Check the new version here

Popular channels

Etnocidio islámico: Yazidíes convertidas y violadas


El Estado Islámico (EI) mantiene como rehenes a cientos de miembros de la minoría yazidí en Irak, los cuales ha forzado a convertirse al islam y a las mujeres a casarse con los jihadistas, denunció Human Rights Watch (HRW).




"Los horrendos crímenes del Estado Islámico contra los yazidíes en Irak siguen aumentando", lamentó el asesor especial de HRW Fred Abrahams en un informe.

Abrahams señaló que han escuchado "historias impactantes de conversiones religiosas y de matrimonios forzados, e incluso de asalto sexual y de esclavitud", en algunos casos de niños.

El informe criticó que el Estado Islámico ha separado de forma sistemática a las mujeres y adolescentes de sus familias para obligarlas a casarse con sus combatientes, según los testimonios de familiares y de 16 rehenes que lograron escapar de los jihadistas.

Ninguna de las víctimas contactadas por HRW dijo haber sido violada, pero si apuntaron que otras chicas detenidas sufrieron violaciones, aunque la ONG cree que debido al estigma social que supone este hecho hay mujeres que prefieren ocultarlo.

"El secuestro y los abusos sistemáticos contra los civiles yazidíes pueden constituir crímenes contra la humanidad", afirmó HRW.

Las capturas se produjeron a principios de agosto y también incluyeron a decenas de civiles de otras minorías religiosas y étnicas, como cristianos, chiíes shabak (confesión derivada del chiísmo que agrega elementos de otras creencias) o turcomanos.

Los datos no permiten precisar la cifra de rehenes en manos del Estado Islámico, que de acuerdo con los testimonios recopilados por HRW oscilarían entre cerca de 400 y un millar.

Navin, una mujer que a principios de septiembre escapó del Estado Islámico con sus cuatro hijos menores de edad, explicó a HRW que entre las obligadas a contraer matrimonio figuran algunas jóvenes que estaban casadas pero no tenían hijos.

Esta mujer también dijo que en la prisión de Badush, varios chicos fueron separados del resto para ser sometidos a "educación religiosa".

Una chica identificada como Adlee, de 17 años, capturada en la ciudad occidental de Faluya, denunció que los jihadistas la golpearon y abofetearon para que se rindiera a sus deseos.

Algunas entrevistadas afirmaron que los combatientes del Estado Islámico las compraron. Una de ellas, Rewshe, de 15 años, dijo que un jihadista pagó por ella 1.000 dólares.

Otras como Seve, de 19 años, vieron como los jihadistas mataron a su marido y luego fueron obligadas a casarse con alguno de los combatientes bajo amenazas.

El Estado Islámico mantiene a los rehenes detenidos en diversas localizaciones, la mayoría en las ciudades septentrionales iraquíes de Mosul y Tal Afar, y a algunos los ha trasladado a zonas del este de Siria.

Los secuestrados permanecen en escuelas, cárceles, bases militares, oficinas gubernamentales y casas privadas, de los que los jihadistas no les permiten salir.

Más de 500 mil yazidíes y miembros de otras religiones minoritarias han huido del norte de Irak desde junio pasado, y otros cientos han sido asesinados, según datos de la ONU.

El origen de los yazidíes, de etnia kurda y cuya religión se basa en el zoroastrismo, se remonta a varios siglos atrás. Su creencia en el Ángel Caído como representante de Dios ha hecho que se les conozca como "adoradores del Diablo" por otras religiones.
0
0
0
0
0No comments yet
      GIF
      New