Te damos la bienvenida a la comunidad de T!Estás a un paso de acceder al mejor contenido, creado por personas como vos.

O iniciá sesión con
¿No tenés una cuenta?
NIGERIA. LA MUERTE LLEGÓ MUY TEMPRANO EN LA MAÑANA.
Explosión de oleoducto mata a 850 personas

Los oleoductos nigerianos son frecuentemente perforados por delincuentes para robar combustible.

Personas recogieron la gasolina durante horas en bidones de plástico antes de que ocurriera la explosión.

AGOS, Nigeria/DPA

Más de 850 personas murieron ayer por la explosión en la metrópolis nigeriana de Lagos de un conducto de petróleo, obra de ladrones que perforaron reiteradamente un ducto para vender el combustible en el mercado negro, según indicaron testigos.

"La cifra (de muertos) todavía puede aumentar, muchas víctimas se quemaron de forma tal que son irreconocibles", dijo Ige Oladimeji, de la Cruz Roja nigeriana.

La mayoría de los muertos eran habitantes de un suburbio de Lagos densamente poblado, que cuando se produjo la explosión y el consecuente fuego todavía dormían.

En el lugar del siniestro se veían escenas espantosas. Mientras que los bomberos trataban desesperadamente de controlar el fuego, los rescatistas hallaban cadáveres carbonizados.

Decenas de miles de personas que corrieron al sitio gritaban de espanto. Testigos reportaron que dos bandas de ladrones desataron la explosión, al perforar una y otra vez el mismo conducto para extraer combustible altamente inflamable y comercializarlo en el mercado negro.

Luego se habrían sumado muchos habitantes que acudieron al sitio para aprovechar el combustible, con el que llenaron recipientes.

El primer grupo se habría llevado 150 mil litros del combustible en un gran tanque plástico. Fuentes policiales dijeron que también se incendiaron 60 casas y 52 automóviles. Según señaló el vocero de la Cruz Roja, hay más víctimas cuyos cadáveres, hasta la tarde de ayer, no han sido rescatados. Los bomberos continuaban tratando de controlar el fuego. Las nubes de humo se veían a gran distancia.

"Hay cadáveres quemados en el suelo y cada vez viene más gente que busca a sus parientes", dijo Oladimeji. "Acá reina un gran caos".

En este país se producen con frecuencia este tipo de accidentes porque el petróleo es un producto muy requerido en los mercados negros de Nigeria.

En mayo, en un pueblo de pescadores cerca de Lagos murieron casi 200 personas en un incidente similar.

En esa ocasión, los cadáveres se vieron propulsados contra los pantanos de manglares.

Entonces, el presidente nigeriano, Olusegun Obasanjo, había reclamado más seguridad para los ductos que en parte se distribuyen sobre la superficie terrestre.

En años anteriores, accidentes similares dejaron más de mil muertos. Los siniestros destacan cuán desesperada es la situación de la gente que se expone a riesgos enormes para obtener dinero en el mercado negro con la venta del combustible extraido.