Check the new version here

Popular channels

Estaba cocinando y fue decapitada










La escena se parecía a la de una película de terror. Tormenta, lluvia y gritos desgarradores en una casa sencilla de un barrio de Berisso. En medio de la noche, con el cuello empapado en sangre, Claudia Ana Ortiz (48) logró llegar a la vereda para pedir ayuda a sus vecinos.

Pudieron trasladarla hasta el hospital Larrain y 12 horas después murió. El caso está cubierto de misterio. Las puertas y ventanas de la vivienda, ubicada en 167, entre 26 y 27, no estaban violentadas, por lo que creen que conocía al asesino. Los familiares que entraron con los investigadores dijeron que no faltaban objetos de valor. Tampoco había desorden o indicios de que hubiera existido una pelea.

Los investigadores judiciales están desorientados. Anoche indagaban en el entorno de esta mujer, que vivía sola y era madre de cuatro hijos que residen en Olavarría. Buscaban saber si tenía alguna relación sentimental conflictiva. También intentaban hallar el celular. Sospechan que se lo llevó el homicida o que la víctima lo perdió antes del crimen.

Claudia Ortiz llevaba una vida tranquila. Era ama de casa y cobraba una pensión de su marido, fallecido hace varios años.

El episodio que terminó en homicidio ocurrió el martes cerca de las 22.30. La reconstrucción que hizo hasta ahora la Justicia es que Claudia fue atacada con un cuchillo mientras cocinaba. Las pericias determinaron que tenía dos cortes en el cuello, uno lineal y otro debajo del mentón. El arma quedó tirada a diez metros de la entrada. Pero no habría chances de encontrar huellas porque estuvo bajo el agua casi dos horas.

Cuando la encontró una vecina, Claudia apenas balbuceaba palabras inentendibles. "Estaba muy mal. No pudo contar nada de lo que pasó ahí dentro", explicó la mujer, que acompañó a un sobrino de Ortiz en el traslado de la víctima hasta el hospital. Al fondo de la casa hay un departamento que ocupa la madre, que no escuchó nada.

El fiscal Fernando Cartasegna tiene el expediente caratulado como "homicidio". Reunió varios testimonios en el barrio de Ortiz. Todos coinciden en que tenía trato con sus hijos y a veces la visitaban los nietos y sobrinos. No realizaba actividad formal. "Vivía muy humildemente con la pensión de su marido", contaron en la fiscalía los testigos. Sus únicas salidas eran las escapadas hasta el bingo de La Plata. En ese sentido, una de las líneas de investigación apunta a que el crimen esté relacionado con una posible deuda. Lo que no cierra es el monto: se especula que debía menos de 1.000 pesos.

Hay otras dos hipótesis: un intento fallido de robo o una venganza porque, según admiten en la Policía, el año pasado la asaltaron y el responsable estuvo preso hasta hace unas semanas. Mientras juntan elementos para sostener estos móviles, los agentes de la DDI de La Plata también buscan pistas en el entorno de la mujer.


FUENTE













Eso fue todo!







0
0
0
0No comments yet