Estonia revoluciona el mundo ofreciendo residencia digital.

Estonia, el pequeño país báltico de 1,3 millones de habitantes, será el primero en ofrecer una residencia digital a ciudadanos de todo el mundo. La emisión de tarjetas de identificación inteligentes comenzará a fin de año y cualquiera puede aplicar para ser un e-estoniano.







Desde la obtención de sus identidades digitales, al igual que los residentes de Estonia, los e-estonianos podrán disfrutar de todas las ventajas de ser un residente en Estonia: tener y operar con cuentas bancarias en Estonia, tramitaciones gubernamentales, administración empresarial e incluso sanidad", asegura Siim Sikkut, asesor de políticas de TIC (tecnología de comunicación e información) a la Delegación del Gobierno de Estonia, según reporta IBTimes Reino Unido y recoge el sitio Alt1040.

La emisión de estas identidades digitales tienen el objetivo de convertir, junto a la totalidad de la iniciativa e-Estonia, al país báltico en una de las sociedades digitales más avanzadas del mundo a través de la infraestructura digital y la colaboración del gobierno estonio con la industria TIC. Las tarjetas de identidad estarán disponibles a través de la policía y la guardia fronteriza de Estonia, y el plan es extender su disponibilidad a través de las embajadas repartidas por todo el mundo hasta fines del 2015.

El certificado de residencia digital asegura el acceso a multitud de servicios online, así como la posibilidad de firmar digitalmente con validez legal equivalente a la firma física de una persona de nacionalidad estonia.

El servicio está destinado principalmente a aquellas personas que tienen algún tipo de relación con Estonia, desde negocios, estudios o simplemente estancia turística; aunque según asegura Siim Sikkut esperan que atraiga a nuevos clientes a la Estonia digital por la funcionalidad de sus servicios y plataforma disponible por todo el mundo.

En Estonia, donde viven poco más de 1,3 millones de personas, se paga un impuesto sobre la renta único del 21% y los beneficios empresariales reinvertidos están libres de impuestos. El IVA es del 20%.