Check the new version here

Popular channels

Exitosa prueba de SpaceX asegura lanzamientos tripulados de



Compañía privada logró que nave fuera expulsada de emergencia y amarizara perfectamente.


El 28 de enero de 1986, el transbordador espacial Challenger se desintegró a 73 segundos de su despegue. Siete astronautas murieron en lo que fue calificado como uno de los peores accidentes de la exploración espacial. Casi 17 años después, otros siete tripulantes murieron tras el accidente del Columbia, transbordador que se desintegró en su reingreso a la atmósfera tras una misión a la Estación Espacial Internacional (EEI).

En ambos accidentes podrían haberse evitado muertes de haber existido un sistema de escape para la tripulación, algo en lo que la Nasa y las compañías de ingeniería espacial han trabajado desde entonces. El más usado es una especie de torre encima de la cápsula que puede retirarla en caso de una falla del cohete. La torre se enciende y tira de la nave, pero sólo funciona bien si está en la plataforma de lanzamiento o en los primeros minutos del ascenso. A cierta altura es inútil y debe ser desechada.

Por eso, ayer, SpaceX, una de las empresas que provee los denominados “taxis espaciales” para la agencia espacial (naves en arriendo), probó un nuevo sistema en una de sus cápsulas Dragon. La prueba, que fue exitosa, duró cerca de dos minutos, en los que el vehículo fue lanzado hasta los 1.500 metros de altura (impulsado por su sistema de ocho motores), donde la nave se separó de su tronco, desplegó sus paracaídas y cayó al océano Atlántico.

“Estamos orgullosos de tener un sistema de escape en caso de que el Falcon 9 esté teniendo un mal día”, dijo Garrett Reisman ex astronauta y actual director de operaciones tripuladas de SpaceX. “Es una capacidad que teníamos en Géminis y Apolo, y lo tenemos en la Soyuz, pero no disfrutamos en el transbordador. Estamos trayéndolo de vuelta para asegurarnos de que nuestras tripulaciones estén súper seguras”, agregó.

“De haber habido personas a bordo, habrían estado en gran forma”, dijo Elon Musk, CEO de SpaceX, en una teleconferencia. “No quiero traer mala suerte, pero sin duda este es realmente un buen indicador para el futuro de Dragon”.



PRUEBA DE SEGURIDAD

El sistema para abortar el ascenso está diseñado para llevar rápidamente a la tripulación y la nave espacial lejos del cohete en caso de una falla potencial, similar a lo que ocurre con los asientos de eyección de los aviones caza. Es una de las pruebas más importantes de SpaceX antes de comenzar a realizar lanzamientos tripulados en 2017.

“Este es un paso crítico para asegurar la seguridad de la tripulación para el gobierno y los esfuerzos comerciales en la órbita baja de la Tierra”, dijo Kathy Lueders, gerenta del Programa de Tripulación Comercial de la Nasa. “Nuestra asociación con la agencia ha sido esencial para desarrollar Dragon Crew (tripulado), una nave espacial que creemos que va a ser la más segura jamás lanzada. La exitosa prueba de hoy proporcionará datos críticos a medida que continuamos hacia los vuelos tripulados en 2017”, indicó Gwynne Shotwell, directora de operaciones y presidenta de SpaceX.

Por esta vez, el único pasajero de la cápsula fue un maniquí (Buster, como el del programa Cazadores de Mitos), que debía soportar hasta cuatro veces la fuerza de gravedad. Tanto la nave como el muñeco, llevaban más de 270 instrumentos especiales, incluyendo sensores de temperatura y acelerómetros.

“Nuestra inversión en el espacio comercial está dando sus frutos con logros como este, así como con las entregas de carga regulares a la Estación Espacial Internacional. Debemos seguir esas inversiones si vamos a cumplir con nuestro objetivo de lanzar desde América de nuevo en 2017”, señaló Charles Bolden, jefe de la Nasa, a través de su blog.


0No comments yet