Check the new version here

Popular channels

Ex prisionero Sirio en Argentina:"Vine acá para luchar"

Un ex prisionero de Guantánamo sirio vino a la Argentina y pide asilo para otros detenidos en esa base estadounidense

Jihad Ahmad Diyab, refugiado en Uruguay, viajó al país para pedir por sus ex compañeros que siguen en el centro de detención para acusados por terrorismo; "Vine acá para luchar", dijo en una entrevista con medios populares.

"Por ejemplo el gobierno argentino puede recibir presos de Guantánamo acá de forma humanitaria", deslizó el sirio, también conocido como Abu Wa'el Dhiab, el único de los seis ex prisioneros que no habían hablado hasta el momento con los medios.



Vestido con el traje naranja que vistió durante los peores 12 años y cuatro meses de su vida, aquellos en los que estuvo encerrado en la prisión de Guantánamo, Jihad Ahmad Diyab, vino a la Argentino y dio una entrevista a cuatro medios populares, en las que contó que llegó al país con el objetivo de pedir asilo para sus ex compañeros de la base de detención estadounidense para acusados por terrorismo.

Diyab es uno de los seis presos de Guantánamo que fueron liberados en diciembre último y recibidos por Uruguay, por una decisión del presidente, José "Pepe" Mujica , que no estuvo exenta de polémica.

"Yo antes de salir de Guantánamo estaba en un lugar donde tenía la comida forzada. Es un tubo que pasaba por la nariz para forzarme a comer. Ahí hablé con un compañero de Yemen que me dijo «cuando salgas no nos olvides». Y bueno, yo me emocioné mucho, nunca voy a olvidar los compañeros que están allá y por eso es que vine para acá para luchar", dijo Diyab en su diálogo con Barricada TV, Radio Madre (de las Madres de Plaza de Mayo), Resumen Latinoamericano y Radio Gráfica.

"Nunca voy a olvidar los compañeros que están allá y por eso es que vine para acá para luchar. Por ejemplo, el gobierno argentino puede recibir presos de Guantánamo acá de forma humanitaria"

"Por ejemplo el gobierno argentino puede recibir presos de Guantánamo acá de forma humanitaria", deslizó el sirio, también conocido como Abu Wa'el Dhiab, el único de los seis ex prisioneros que no habían hablado hasta el momento con los medios.

Durante la entrevista, Diyab habló en árabe con la traducción al español de un tunecino que reside en Argentina.

Según el semanario Búsqueda, el sirio viajó a la Argentina el domingo 8 de febrero acompañado por una periodista local, activista de derechos humanos y defensora de la causa palestina. Se desconoce si sigue en este momento en el país.
Quién es

Diyab tiene 43 años y tenía cuatro hijos pero uno murió en la guerra, según contó en diciembre el diario El País."Hoy su familia está en Turquía pero vivió en Siria, emigró a Afganistán y en agosto de 2001 se instaló en Paquistán. Ahí fue detenido y «acusado» de integrar células terroristas de Al Qaeda. No había pruebas ni se presentaron cargos en su contra. En 2009 el gobierno norteamericano aceptó su liberación pero debió esperar otros tres años para abandonar la cárcel", precisó el periódico uruguayo.

En Guantánamo, estuvo casi dos años en huelga de hambre y varios meses de forma ininterrumpida, hasta que un juez obligó a que lo alimentaran por la fuerza. Ante esta situación, los guardias aplicaron una técnica para que comiera a través de una sonda que duraba unas diez horas por día.
Torturas y huelgas de hambre

Diyab afirma que fue encerrado en Guantánamo sin motivos. "Es simplemente político, Estados Unidos cuando entró en guerra con Afganistán tuvo que abrir un campo de concentración que es Guantánamo. Ahí fuimos trasladados de Paquistán pero también de otros países que entregaban a sus propios ciudadanos. Todo el mundo sabe y eso salió en declaraciones en Estados Unidos, de los propios servicios estadounidenses, que somos inocentes, que somos víctimas de la política agresiva estadounidense", dijo.

Además, contó que fue torturado en esa base "desde el primer momento hasta el último", tal como reveló un documento elaborado por el Congreso estadounidense el año pasado.

"Los presos en Guantánamo sufren mucho. No los dejan dormir. Las fuerzas especiales hablando de que quieren proteger su salud entran a sus habitaciones de día y de noche. Sufren de forma que algunos llegaron a pesar 30 kilos. Sin la misericordia de Dios seguramente hubieran muerto", contó.

"Ellos luchan con las huelgas de hambre. Y por eso tengo pedidos a los gobiernos acá si pueden recibir más gente, más presos de Guantánamo para salvarlos, al menos de forma humanitaria", volvió a pedir.

"Yo empecé huelgas de hambre desde el 2005 y conocimos muchas huelgas de hambre de las más duras que hay. Yo empecé a tener problemas de salud desde 2004 y yo escribía en los platos de comida, devolvía la comida, porque entendía que esa comida no convenía a mi salud", dijo, sobre su experiencia.

"Quiero vivir con mi familia, con mis hijos. Como yo vivía antes que los estadounidenses vengan para hacer huérfanos a mis hijos y viuda a mi esposa estando yo vivo"

Para su nueva vida, libre, dice pedir "el mínimo de derecho humano". "Vivir con mi familia, con mis hijos. Como yo vivía antes que los estadounidenses vengan para hacer huérfanos a mis hijos y viuda a mi esposa estando yo vivo. Mi mujer sufrió mucho, fue detenida muchas veces en su país por mi causa y ahora espero poder encontrarme con ellos lo más pronto posible", dijo Diyab.

Además, explicó por qué los prisioneros no vuelven a sus países de origen: "En Siria la situación no está estable, nadie vuelve a Siria ahora. En Túnez, el gobierno estadounidense rechazó que Túnez reciba al tunecino y palestina ustedes saben no hay posibilidad".

El ex prisionero además señaló que decidió hacer la entrevista con el uniforme naranja porque considera ya a esa ropa como parte de él. "Antes de salir me dijeron que me cambie y me vista con un traje marrón. Yo me lo puse encima de éste porque es simbólico y muy importante para mi. Los estadounidenses usaban este uniforme para aterrorizar al mundo entero. Y gracias a Dios se dio vuelta eso", dijo..
0
0
0
0No comments yet