Popular channels

Estudiantes de Izquierda insultaron a Embajadora de USA

Estudiantes de grupos de izquierda protestaron ayer en la UNCuyo cuando la embajadora de Estados Unidos en Argentina iba a dar una conferencia. La mujer defendió el Premio Nobel de la Paz entregado a Obama. Los medios porteños se hicieron eco y algunas hablaron de escándalo.



Dos co­sas que­da­ron cla­ras tras la vi­si­ta a Men­do­za de la nue­va em­ba­ja­do­ra de Es­ta­dos Uni­dos en la Ar­gen­ti­na: que ya na­die es­tá a sal­vo de los es­cra­ches y que el pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma aún no ha he­cho na­da pa­ra me­re­cer el Pre­mio No­bel de la Paz.

Ayer, la fla­man­te em­ba­ja­do­ra nor­tea­me­ri­ca­na Vil­ma Mar­tí­nez vi­vió en car­ne pro­pia el ya arrai­ga­do y au­tóc­to­no mo­do de pro­tes­ta.

En la Fa­cul­tad de Cien­cias Mé­di­cas de la UN­Cu­yo unos 50 es­tu­dian­tes de iz­quier­da obli­ga­ron a la má­xi­ma re­pre­sen­tan­te de Es­ta­dos Uni­dos en el país a mu­dar de sa­la una con­fe­ren­cia que es­ta­ba a pun­to de dar. Los es­tu­dian­tes lo­gra­ron po­ner en mar­cha un es­cra­che re­pu­dian­do el con­flic­to la­bo­ral con la Kraft (ex Te­rra­bu­si) y la po­si­ción del país del Nor­te an­te el gol­pe de Es­ta­do en Hon­du­ras.

Vil­ma Mar­tí­nez, la pri­me­ra mu­jer que ocu­pa la em­ba­ja­da es­ta­dou­ni­den­se en Bue­nos Ai­res, des­cen­dien­te de me­xi­ca­nos y abo­ga­da es­pe­cia­lis­ta en de­re­chos ci­vi­les y mi­no­rías (se­gún in­for­mó la se­de di­plo­má­ti­ca) lle­gó a la pro­vin­cia con una nu­tri­da agen­da que in­clu­yó reu­nio­nes con rec­to­res y em­pre­sa­rios.

En Me­di­ci­na se dis­po­nía ayer a la sies­ta a ha­blar an­te un au­di­to­rio de unas 200 per­so­nas so­bre el fu­tu­ro de las re­la­cio­nes am­bos paí­ses.

Pe­ro el ini­cio de la con­fe­ren­cia fue in­te­rrum­pi­do por un ines­pe­ra­do es­cra­che con pan­car­tas y con­sig­nas a vi­va voz con­tra Es­ta­dos Uni­dos que obli­gó a tras­la­dar el ac­to del Au­la Mag­na al Con­se­jo Aca­dé­mi­co, don­de fi­nal­men­te se rea­li­zó
Más tar­de, la di­plo­má­ti­ca afir­mó en una vi­si­ta al ins­ti­tu­to Ami­ca­na: “Mu­chos años in­te­gré la me­sa di­rec­ti­va de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia. Sé de las di­fe­ren­cias, pe­ro hoy (por ayer) sen­tí tris­te­za por­que es­cu­ché a los ma­ni­fes­tan­tes y ellos no me de­ja­ron dar­les mi men­sa­je”.

Pre­mia­do por lo que pue­da ha­cer
An­te la pren­sa, la di­plo­má­ti­ca de­fen­dió el Pre­mio No­bel de la Paz otor­ga­do a su pre­si­den­te, Ba­rack Oba­ma, ad­mi­tien­do que se lo han da­do no por lo que ha­ya he­cho si­no por lo que pue­da ha­cer.

“La ra­zón por la que se lo otor­ga­ron es por sus as­pi­ra­cio­nes pa­ra un mun­do me­jor”, se­ña­ló Mar­tí­nez.

Cuan­do se le re­mar­có que es una as­pi­ra­ción de gran par­te de la hu­ma­ni­dad res­pon­dió que “la di­fe­ren­cia es que él es el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos”. Y cuan­do se le con­sul­tó si el an­te­rior pre­si­den­te Geor­ge Bush no que­ría tam­bién un mun­do me­jor con­tes­tó: “Eso se lo pue­de pre­gun­tar a Bush”.

La can­ci­ller se ex­cu­só de re­fe­rir­se al con­flic­to de la ex Te­rra­bu­si y des­ta­có que el ob­je­ti­vo de su ges­tión es “for­ta­le­cer, me­jo­rar y es­tre­char la re­la­ción que he­mos te­ni­do con Ar­gen­ti­na du­ran­te mu­chos años”.

“Que­re­mos in­cre­men­tar aún más el in­ter­cam­bio co­mer­cial y es­tu­dian­til y la lu­cha con­tra las dro­gas, me­tas en las que am­bos paí­ses coin­ci­di­mos”.

fuente
0
0
0
0No comments yet