Check the new version here

Popular channels

Están desesperados... (2)

LA ECONOMÍA SIGUE CAYENDO

Están desesperados... (2)


La Administración K proclama su victoria sobre el dólar 'blue' y los otros dólares no oficiales. Sin embargo, la economía no mejora. ¿La cotización es el termómetro de la victoria? Ok. ¿Cuánto tiempo más pueden mantener la presión policial/judicial/impositiva? El tiempo se agota para ejecutar las rectificaciones imprescindibles. ¿Podrán llegar a diciembre de 2015 a base de emisiones de dólares 'link'? ¿Puede mantenerse el actual endeudamiento del Estado Nacional? ¿Asistirán en silencio los presidenciables 2015 a semejante conducta de la Administración K? ¿Puede el mercado creer que la próxima Administración pagará sin modificaciones los compromisos irracionales que asumen Axel Kicillof y Alejandro Vanoli?
11/11/2014|08:23


 
Que las cotizaciones no oficiales no vuelvan a subir dependerá en gran medida de los dólares que pueda conseguir el BCRA para apuntalar sus reservas.




"(...) ¿Le comprarán al gobierno todos los bonos que quiere emitir? Con el dólar link (o “dollar linked”) parece que sí: en la primera licitación hubo más ofrecimientos de fondos que los que el gobierno buscaba. Y no es poco lo que colocó: casi 1000 millones de dólares. Hace un tiempo especulábamos que con 10 mil palos se controlaba todo. Probablemente el gobierno no tenga planes claros de qué hacer, como es su costumbre. Pero la línea de menor resistencia parece ser, de aquí en más, emitir bonos dólar-link (una bicicleta hermosa para los especuladores) cada vez que haya una amenaza de aumento del dólar."
Lucas Llach
Ciencia Maldita
 
 
CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Descorchan y festejan en la Administración K mientras envían policías, gendarmes, fiscales e inspectores a las casas de bolsa, bancos, casas de cambio, financieras, etc. Por un lado, tanta persecución sólo demuestra desesperación, que ellos afirman es determinación. Luego, una Administración que cree haber descubierto la pólvora, el dulce de leche y el marketing, sin duda supone que las batallas cambiarias son de cortísimo plazo. Mientras celebra, pierde el tiempo precioso para realizar los cambios imprescindibles que sí podrían concederle una victoria.
 
Al respecto, 3 apuntes.
 
Alcadio Oña en el diario Clarín:
 
"(...) El tándem Kicillof-Vanoli no ahorra presiones ni gastos ajenos en su intento por pinchar los dólares paralelos y evitar que las reservas sigan cayendo. Allana, suspende y multa agencias de bolsa; ha puesto en marcha una muy ventajosa bicicleta financiera con bonos a cubierto de devaluaciones que irán a la cuenta del próximo gobierno, y sepulta el eslogan moreniano de “cuidar la mesa de los argentinos” reabriendo exportaciones agrícolas antes bloqueadas.
 
Así, mientras sea posible, están logrando una paz cambiaria semejante a la de Juan Carlos Fábrega, guiada por un método también semejante: aplicar parches de apuro que no atacan las causas del problema sino sus efectos. Las causas anclan en la escasa oferta de divisas y los efectos son, justamente, la demanda provocada por la escasez de divisas.
 
Después de la devaluación de enero y del fuerte aumento de las tasas de interés, Fábrega hizo retroceder al blue y al contado con liqui y achicó al 30% la brecha con el oficial. El ministro de Economía y el actual jefe del Banco Central también consiguieron un resultado parecido con los paralelos, sólo que la brecha todavía ronda el 50%.
 
Pero existe otro número que para algunos ha pasado inadvertido en medio del barullo, aunque pulveriza consignas históricas del kirchnerismo e incluso deja atrás a otros difíciles de igualar. En los últimos doce meses, el Gobierno ha devaluado nada menos que un 43%.
 
Esto significa que el ajuste cambiario pasó de largo la inflación del 40% calculada por consultoras privadas que Kicillof se empeña en desacreditar. Y también al endiablado blue, que durante el mismo período subió 28%.
 
Y si se piensa que todo fue culpa del golpe que Fábrega le pegó al dólar oficial, vale un dato adicional también impresionante: la devaluación acumulada desde enero del año pasado alcanza al 71%.
 
El ministro de Economía ha sido siempre un crítico de las maxidevaluaciones, por al menos un par de motivos que él mismo ha explicado. Uno es que van directo a los precios y terminan pegándole a los salarios: de hecho, en el último año ni por asomo hubo un aumento en paritarias que orillara el 43%. Y el otro, que benefician a ciertas actividades concentradas.
 
Es evidente que a Kicillof se le están quemando algunos libros. Y también que ha reparado, tardíamente y a las apuradas, en que el retraso del dólar oficial encadena presiones cambiarias, aunque sea cierto que no todo el desajuste es culpa suya. (...)".
 
 
Luego, Roberto Cachanosky en su web Economía Para Todos:
 
"(...) Siempre comparando los primeros 8 meses de 2014 vs el mismo período de 2013, los ingresos tributarios aumentaron el 37,9%, los aportes y contribuciones al sistema previsional crecieron el 27,3%, otros como tasas de justicia, etc. 21,6% y las famosas rentas de la propiedad que ha inventado el gobierno subieron nada más y nada menos que el 153%. Como decía antes, si no fuera por esos $ 48.000 millones de rentas de la propiedad  extra que sacaron de la galera, los gastos corrientes crecieron 13 puntos porcentuales más que los ingresos corrientes. Un disparate mayúsculo. Mientras los ingresos corrientes, si contabilidad creativa subieron 7 puntos por debajo de la inflación, es decir, cayeron en términos reales, los gastos corrientes suben el 46,5%, o sea, 5 puntos porcentuales por encima de la inflación. Este desmanejo fiscal y conducir el país a una abismo económico es lo mismo. Impericia, capricho, ignorancia, solo Dios sabe por qué causa están haciendo semejante destrozo fiscal.
 
El gobierno se llena la boca con el discurso de desendeudamiento. En rigor, en este rubro está haciendo un lío fenomenal. El BCRA emite pesos para financiar al tesoro. Como esa emisión es muy alta, emite y luego quita del mercado parte de esa emisión monetaria utilizando diferentes instrumentos de endeudamiento como LEBACs Letras del Banco Central), NOBACs, (Notas del  Banco Central) y pases netos. ¿Qué son todos estos instrumentos de regulación monetaria? Deuda que toma el BCRA con el mercado financiero.
 
Para dar una idea del desastre de endeudamiento que está haciendo el BCRA  veamos qué ocurrió entre diciembre de 2013 y el 24 de octubre de este año. El Central incrementó su deuda en estos instrumentos en un 115%, pasando de $ 103.000 millones en diciembre 2013 a $ 222.000 millones al 24 de octubre. Al tipo de cambio oficial ese stock  de deuda es equivalente a U$S 26.500 millones. Casi el nivel de reservas que declara el BCRA. Pero lo relevante es que en menos de 10 meses el BCRA aumentó su deuda en el equivalente a U$S 14.000 millones, 10 veces más que lo que se niega a pagarle a NML y por eso entramos en default y desacato y ahora nos reclaman U$S 6.500 millones.
 
Que la deuda sea en pesos y no en moneda extranjera no cambia nada, salvo que la idea del gobierno sea no pagar la deuda que contrae o bien pagarla con una fenomenal emisión monetaria que genere un estallido inflacionario. Cambiar de acreedor y de moneda no significa desendeudarse.
 
Es más, el tesoro aumentó su deuda con el BCRA mediante los llamados adelantos transitorios. Es decir, el Central emite pesos para financiar al tesoro y el tesoro le entrega al Central un papelito en el cual le reconoce la deuda. Tomando el stock de deuda que tenía el tesoro con el BCRA en los últimos 12 meses, vemos un aumento de $ 41.800 millones, equivalente a otros U$S 5.200 millones de aumento del Central.
 
Pero la historia sigue. El tesoro le quita reservas al Central y a cambio le entrega unos papelitos que denomina Letras Intransferibles, que vencen del 2016 al 2022. En este caso la deuda del tesoro aumentó otros $ 142.000 millones en los últimos 12 meses, el equivalente a U$U 17.000 millones.
 
Es decir, el gobierno no solo tiene un fenomenal lío fiscal porque el gasto aumenta mucho más rápido que la recaudación, sino que el déficit fiscal que le genere ese desbalance lo financia por un lado con emisión monetaria, acentuando el proceso inflacionario, y además se endeuda en el mercado interno desplazando al sector privado del mercado crediticio al tomar tanta deuda para cubrir la otra parte del bache fiscal y, encima, dice que está desendeudándose. (...)"
 
 
Acerca de esta cuestión, el empresario Gastón Utrera amplió en el diario La Voz del Interior, de la ciudad de Córdoba, aunque relativizando la inminencia del derrumbe:
 
"(...) Vanoli efectivamente evitó hasta ahora una devaluación como la de enero.
 
Tiene sentido cuando es claro, como ocurrió en enero, que en un contexto inflacionario, las devaluaciones se trasladan rápidamente a los precios internos, licuando su efecto sobre la competitividad cambiaria. Aunque esto implique que el problema de atraso cambiario continúe sin resolverse.
 
Y a pesar de no haber subido las tasas de interés, logró bajar las distintas versiones de dólar no oficial, como dólar paralelo, contado con liquidación y dólar bolsa, con fuertes controles con Gendarmería en el caso de operadores en el mercado paralelo y controles y sanciones a operadores bursátiles por las otras dos modalidades.
 
Este tipo de medidas es, naturalmente, de corto plazo.
 
Que las cotizaciones no oficiales no vuelvan a subir dependerá en gran medida de los dólares que pueda conseguir el BCRA para apuntalar sus reservas.
 
Nada de lo anterior soluciona los principales problemas de la economía, como la elevada inflación, el atraso cambiario y la recesión, problemas que seguramente continuarán durante 2015. (...)".
 
 
Agustín Monteverde en su newsletter InC:
 
"(...) • El agujero fiscal está adquiriendo proporciones impensadas. Los ingresos genuinos crecen 21 puntos porcentuales por debajo de lo que creció el gasto.
 
El gasto asciende bien por arriba de la inflación mientras que los ingresos ordinarios lo hacen muy por debajo; esta trayectoria es claramente insostenible.
 
• Sin computar el maquillaje contable de las rentas de la propiedad, el déficit final salta 272% frente a agosto de 2013.
 
• Aun más dramático es el cambio en el resultado primario, que se vuelve deficitario en nada menos que $ 17.532 millones, los que es 362% mayor al desequilibrio sufrido un año antes, al descontar los mencionados movimientos contables.
 
• Sin contar el auxilio de las rentas de propiedad, el desequilibrio financiero acumulado en los primeros ocho meses se ubica en $ 119.000 millones.
 
• Durante el mismo período de 2013, el rojo medido —con igual metodología—sumó $ 32.000 millones, poco más que la cuarta parte del de este año.
 
• Todo 2013 cerró con un déficit real de $ 124.000 millones, rojo que en los dos cuatrimestres más favorables ya casi se alcanzó.
 
• En estas condiciones, el déficit financiero real para todo 2014 podría superar los $ 300.000 millones, que deberían bancarse fundamentalmente con emisión. (...)".
0
0
0
0No comments yet