Popular channels

Estoy en contra de la agresión a huevazos a Domingo Cavallo

CON ADOQUINES LE TIENEN QUE TIRAR A ESE HIJO DE MIL PUTAAAAA!!!(PERDÓN POR EL EXABRUPTO), ES LO UNICO QUE NOS QUEDA ES EL REPUDIO SOCIAL A ESTE TIPO DE PERSONAJES HABLANDO LIBREMENTE MIENTRAS MATO A TANTA GENTE JUBILDADOS, GENTE SIN TRABAJO, CHICOS SIN EDUCACIÓN....

Al grito de "ladrón vendepatria", dos jóvenes irrumpieron en el auditorio San Agustín de la Universidad Católica de Puerto Madero. Los agresores fueron reducidos por Prefectura.Mirá el video.

Al grito de "ladrón vendepatria" dos jóvenes irrumpieron ayer en el salón auditorio San Agustín de la Universidad Católica (en Puerto Madero) donde iba a llevarse a cabo una conferencia sobre el "futuro de la política monetaria". Le arrojaron huevazos y debieron ser reducidos por Prefectura.

Al ver acercarse a los agresores, el ex ministro de economía de Carlos Menem y Fernando De La Rúa se escondió debajo de la mesa y los huevos aparentemente no hicieron blanco en su persona.

Previo a este incidente, otro joven se había acercado para insultarlo pero fue rápidamente controlado y retirado del salón.

En la mesa donde Cavallo se disponía a disertar también se encontraban Mario Blejer y Javier González Fraga, también dispuestos a disertar.

En el lugar se encontraba el economista Orlando Ferreres quien, en diálogo con Cadena 3, relató lo sucedido: "Arrojaron huevos y trataron de molestarlo".

"Es feo que a alguien no lo dejen hablar. Será que le tienen miedo", opinó.

"Uno puede estar de acuerdo o no, pero hay que dejar al otro que diga lo suyo", agregó.



link: https://www.youtube.com/watch?v=3R4beTBMClQ

Para los mas chicos esto es lo que paso en los "hermosos 90"...

Políticas económicas en la Argentina en la década del 90


Un poco de historia.

Desde el gobierno de Raúl Alfonsín se acarreaba una hiperinflación que había resultado difícil de controlar. De hecho hay una frase que pronunciada por Juan Carlos Pugliese, en el momento en que era Ministro de Economía, refiriéndose a una charla que tuvo con agentes financieros: "Les hablé con el corazón y me respondieron con el bolsillo".



La trágica experiencia de hiperinflación y recesión, el deterioro de las cuentas fiscales, el elevado endeudamiento, la caída de las reservas y la huida de capitales obligaron a Menem a abandonar sus promesas electorales de "salariazo y revolución productiva", buscando apoyo en los principales agentes económicos. La idea era buscar el retorno a la estabilidad. Para lograrlo, la búsqueda de credibilidad incidió en la elección de su primer ministro de economía Miguel Roig y, luego de su deceso, a Rapanelli, que implicaba una alianza con los principales agentes económicos. También nombró como parte de esta búsqueda del aval del poder económico a Álvaro Alzogaray como asesor presidencial en temas de la deuda externa. Se acercó entonces al gobierno un conjunto de organizaciones empresarias representativas de la gran burguesía nacional. Para esto se dejó de lado a muchísimos sindicatos obreros, quienes comenzaban a observar que las promesas de mejores salarios no se concretaban y que el gobierno veía lejos de ellos la solución a la crisis.
Para que los acreedores externos comenzaran a recuperar la deuda que tenía el Estado con ellos se inició un proceso de privatización de empresas públicas, que según las palabras de Rubén Beremblum, jefe de cátedra de la materia Historia Económica y Social Argentina dictada en la Universidad de Buenos Aires, "marcaría el estancamiento de la economía durante, por lo menos, 30 años".



Aspectos sociales

Dejando de lado los aspectos estrictamente económicos y centrándonos en las consecuencias que generaron estos en la sociedad, podemos observar que la marca que se dejó en los sectores bajos fue difícil de sanear. Para reflejar esto tomaremos algunos datos representativos de la situación social. Por ejemplo, si tomamos la distribución del ingreso veremos que "los datos para octubre de 1999, establecidos por el INDEC, indicaban que en la Capital Federal y en el Gran Buenos Aires, el 10% más rico de la población ganaba 24 veces el ingreso percibido por el 10% más pobre. A partir de 1991, el desempleo se constituyó en el factor determinante de la elevación de la desigualdad de los ingresos familiares. La caída de los salarios de aquellos preceptores que permanecieron ocupados también contribuyó a acentuar dicha desigualdad. Ambos factores se dieron en marco de precios estables y de crecimiento económico, contradiciendo los supuestos de la teoría del derrame que afirma que el crecimiento es la condición para una mejor distribución de la riqueza" ("Crisis y alternativas de la política económica argentina", de Aldo Ferrer).



Otro indicador que nos sirve para constatar la mala situación social que se vivió y constatar la inequidad es la línea de la pobreza. Según datos del INDEC en 1998 se estimaba que los ingresos del 60% de los hogares de la Capital y Gran Buenos Aires era inferior a los 1000 pesos mensuales y no alcanzaba a cubrir los costos de una canasta familiar. La pobreza y la indigencia afectaban fundamentalmente a los niños, aunque tampoco los adultos quedaron exentos de esta situación.
Según Juan Andrino, quien realizó su tesis acerca de las políticas económicas desde 1983 hasta la actualidad, " la caída salarial, la regresiva distribución de los ingresos, la precarización y el desempleo se constituyen en los factores estructurales que explican la intensidad de la pobreza y el incremento de su heterogeneidad".



De todas maneras el gobierno menemista podría no ser el culpable de estas cuestiones, sino que fueran consecuencias de detener la inflación. Naturalmente podrían ser los defectos del plan, mientras que el gobierno realizó intentos por solucionar estos inconvenientes. Sin embargo, este no fue el caso.



Acerca de las políticas que realizó el Estado para mejorar las condiciones sociales Liliana Canestrari, profesora titular de la materia Historia Económica y Social Argentina en la Universidad de Buenos Aires, exponía que "la política de asignaciones familiares, o sea la subvención que otorgaba el Estado a las familias más carenciadas, resultó insuficiente para el sostenimiento de los ingresos. Los que se desempeñaban en trabajos informales no percibieron los beneficios que esta política establecía. Por otra parte, el seguro de desempleo y las políticas de empleo tampoco modificaron sustancialmente la situación de los sectores pobres, ya que esta medida no ayudaba a incrementar su calidad de vida". Tal vez lo que resultó preocupante es el deterioro del sistema educativo que se ve reflejado en esta época.

.jpg]



Saqueos expontaneos



Distintas visiones y conclusión

Para formular la disyuntiva que existe acerca de la correcta aplicación de este modelo mostraremos la opinión de distintos autores y sus diferentes justificaciones. Consultado por la revista Zona de Clarín en el 2004 acerca de las razones por las que el modelo de la Convertibilidad no pudo mantenerse exitoso, Roberto Alemann, ex - Ministro de Economía en el gobierno de Leopoldo Galtieri, respondió que "hubo un déficit muy grande de las cuentas públicas, en parte por deudas heredades de la década de los 80. Eso mantiene alta la tasa de interés e impide el crecimiento, frena el consumo y la inversión. Y no permite que baje el desempleo. Los cambios de los 90 son "irreversibles" pero falta recaudar para equilibrar las cuentas públicas". El historiador y profesor universitario Jorge Schvarzer tiene otra visión, ya que sostiene que "en los 90, la Argentina no recuperó un ritmo de crecimiento significativo. Hubo una recuperación entre 1991 y 1993, luego de una gran caída en 1989-90, recesión en 1995 y desde 1998 estamos nuevamente en retroceso. En la industria, el crecimiento fue, en promedio, del dos por ciento, apenas por encima de lo que aumentó la población. Manipulando las estadísticas, hay quienes dicen que el balance es positivo y que profundicemos estas políticas. Después de 25 años, decir que no crecemos porque necesitamos nuevas reformas suena a fantasía".





De forma ilustrativa podemos tomar las declaraciones realizadas por el mismo Domingo Cavallo, que salieron publicadas en el diario La Nación en marzo del 2006. "Hay que erradicar la mentira y el engaño, hay que volver a las reglas de juego que tuvo la Argentina en la década del 90, perfeccionadas pero no oscurecidas como viene ocurriendo desde el 2002", declaró el ex - ministro como método para solucionar la inflación que se veía en el gobierno de Nestor Kirchner.
En conclusión podemos determinar que las políticas económicas utilizadas desde 1889 hasta 1999 fueron ampliamente negativas para las clases sociales bajas y para el futuro de la economía nacional en general. Sin embargo, hace falta admitir que la paridad cambiaria en un principio permitió el cese de la hiperinflación. Pero lo cierto es que en el modelo "uno a uno" entre el dólar y el peso es inviable en términos permanentes para una economía con tan pocos ingresos constantes de dólares como la Argentina. Por ello, para continuar con esta paridad se recurrió a medidas que perjudicaron ampliamente al país como las privatizaciones y la flexibilización laboral.



Lo cierto es que en determinado momento (alrededor del año 1994, cuando empezó a caer el ingreso de dólares) se debió poner un fin a esta etapa e implementar una devaluación del peso para evitar, entre otras cosas, que el país continué endeudándose con el exterior.



Lamentablemente, el afán por mantenerse en el poder, la corrupción de muchos sectores políticos y la ceguera electoral generaron una profunda cicatriz en la economía argentina que llevara mucho tiempo cerrar.




0
0
0
0No comments yet