Check the new version here

Popular channels

Estan presos por contratar "matones" y "eliminar" a sus...





Un farmacéutico y su hijo, presos por contratar matones para eliminar a competidores



Los investigan por al menos tres casos. Uno de ellos terminó con la muerte de un policía.







Un empresario farmacéutico y su hijo fueron detenidos tras una serie de atentados que, con el fin de avanzar en los negocios y apartar a potenciales competidores del rubro, fueron cometidos en Rosario entre agosto de 2012 y febrero de 2013. En la causa se trabaja para determinar la contratación de matones, ataques a balazos e intimidaciones contra un abogado, una inspectora y un médico. Incluso podría sumarse al expediente la muerte de un policía que intervino tras uno de los episodios y fue asesinado a balazos.
El caso involucra a un hombre de 66 años, y a su hijo, de 39, ambos propietarios –en la época de los ataques– de tres farmacias céntricas de Rosario. De acuerdo a la imputación judicial, los atentados se planificaron como parte de la disputa por la apertura y ubicación de nuevos locales. Pero los acusados buscaban además apoderarse de un botín más jugoso, capaz de generar importantes ganancias:convertirse en prestadores del PAMI, la obra social de los jubilados y pensionados.
“El trasfondo de esto es la disputa por ver quiénes se convierten en prestatarios del PAMI y quiénes y cómo se ubican las farmacias en Rosario. Ese es el conflicto subyacente. De lo contrario, no se explica la belicosidad ni la locura de esta gente”, explicaron a Clarín fuentes de la investigación.
Padre e hijo están señalados como autores intelectuales de los delitos de amenazas y daños. En el caso del abogado Alberto Tortajada, quien representaba a farmacéuticos enfrentados con los detenidos y fue atacado a balazos en su estudio, se suma la tentativa de homicidio. Aquel 7 de septiembre de 2012, Tortajada tuvo suerte: al sicario se le trabó el arma después de efectuar tres disparos.
También los investigan por las amenazas al médico Omar Ulloa, dueño de la red Farmavip, quien planificaba extender su negocio en Rosario. El 5 de febrero de 2013, dos personas ingresaron en su clínica del centro, lo golpearon y le exigieron no abrir un local.
En la huida, los atacantes se enfrentaron a tiros con un policía que custodiaba la cuadra. Carlos Dolce, de 34 años, estaba de civil. Lo mataron de varios balazos. Se estudia si es posible aplicar un dolo eventual a ambos por el crimen.
Pablo Peralta y Hernán Núñez fueron atrapados en la huida. En el caso del primero se comprobó que había sido el brazo ejecutor del ataque a Tortajada. En la causa quedó al descubierto la relación que el sicario tenía con Ramón “Monchi” Machuca, uno de los líderes de la banda narco “Los Monos”.
La Justicia tiene pruebas contra el padre y el hijo por un ataque a balazos en agosto de 2012 contra la propiedad de la ex titular de inspección de farmacias de la 2ª Circunscripción, Patricia Kleinlein, quien había dispuesto sanciones contra locales del hombre.
Existen indicios de otros tres ataques, aunque las pruebas no son tan firmes. Uno de ellos contra el titular del Colegio de Farmacéuticos, Norberto Herbas. “No sólo hacía gala de sus vínculos políticos, sino que mandaba a apretar a la gente.
Un loco. Un tipo denso, pesado ”, comentaban ayer en los tribunales de Rosario. La Justicia trabaja sobre otro punto: las conexiones que padre e hijo ostentaban tener. Un elemento clave para determinar si existen más integrantes en la red mafiosa.


0
0
0
0
0No comments yet
      GIF
      New