Popular channels

Fallo de software paraliza nave con velas solares Lightsail



El sueño de Carl Sagan de una nave capaz de impulsarse solo mediante las partículas solares que recoge con unas grandes velas tiene problemas. El primer prototipo puesto en órbita por The Planetary Society se ha quedado colgado por un fallo de software y no puede transmitir sus datos a Tierra.

Según explican en The Planetary Society, el fallo no podía ser más mundano. La nave Lightsail está compuesta de varios CubeSat. Estos pequeños satélites llevan una placa base que funciona con una variante de Linux. Una de las funciones del software es enviar un paquete de datos cada 15 segundos. A medida que lo hace, la placa escribe los datos del paquete en un archivo .CSV (similar a una base de datos simplificada) llamado beacon.csv.


El problema es que en la versión vieja del software, la placa sigue sobreescribiendo el archivo beacon.csv y el tamaño de este aumenta. Cuando llega a 32MB, el sistema ya no puede manejarlo y se cuelga. El fabricante de los CubeSat actualizó la versión de Linux con un parche para solucionar este error, pero el parche no llegó a instalarse en Lightsail. El pasado viernes los técnicos de la misión se dieron cuenta del problema y prepararon una actualización remota para solucionarlo, pero ya era demasiado tarde. La placa base de Lightsail había llegado al límite y el sistema dejó de transmitir.




Si este mismo problema sucediera con un equipo en tierra, la solución sería tan sencilla como pulsar el botón de reiniciar. El propio sistema se encarga de limpiar el archivo y los investigadores tendrían unos dos días para subir el parche antes de que el archivo CSV vuelva a ser demasiado grande. Desgraciadamente, y como apunta el divulgador y CEO de The Planetary Society Bill Nye: “no hay nadie en órbita ahora mismo para pulsar ese botón”.

Esperando una colisión



La solución, paradojicamente, podría llegar de la mano de una colisión muy especial. El sol emite partículas cargadas que el campo magnético terrestre se encarga de desviar. En el espacio, por el contrario, esas partículas impactan contra el instrumental en órbita y no es infrecuente que provoquen un reinicio espontáneo al tocar contra los circuitos y sobrecargarlos. De hecho, este tipo de incidentes son muy frecuentes en los CubeSat, sobre todo en las primeras semanas de actividad.

Si una de estas partículas cargadas de viento solar logra impactar en el punto correcto, la Lightsail se reiniciaría por si sola. De momento, los técnicos de la misión solo pueden esperar a que eso ocurra y preparar una solución de software para enviarla a la Lightsail en cuanto vuelva a transmitir datos. La misión Lightsail tenía una duración prevista de 28 días, así que aún hay mucho margen para cruzar los dedos y esperar un golpe de suerte. Mientras tanto, los investigadores de The Planetary Society prueban diferentes soluciones por si fuera posible reiniciar la nave de otra forma.

Pese al problema, los promotores de la misión son optimistas y creen que hay bastantes posibilidades de que Lightsail pueda retomar con éxito sus lecturas. El objetivo de esta misión era precisamente recopilar todos los datos que se pudieran (la nave ha estado emitiendo durante dos días), y pulir todos los posibles errores que puedan surgir de cara al lanzamiento de 2017. Mejor que el fallo se descubra ahora.
0
0
0
0No comments yet