dieron al «no» una victoria de 4 puntos y otro por dos. El último fue el del «Daily Record», un diario escocés, que otorgó un 53% al «no» frente a un 47% del «sí», una ventaja de seis puntos a favor de la continuidad del Reino Unido. Horas antes, el sondeo de YouGov para «The Times» situaba por delante a los unionistas por cuatro puntos.

Pero todo está enormemente abierto, el Reino Unido baila en el filo de la navaja. Las apelaciones a la unidad de los grandes diarios serios de Londres son dramáticas, todos con portadas sábana alegóricas a la Unión, realmente atractivas. «The Daily Telegraph», el periódico conservador de más tirada, que muestra en portada una Union Jack al lado de la Saltire escocesa, titula con un poema del bardo escocés Robert Burns fechado en 1795 y en el que es un sentido canto de orgullo británico.

Todo un guiño, porque Burns es una de las citas de referencia de Salmond. El periódico recuerda en su editorial que pase lo que pase esta campaña ha hecho mucho daño al Reino Unido, incluso si no se rompe. Haciendo un juego de palabras con el nombre de la campaña del “no” cuentan que en vez de Better Together (mejor juntos) el país puede despertarse mañana «Bitter Together» (amargados juntos).

En caso de victoria del «sí» a la independencia, mañana, a primera hora de la mañana, los ministerios de Whitehall iniciarían ya las primeras reuniones para estudiar el traspaso de poderes, con participación de oficiales del Tesoro, representantes de Escocia y responsables de pensiones y trabajo del Gobierno británico. Pero el trabajo más duro del día lo tendría el gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, encargado de lograr un imposible: un divorcio tranquilo de Escocia respecto a la libra esterlina, que evite que los mercados se desplomen, que sucederá de todas formas si se impone el «si». Si gana el «no», los tres partidos de Westminster deberán cumplir su promesa de iniciar negociaciones para entregar más poderes federales a Escocia, algo que ya empieza escocer en Gales e Inglaterra.

Europa contempla el referéndum escocés con el corazón en un puño. «The Times» dedica una página a recoger las advertencias de Rajoy de que una Escocia independiente tendría muy difícil volver a la UE.
______________________________________________________________________________

UNITE A LA COMUNIDAD DE POLITICA INTERNACIONAL


http://www.taringa.net/comunidades/politica-internacional/
0
0
0
0
0No comments yet